Mallea (Aggreko): “El congelamiento de precios afectó a todos: se precisan reglas estables”

26 de septiembre, 2019

Enrique Mallea Aggreko

Entrevista a Enrique Mallea Aggreko Argentina Por Ernesto Nimcowicz 

 

En el marco de la Expo Oil & Gas 2019, El Economista dialogó con Enrique Mallea, gerente general de Aggreko Argentina, para conocer los avances del proveedor de origen británico, que busca avanzar con nuevas soluciones innovadoras en Vaca Muerta. Además, se refirió al congelamiento de precios que preocupa al sector.

 

¿Cuál es el perfil de negocios de Aggreko?

Aggreko es una compañía pública británica que cotiza en la Bolsa inglesa. Nació en Escocia y en Holanda y tiene 55 años y está presente en alrededor de cien países. En Argentina, estamos hace casi diez años, y nosotros lo que proveemos es la generación de energía temporaria, flexible y modular. Es decir, donde no hay energía o eléctrica o donde no es confiable nosotros ofrecemos una alternativa de generación inmediata, rápida y eficiente y con tecnologías de acuerdo a las posibilidades que tengamos. De la histórica y tradicional, que es la térmica, que utiliza combustibles fósiles hasta una combinación con las energías renovables como la solar o la eólica y también en combinación con baterías de litio que guardan energía y regularizan la tensión de la energía. En Argentina comenzamos con la térmica para cubrir los baches en la generación básica y de ahí en adelante nos expandimos.

 

¿Y en generación eléctrica?

Si nos quedamos sin electricidad en un pueblo en Formosa en dos horas estamos ahí y generamos electricidad. Devolvemos la energía adonde ya no la hay. Ese fue nuestro comienzo. A partir de entonces nos concentramos en otros dos sectores que fueron el Oil & Gas y la minería y las energías renovables. Y en el Oil & Gas estamos presentes en todos los países que tienen actividad petrolera. Y específicamente somos líderes en aquellos países donde están produciendo energía a raíz del no convencional. Ahí tenemos una posición muy fuerte en Argentina, Estados Unidos y Canadá. Y aquí, en particular, estamos desde hace cinco años en el mercado ya que no había muchos proveedores. Estamos trayendo mucha tecnología de punta y ahora estamos ofreciendo estas combinaciones híbridas al mundo petrolero.

 

¿Y en Vaca Muerta que soluciones están proveyendo?

Estamos instalando la primera batería de litio en el corazón de Vaca Muerta. Es para un cliente nuestro y nosotros le generamos la energía térmica pero también le agregamos la energía que puede generar esa batería de litio. Esta solución le reduce el consumo ya que estos lugares tienen su propio back de generación en el campo. O si no lo tienen, deben recurrir al combustible móvil que es el diésel. Una forma es mezclarlo con lo solar pero en el sur no funciona lo solar con lo cual se le agregan estas baterías de litio. La batería lo que hace es estabilizar los motores eficientemente y reduce el consumo.

 

¿Esto lo ofrecen a las empresas de servicios petroleros o a las petroleras directamente?

Estamos haciendo sobre todo directo a las petroleras. La mayoría de las grandes petroleras son nuestros clientes. También lo ofrecemos a las compañías de servicios petroleros. El foco que hoy tiene que hacer el operador es reducir los costos e industrializar sus actividades para lograr mejora de costos y operación con el mayor margen y al mejor precio internacional. Y nosotros nos especializamos hace 55 años en tratar de paquetizar la máxima cantidad de energía en el lugar más pequeño y con la máxima eficiencia posible. Ahí es donde le ahorramos mucho costo al operador y ahí es donde está el atractivo. Somos diferentes a otros proveedores locales porque contamos con una flota internacional muy poderosa con tecnología de punta que si no se tiene escala mundial es muy difícil tenerla. Como Vaca Muerta es un activo de clase mundial hemos traído esta tecnología y hoy estamos ofreciendo eso al mercado. Una tecnología de clase mundial con la máxima eficiencia que reduce los costos, y protege al medio ambiente

 

No fue una buena medida en el sentido de que tratar de manejar precios internacionales en una industria que ya es global no te ayuda, pero vemos que es una iniciativa que ya ha sido flexibilizada y se está volviendo a un plano de mayor naturalidad.

 

¿Trabajan en todas las cuencas o solo en Neuquén?

Estamos en todo el país. Tanto en las utilities, las distribuidoras de energía eléctrica, que tienen sus fallas todavía y sus problemas y en las industrias de tipo comercial grandes que requieren de energía confiable y constante y en la industria petrolera en todas las cuencas y muy fuertemente en la industria minera en todas las cuencas del país. Obviamente, el trabajo petrolero se concentra mucho en Neuquén y también en Chubut.

 

¿Cuántos clientes tienen en Argentina?

Tenemos alrededor de 500 Mw en distinto tipo de industria en el país.

 

¿Cómo ven la preocupación del sector por la disparada del dólar y el congelamiento?

La necesidad de energía está y el activo geológico está. A mí me parece que se trata de sostener políticas energéticas inteligentes y mantenerlas. El riesgo las empresas lo toman. Nosotros que somos empresas proveedoras de ellas también lo tomamos. Lo que hay que tratar de hacer es mantener una política energética adecuada y mantenerla. Reglas claras para todo el mundo.

 

¿Cómo los afectó el congelamiento de precios?

La iniciativa de congelamiento de precios afectó a toda la industria. No fue una buena medida en el sentido de que tratar de manejar precios internacionales en una industria que ya es global no te ayuda. Pero vemos que es una iniciativa que ya ha sido flexibilizada y se está volviendo a un plano de mayor naturalidad con las variables internacionales. Es muy difícil salir de ese esquema.