Los “tres criterios” para sellar la victoria

12 de septiembre, 2019

Kicillof criterios

Por Pablo Varela

 

El candidato a la gobernación de la provincia de Buenos Aires por el Frente de Todos, Axel Kicillof, retomó hace algunas semanas su agitada agenda de trabajo. Desprovisto de la parafernalia de las grandes campañas, y utilizando un modesto Renault Clio en sus recorridas, Kicillof continuará visitando los distritos en “ la madre de todas las batallas” con “tres criterios: los municipios que no pudo visitar, los que siendo oposición se ganó, y los que el FdT estuvo a menos de 10 puntos de ganar”. Así lo explicaron voceros de su equipo de trabajo ante El Economista.

 

Kicillof participó ayer de la reunión del Consejo del PJ bonaerense, invitado por su titular, Fernando Gray. La relación de Kicillof con los jefes comunales pasa su mejor momento. La avalancha de votos que el FdT cosechó el pasado 11 de agosto (4.600.000), arrasó con cualquier tipo de resquemor que podría existir.

 

Allí Kicillof habló “bastante sobre la actualidad” bonaerense, “y planteó trabajar para mejorar la elección en la provincia”.

 

Prueba del momento que atraviesa la relación del exministro con los jefes comunales, es el itinerario que desplegó en los últimos días. En la última semana Kicillof visitó localidades de la quinta sección electoral acompañado por intendentes del conurbano, entre ellos, el de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, quien mantiene ascendencia sobre buena parte de sus pares.

 

Si bien Kicillof repite que “todavía no se ganó nada”, en su equipo imaginan una gestión codo a codo con los intendentes.

 

El lunes, Kicillof estuvo en el distrito de la zona sur una vez más junto al intendente de Lomas, en la inauguración de un proyecto educativo.

 

“La relación con los intendentes está aceitada, no necesita esfuerzos”, deslizaron cerca de Kicillof ante este diario.

 

Si bien el candidato del FdT repite una y mil veces que “todavía no se ganó nada”, en su equipo de trabajo imaginan una gestión codo a codo con los jefes comunales. “La gestión va a ser a la par de los intendentes porque son los que saben las necesidades. Si no escuchás a los intendentes perdés el contacto con la realidad de cada distrito”, razonan.

 

Uno de los objetivos que barajan en el frente que nuclea a todas las vertientes del peronismo, es a ampliar la ventaja de más de 1.600.000 de votos obtenidos en agosto. La mira está puesta a su vez en la conformación de la Legislatura, en donde por un lado no hay certezas de cómo funcionará el FdT a nivel legislativo, y por otro, Cambiemos continuará manteniendo un importante número de legisladores de repetirse los guarismos de agosto.

 

“La gestión bonaerense fue un Tsunami”, razonó una voz parlamentaria del FdT para explicar cómo evalúan la gestión de María Eugenia Vidal, a la espera de un arduo primer año parlamentario. “Es probable que haya que trabajar en un paquete de leyes”, explican.

 

Kicillof recorrerá hoy y mañana distritos de la segunda sección electoral, allí donde el FdT se impuso sorpresivamente (aunque por escaso margen). Arrecifes, Pergamino, Capitán Sarmiento, San Antonio de Areco y Exaltación de la Cruz serán las postas de su itinerario. Algunos distritos de la región norte de la provincia se vieron fuertemente afectados por el impacto de la crisis. Sobre todo aquellos con mucha incidencia manufacturera.

 

El exministro continuará a su vez machacando sobre la agenda productiva. Prueba de ello fue su presencia el martes en Pilar (que tiene el Parque Industrial más grande del país) junto a Sergio Massa, José De Mendiguren y el candidato local del FdT.

 

El peronismo además, buscará dar el golpe en Mar del Plata y Bahía Blanca, donde los resultados de la PASO dejaron bien posicionados a los candidatos del FdT. Kicillof se mostró tanto con Fernanda Raverta, como con Federico Susbielles en la última semana.