Presupuesto con mirada optimista de Lacunza

17 de septiembre, 2019

Lacunza diputados

“Las actuales tensiones pueden agobiarnos y nublar la perspectiva de mediano plazo. La cosecha y la siembra no son simultáneas. Las condiciones estructurales de la economía habrán mejorado sustancialmente a fines de este año. Y no debemos ponerlas en riesgo”, sostuvo ayer el ministro de Hacienda Hernán Lacunza al presentar el proyecto de Presupuesto 2020 ante las comisiones de Presupuesto y Hacienda de Diputados. La iniciativa del Ejecutivo, que estima los ingresos y autoriza los gastos del Estado, se debatirá luego de las generales de octubre, con nuevo gobierno electo.

 

En su intervención, Lacunza intercaló autocríticas como parte del Gobierno que administra el Ejecutivo Nacional desde diciembre de 2015 con una mirada con cierta impronta optimista. “Si lo medimos por empleo e inflación, que son las dos variables que más inciden en la vida cotidiana de las familias, los resultados del programa en curso han sido inferiores a los esperados. Todos coincidimos en la combinación de herencia, falencias del programa económico y algo de factores externos, como la sequía y la suba de la tasa de interés internacional en 2018”, apuntó el ministro.

 

El proyecto para el año próximo prevé un dólar promedio a $67, que podría llegar a $75 para fin de año, una inflación del 34% y un leve repunte del 1% en la actividad económica. Además, estipula que el país tendrá un superávit fiscal primario (antes del pago de los intereses de la deuda) equivalente al 1% del PIB, mediante el recorte de subsidios de energía, gastos de capital y transferencias a las provincias. El presidente de Diputados, Emilio Monzó, y por los titulares de las comisiones de Presupuesto y Hacienda de Diputados, Luciano Laspina, y del Senado, Esteban Bullrich, compartieron la mesa con el funcionario.

 

“El proyecto de Presupuesto procura situar a la Argentina en los superávits gemelos, la plataforma de despegue para el mandato próximo tiene mejores perspectivas”, señaló. Y pidió a la oposición avanzar en un esquema de consensos sostenidos: “Para el próximo período al menos tenemos que consensuar dos prioridades: una coalición social proexportadora para darle sustentabilidad al modelo de crecimiento sin la recurrente asfixia de divisas y una coalición social proempleo, dado que el empleo privado es el gran organizador social”. “Ningún gobierno puede solo”, señaló.

 

Las críticas opositores no tardaron en llegar. “El ministro tiene esa tendencia de englobarnos a todos en los fracasos de su propio gobierno. Hablar de los últimos setenta años esconde el fracaso de la política económica del Gobierno, que nos deja con una caída del Producto Bruto de punta a punta que va a superar los cuatro o cinco puntos, y con una inflación como la que tenemos con aumento de la desocupación, aumento de la pobreza y aumento de la indigencia”, señaló Agustín Rossi, presidente del bloque del Frente para la Victoria. “Si los presupuestos que el Poder Ejecutivo presenta en el Congreso son un dibujo, éste es una ficción completa. No incluye ni reperfilamiento ni renegociación con el FMI, lo cual lo hace más irreal”, sostuvo Romina Del Plá, del Partido Obrero en el FIT.