Otro intento del Gobierno para estabilizar el mercado cambiario

2 de septiembre, 2019

hernan-lacunza gobierno

En medio de la escala del dólar que inició después de las elecciones primarias (sumado a la fuerte suba del nivel de riesgo país y del derrumbe de las acciones) y que se intensificó la semana pasada tras las declaraciones del Frente de Todos, que lanzó fuertes críticas hacia el Fondo Monetario Internacional (FMI) luego de reunirse con una delegación del organismo, el Gobierno se vio forzado a endurecer su política cambiaria para contener el alza de la moneda estadounidense y adoptó una serie de medidas al respecto. Procura equilibrar la demanda con la oferta de dólares.

 

Medidas

 

Por medio de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), el Gobierno estableció que desde hoy, hasta el 31 de diciembre de este año, las empresas exportadoras deberán liquidar las divisas obtenidas como producto de sus ventas y servicios bajo las condiciones y plazos que establezca el Banco Central (BCRA). Además, todas las compañías, no sólo los bancos, tendrán que pedir autorización previa al BCRA para “la compra de moneda extranjera y metales preciosos amonedados y las transferencias al exterior”.

 

Fuentes de la entidad que preside Guido Sandleris detallaron que la liquidación de divisas de las empresas exportadores en el mercado local tendrá que realizarse “dentro de un máximo de cinco días hábiles después del cobro o 180 días después del permiso de embarque (15 días para las commodities)”. Además, las empresas no podrán comprar dólares para atesorar. También aclararon que no habrá restricciones para la importación o pago de deudas a su vencimiento.

 

Por otra parte, desde el BCRA indicaron que a partir de hoy las personas humanas podrán comprar hasta US$ 10.000 por mes (bajando fuertemente el techo que había hasta ayer, que era de US$ 5 millones mensuales) y tendrán ese mismo límite mensual para realizar transferencias a cuentas en el exterior. Además, El BCRA dispuso que, por un mes, los bancos estarán habilitados para extender la atención al público hasta las 17:00 hs.

 

“A través de esta medida se busca lograr mayor estabilidad cambiaria y proteger al ahorrista”, aseguraron desde la entidad monetaria. Además, aclararon que “nadie está limitado para extraer dólares de sus cuentas, ni personas físicas ni jurídicas”; que “no hay ningún impedimento al comercio exterior”; y que “no hay restricciones sobre viajes”.

 

 

Urgencia

 

El Banco Central convocó ayer a las 16 horas a los titulares de las entidades bancarias a una reunión de urgencia para exponer los cambios que se implementarán a partir de hoy al respecto. Ayer, el Fondo Monetario Internacional adelantó que analizará las medidas adoptadas por el Gobierno. “El personal del FMI está analizando los detalles de las medidas. El personal permanecerá en estrecho contacto con las autoridades en el período hacia adelante y el Fondo seguirá al lado de Argentina durante estos tiempos desafiantes”, dijeron voceros del organismo.

 

Apuntaron a que “las autoridades argentinas han anunciado medidas de gestión de flujos de capitales con el objetivo de proteger la estabilidad cambiaria y a los ahorristas”. En tanto, el FMI tiene pendiente la decisión del desembolso de US$ 5.400 millones que están programados para el próximo mes, el cual el mercado duda de que se concrete.

 

Repercusiones

 

“La medida es lógica en este contexto”, comentó a El Economista Martín Vauthier, director del estudio EcoGo, que afirmó que “el Banco Central no podía seguir perdiendo reservas al ritmo de la semana pasada, porque era una dinámica difícil de sostener”. El especialista resaltó que con el paso de los días se verá si la medida fue suficiente o no y destacó que la situación actual no se generó por algo económico, sino por la situación política, por la falta de certidumbres sobre el programa del próximo año.

 

“El conjunto de medidas conocido ayer es una reacción de manual, aunque no del tipo de manuales que caracterizaron a la presidencia de Macri”, indicó a El Economista Adrián Yarde Buller, economista jefe del Grupo SBS. “El objetivo de estas medidas es claramente cuidar el stock de reservas sin tener que permitir una mayor depreciación del peso, aunque hubiera tenido más sentido anunciarlas antes del reperfilamiento de la deuda de corto plazo para ver cómo reaccionaban los inversores”, añadió el especialista.

 

“Argentina no tenía reservas suficientes para atender todas las presiones que enfrentaba en el corto plazo y el Gobierno eligió privilegiar el pago de la deuda, tal vez entendiendo que el costo macroeconómico de un default era incluso más profundo que el de reinstaurar los controles de capitales”, afirmó Yarde Buller. “En función de lo anterior, la reacción de los bonos en dólares debería ser positiva, aunque lo primero que va a estar mirando el mercado es el resurgimiento de la ‘brecha cambiaria’ que debería verse entre el dólar oficial y el contado con liquidación”, indicó.

 

Por su parte, Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, indicó a este diario que los anuncios del Gobierno “son medidas de crisis para un contexto de crisis”. “En un momento donde la demanda de dólares le sigue ganando a la oferta, si no se adoptaban estas medidas su contrafáctico era que el dólar siguiera subiendo, y en un contexto de inflación elevada como el actual eso hubiera sido bastante negativo. Al ser medidas poco felices, y más considerando que fueron tomadas en plena campaña electoral, su objetivo es atenuar la caída, no generar crecimiento”, explicó el especialista.

 

“Un punto rescatable es que se haya apelado a otro manual del que trae el Gobierno (es una medida heterodoxa para un equipo económico relativamente ortodoxo), lo que marca que las autoridades son conscientes de la magnitud de la crisis y van a emplear distintas herramientas en pos de disiparla, sin casarse con una teoría”, resaltó Rajnerman.

 

Rajnerman considera que, a partir de estas medidas, la cotización oficial de la moneda estadounidense debería dejar de subir, aunque el dólar paralelo “probablemente va a adquirir una dinámica propia”. “El problema con el dólar paralelo posiblemente sea más por escasez de oferta que por exceso de demanda”, señaló, y añadió que hay que ver qué pasará con la ley de la postergación de la deuda que se tratará en el Congreso, si se aprueba o con qué cantidad de votos.

 

Cotización

 

El viernes, en el segmento minorista el dólar para la venta cerró en $ 61 en la cotización del Banco Nación y en $ 62 en el promedio de las entidades bancarias, según el relevamiento diario que realiza el BCRA. Sin embargo, algunos bancos privados, después del cierre, continuaron corrigiendo al alza la cotización de la moneda estadounidense en los canales electrónicos. En la rueda de hoy se pondrá a prueba la reacción del mercado y de los ahorristas frente a las medidas.