Tras faltazo de CFK, Alberto F. estuvo en Salta: habló de “tierra arrasada” y “ladrones de guantes blancos”

29 de septiembre, 2019

alberto fernandez

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, participó ayer del acto en Salta en el que estaba previsto que asista la ex mandataria y compañera de fórmula, Cristina Kirchner, quien debió suspender la presentación de su libro ‘Sinceramente’ y viajar por sexta vez en lo que va del año a Cuba para visitar a su hija Florencia, quien permanece bajo tratamiento médico.

 

En un breve acto dos horas después de lo previsto en el estadio polideportivo Delmi de la capital salteña, Fernández volvió a cuestionar la política económica y social del gobierno pero anticipó que él no se quejará por la herencia que le dejan porque la conoce, aunque advirtió que lo que “dejan es realmente tierra arrasada”.

 

“Lo que nos dejan es realmente tierra arrasada. No me voy a quejar de la herencia que voy a recibir porque la conozco. Sé que voy a manejar una Argentina que gobernaron ladrones de guantes blancos, que le dieron a sus amigos empresarios los mejores negocios”, afirmó el candidato ante unas 7.000 personas.

 

Tras la presentación, una mujer del público se subió el escenario para abrazarlo a Fernández. Antes de ser retirada por los miembros de seguridad alcanzó a decirle: “Te manda un abrazo grande Milagro”, en alusión a la dirigente jujeña Milagro Sala.

 

“Vinieron a terminar con el cepo y dejaron el cepo. Vinieron a terminar con default y nos dejaron en default. Vinieron a llenar las reservas del Banco Central y nos dejan un Banco Central sin reservas. Vinieron a terminar con la inflación y la multiplicaron por dos”, expresó el candidato presidencial.

 

Luego, explicó que a las consecuencias de esto “las pagan los que menos tienen, los que viven del trabajo, los que viven de un sueldo, la pequeña y mediana empresa”.

 

 

“Resulta que pasa todo esto y hoy el presidente se da cuenta que no puede pasar”, afirmó el candidato, quien le pidió al presidente Mauricio Macri que “no prometa aquello que prometió alguna vez y que no cumplió”.

 

Por otro lado, apuntó que “el día que nos unimos pusimos de pie al peronismo y a las fuerzas populares, fuimos a confrontar en democracia y ganamos nuestra primera batalla”, y agregó que llegó a Salta, “donde las primarias todavía no han ocurrido, y la mayor alegría que tengo es ver a todo el peronismo unido”.

 

“Les propongo que de una vez por todas entendamos que debemos unir a la sociedad para enfrentar los desafíos que tenemos. Propongo un acuerdo del que participen los que trabajan, los empresarios, los gobernantes, para hacer de una vez y para siempre una Argentina distinta”, aseveró.

 

“Vamos a hacerlo todos juntos, vamos a terminar con el hambre en la Argentina”, manifestó, al tiempo explicó que “se ponen nerviosos porque digo que los jubilados van a tener sus medicamentos gratis, y preguntan quién los va a pagar. Los vamos a pagar los argentinos, que vamos a dejar de pagar la usura que se llevan los bancos”.

 

“Hoy acá tenía que estar Cristina y estoy yo, porque Cristina tiene que viajar 8.000 kilómetros a cuidar a su hija, por imperio de la realidad que en la Argentina se vive”, señaló, tras lo que remarcó: “No podemos dejar que esto siga ocurriendo”.

 

Fernández también pidió que “cuidemos nuestros bosques nativos”, a la vez que precisó que “estamos empezando otro tempo, estamos pasando los últimos días de un tiempo de decepción”.

 

“Vayamos a ese horizonte de justicia social, de educación, de salud pública, en el que todos recuperarán el trabajo, la Argentina crecerá y los especuladores terminarán”, sostuvo, y concluyó: “Les pido que me ayuden porque el país que hace falta los vamos a construir todos y todas”.

 

Fernández llegó a Salta junto al gobernador de Tucumán, Juan Manzur, y en el escenario estuvo junto al precandidato a gobernador del Frente de Todos, Sergio “Oso” Leavy, mientras que su competidor interno en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias que se desarrollarán el próximo 6 de octubre, en la provincia, el vicegobernador Miguel Isa, siguió el acto desde abajo del estrado.