Nuevas medidas contrarreloj

2 de septiembre, 2019

reunion gabinete macri medidas

El gobierno de Mauricio Macri adoptó una medida que va en sentido contrario a una de las primeras que tomara, allá por diciembre de 2015: la salida del cepo. Ayer, mediante un decreto de necesidad y urgencia, que se publicó excepcionalmente un domingo, restringe la compra de dólares, obliga a exportadores a liquidar divisas y autoriza el pago de impuestos con bonos. Todas medidas que no están dentro del paradigma ideológico del núcleo del gobierno, pero que tuvo que tomar por el cuadro financiero extremadamente complicado que enfrenta, cuyo principal indicador es la caída de reservas.

 

El hecho tiene su peso simbólico. Por eso la demora, cuando un sector del Gobierno ya especulaba con ellas. Pero la poca eficacia de las medidas previas y la incertidumbre mayor hicieron que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza debería instrumentar, antes de la apertura del mercado cambiario de hoy, el decreto 609/2019 que pone restricciones a la compra de dólares. Reuniones informales, llamadas entre los funcionarios más importantes del Gobierno y algunas discusiones incluidas, formaron parte del clima político con el que se inscriben estas medidas.

 

Dentro del oficialismo persiste la disputa entre los que pretenden proseguir con el tenor de la campaña, con acusaciones cruzadas con el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, y los que plantean la necesaria centralidad que tiene una transición ordenada, poniendo en un segundo o tercer lugar la elección de octubre, a la que ven como perdida. Desde el 11 de agosto, el Gobierno ha oscilado entre una posición y otra, pero acotando significativamente su margen de acción y la eficacia de sus decisiones cada día que transcurre.

 

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se encuentra entre aquellos que buscan cordura, moderación y acuerdos posibles. Durante el fin de semana llamó a la dirigencia política a “apostar al diálogo” entre oficialistas y opositores, “más allá de la campaña electoral y dejando a un lado ambiciones personales o partidarias”. A Frigerio le toca, además, la tarea de lidiar con el enojo de los gobernadores que ven disminuir sus fondos coparticipables luego de los primeros anuncios de Lacunza que le quitaba impuestos a los productos de la canasta básica. En la vereda de enfrente se suele ubicar a Marcos Peña, jefe de Gabinete y a cargo del armado de listas y de los trazos gruesos de la campaña, que preserva su peso en las decisiones dada la relación de confianza que tiene con Macri. En la semana, se reunió con legisladores del oficialismo para respaldar la llegada del proyecto para “reperfilar” la deuda al Congreso y la presencia del ministro Lacunza, el miércoles en la Bicameral de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y Pago de la Deuda Exterior de la Nación. En el encuentro del jueves hubo “autocrítica”, pero atada a la campaña por venir.

 

Antes de la apertura cambiara, el ministro Lacunza y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, brindarán una conferencia para explicar los alcances de la medida y brindar algo de certezas. Serán la voz oficial, aunque no se descarta la intervención posterior de algún otro funcionario de peso. Con acciones en baja y con ánimo en el mismo sentido, el presidente Macri desistió de participar hoy del tradicional encuentro por el Día de la Industria, que organiza la Unión Industrial Argentina en su sede. En la oportunidad se descontaban críticas y recriminaciones para su gestión por parte del sector, uno de los más afectados por la política de Cambiemos. La presencia gubernamental estará encabezada por el ministro de Producción y Empleo, Dante Sica, también invitado al encuentro, que confirmó su participación.

 

Desde el Frente de Todos recibieron la noticia de las últimas medidas con prudencia y apelaciones al “nosotros les dijimos”. Alberto Fernández, ya en viaje hacia España, se quejaba en privado por el doble juego del Gobierno, que tendía puentes para ofrecer una transición ordenada y, al mismo tiempo, establecía responsabilidades sobre sus declaraciones o movimientos. Sus equipos técnicos evaluaban las medidas de ayer considerándolas correctas, pero tardías o muy a destiempo.