Sin anuncios, Macri le pidió al campo seguir siendo el motor del país

6 de septiembre, 2019

El Presidente en la Jornada Nacional del AGRO campo

Por Manuel Parera

 

La expectativa era alta en los pasillos del Centro Cultural Kirchner (CCK) ayer por la tarde. Ya se descontaba la presencia y participación del presidente Macri en la 4º edición de la Jornada Nacional del Agro “Jonagro”, organizada por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), para el cierre del evento, pero el mandatario decidió asistir a media tarde.

 

Los tiempos se aceleraron, así como los rumores sobre nuevas medidas, que justificaran el inminente arribo. Beneficios para pequeños productores, créditos más accesibles, ley de semillas o hasta algún tipo de rebaja en la presión impositiva para economías regionales, eran las especulaciones, que finalmente, fueron sólo eso. Sin anuncios ni medidas, Macri brindó un discurso de apenas 15 minutos, en los que volvió a destacar la participación del “campo” como motor de la economía tras la cosecha récord. “El campo es el motor del país, el sector que más puestos de trabajo genera. Hoy más que nunca necesitamos del campo, que se sobrepuso a la peor sequía en cincuenta años. Cada uno puso su parte y salieron fortalecidos con una cosecha histórica”, sostuvo.

 

Sin anuncios, Macri le pidió al campo seguir siendo el motor del país

El mandatario destacó que firmó la semana pasada los 14 puntos del programa que le acercó la Mesa de Enlace (con propuestas específicas para el sector, de mediano y largo plazo) y arengó: “Estamos listos para cumplir con esos puntos porque creo en ustedes. Tenemos que seguir bajando los impuestos, apostando a la formalidad, con la certeza de que estamos siendo mejores. Me refiero a todos los argentinos”, sostuvo. No escapó del contexto social y sostuvo que las medidas tomadas tras las PASO estuvieron enfocadas en “estabilizar la economía” y “llevar alivio a los argentinos”: “Hoy estamos atravesando clima difícil, de incertidumbre que trae angustia y preocupación”, admitió.

 

Por su parte, el anfitrión, Dardo Chiesa, presidente de CRA, agradeció el impulso que le dio el Gobierno a la relación público-privada: “Nunca había pasado de tener a un presidente en una Mesa de la Carne. El reconocimiento corre por el lado de construir juntos. La República no vive tiempos fáciles, pero estas cosas hay que ponerlas en valor”, manifestó. Frente a la turbulencia financiera, Chiesa cuestionó la falta de medidas en cuanto al proceso de formación de precios, con actores con posición dominante y productores sin posibilidad de defenderse, y pidió la implementación de mercados institucionalizados.

 

El guante lo recogió Luis Miguel Etchevehere, Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, quien reconoció que en esa área queda mucho por hacer, y adelantó que para la próxima campaña se espera otro récord en la producción de trigo (se proyectan 21 millones de toneladas con 6,6 millones de hectáreas). “La marca registrada de este Gobierno es la interacción, el poder construir confianza que es el insumo básico para construir. Concretamos cosas que parecían irrealizables: eliminamos 745 normas, que le hacían perder tiempo y plata al productor, pasamos de 7 a 2 declaraciones juradas y simplificamos los trámites. Nosotros sólo barrimos la cancha para que el productor invierta. Los US$ 12.000 millones que invirtió el agro llevó a la cosecha récord de 147 millones de toneladas. Miren lo que pasa cuando no se ponen trabas”, sostuvo. También anticipó que datos preliminares del censo agropecuario dan que sólo la cadena de soja generó 350.000 empleos directos, alrededor de 300.000 la carne, unos 60.000 el cerdo y 100.000 empleos la industria forestal. “Comparando, la industria automotriz no llega a 40.000 empleos”, marcó. Por último, proyectó que se esperan noticias respecto a nuevos acuerdos comerciales con países como Canadá, Singapur y Corea del sur. En el plano de la carne, Miguel Jairala, analista económico IPCVA afirmó que China comprará el año que viene un 15% más de carne y que “va a haber un pequeño aumento de la producción”, con un consumo interno similar, retraído, al 2019, cercano a los 52 kilos por habitante.

 

Sin querer entrar en polémicas, tanto Chiesa como Etchevehere pidieron prudencia en las declaraciones de los dirigentes, ante pedidos como el de reforma agraria que hace Grabois. “La Argentina se debe debates y discusiones. No voy a criticar las declaraciones, las hemos rechazado de plano, pero lo importante sería que Grabois debatiera con nosotros, que nos pudiéramos sentar a una mesa y demostrarles por qué está equivocado, y poder trabajar juntos. No es cuestión de andar mandando mensajes por los medios”. Y cerró: “Se acabaron las antinomias. Un país se construye entre todos. A la Argentina la sacamos entre todos o no la saca nadie”.