Reperfilamiento: varios bancos buscan participar

12 de septiembre, 2019

Hacienda Letes Lecap Botes 2020

Desde la semana pasada, al menos trece bancos se contactaron con el Ministerio de Hacienda para intentar participar en la propuesta de reperfilamiento de deuda. Entre esas entidades resonaban el JP Morgan, Citi, UBS, Credit Suisse, Nomura, HSBC y Santander, entre otros.

 

Por ahora, los bancos no enviaron propuestas específicas, sino una primera aproximación con conceptos generales. La idea de Hacienda es trazar primero un escenario base y luego sondear a los acreedores para tener una idea de como presentar una propuesta oficial.

 

Por un lado, los analistas explican que el interés de estas entidades en participar de la operación es que recibirán una comisión según el monto total por el que se termine aceptando el reperfilamiento. “Las entidades harían todo el trabajo duro de ir tentando a los acreedores, muchos de los cuales son sus clientes, y después cobrarían una comisión en función de monto total aceptado”, aseguró el director de MB Inversiones, Diego Martínez Burzaco.

 

Por ahora, los bancos no enviaron propuestas específicas, sino una primera aproximación con conceptos generales.

 

Además, explicó, participar de la operatoria les permitiría “estar en contacto con el Gobierno” y poder participar de futuras emisiones, ya que los colocadores de títulos en licitaciones primarias siempre cobran una comisión. Por otra parte, sostuvo, como “muchos bancos seguro tienen clientes con bonos argentinos, podrán también cobrarles comisiones a ellos si aceptan la propuesta”.

 

Negociaciones

 

Para negociar con los tenedores de bonos, el Gobierno no necesitaría, en principio, una ley específica porque los títulos fueron emitidos con cláusulas de acción colectiva: si se alcanza un porcentaje predeterminado de voluntades, se puede avanzar sin temer el accionar de fondos buitre.

 

Los precios actuales de los bonos –aun a pesar de alguna recuperación– reflejan que el mercado espera no sólo una postergación de plazos, sino también una quita de al menos el 50% (superior a la reducción del valor presente neto que operaría sólo por estirar cuatro o más años los vencimientos). Es decir, los inversores creen que sin una mejor oferta más agresiva, los pagos futuros igual serían difíciles de pagar.

 

Desde Hacienda creen que será posible concluir las negociaciones en dos meses, aunque para eso será fundamental que la oposición respalde la propuesta oficial. “Creemos que este Gobierno puede reperfilar bonos que vencen en los próximos diez años en un proceso de 6 a 8 semanas, pero para eso necesitamos el apoyo de la oposición”, aseguró el secretario de Finanzas, Santiago Bausili.

 

Justamente, la incierta relación entre Gobierno y oposición en este tema es lo que hace dudar a los acreedores. Además, la idea de renegociar la deuda ocurre en un escenario complejo porque aún es una incógnita qué hará el candidato kirchnerista, Alberto Fernández. En el mejor de los casos las negociaciones podrían empezar con este gobierno, pero es incierto quiénes serán los funcionarios que continuarán el proceso luego del 10 de diciembre.