Santángelo: “El nivel actual de la deuda, su costo y su perfil de vencimientos resultan insostenibles”

26 de septiembre, 2019

santángelo

El presidente de la consultora Macroview, Rodolfo Santángelo, sostuvo hoy que “Argentina tiene un problema grave de deuda pública”, y evaluó que “es preciso una reestructuración sin caer en default”.

 

Al exponer en la Conferencia Anual 2019 de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), que se realiza en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Santángelo aseguró que “hay co irrresponsabilidad de quien tomó deuda, el Gobierno, y de quien compró la deuda, los inversores”.

 

Explicó que “al Gobierno se le fue la mano con tomar deuda en este proceso y los inversores compraron irresponsablemente”, por lo cual subrayó: “Se debe reconocer rápido la gravedad del problema tanto por parte del Gobierno como de los inversores”.

 

A su criterio, “en 2015 se cometió un error de diagnóstico muy importante que era no entender que la deuda pública baja partía de bases no genuinas”, y señaló que la Argentina “tenía baja deuda engañosamente porque tenía su Banco Central y su sistema de seguridad social quebrados”. “Nos quedamos sin activos y con un sistema previsional en problemas, y los inversores no lo entendieron”, indicó el economista.

 

Además, dijo que hubo una serie de condiciones, como que el tipo de cambio al que se tomaba la deuda de $17 iba a ser estable y el costo de capital iba a bajar al nivel de los países competitivos, y remarcó que “ninguno de ellos se cumplió”.

 

Santángelo advirtió que “el nivel actual de la deuda, su costo y su perfil de vencimientos resultan insostenibles”.

 

“Estamos más cerca de una reestructuración de la deuda, no sólo de un reperfilamiento”, afirmó el economista, quien alertó que si el próximo gobierno va a “encarar una reestructuración de deuda considerando que vamos a crecer y lograr superávit fiscal, se corre el riesgo de basarse en supuestos difíciles de cumplir”.

 

Remarcó que “Argentina tiene una incapacidad para lograr números fiscales sostenibles en el tiempo. A la experiencia de los dos últimos años me remito: después de una fenomenal contracción del gasto público en dos años todavía no se puede tener cero de déficit”.

 

En consecuencia, evaluó que “será poco realista encarar una reestructuración creyendo que vamos a lograr 2 puntos porcentuales de superávit fiscal”.

 

Asimismo, estimó que “la reestructuración de la deuda será mucho más agresiva que el reperfilamiento que propone patear el capital pero pagar los intereses”, porque precisó que “en cuatro años son US$ 11.000 millones, lo cual es muchísimo dinero”.