Leve superávit en el comercio con Brasil por menores importaciones

3 de septiembre, 2019

argentina-brasil-bandera intercambio moneda

Según los datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil (MDIC), la balanza comercial bilateral entre Argentina y Brasil arrojó en agosto un superávit de US$ 32 millones para nuestro país. El saldo a favor se explica por exportaciones por un valor de US$ 825 millones e importaciones por US$ 793 millones y resultó menor al registrado en julio que fue de US$ 71 millones.

 

Tal como señalaron desde Ecolatina, si bien se revirtió el déficit de US$ 150 millones alcanzado en igual mes del año pasado, al desagregar los números las mejoras desaparecen: el desenlace respondió a un desplome del flujo de comercio del 36% interanual, ya que tanto las exportaciones como las importaciones mostraron importantes caídas contra el 2018 (30% y 40%, respectivamente).

 

brasil intercambio

 

Según explicó la consultora Abeceb, gran parte de la caída interanual de las importaciones se explica por la difícil situación macroeconómica de Argentina, acrecentada por las turbulencias cambiarias de origen político experimentadas por nuestro país desde las elecciones primarias. Los productos con mayores caídas fueron los automóviles de pasajeros, vehículos de cargas, tractores y autopartes. En los primeros ochos meses del año, Argentina importó desde Brasil US$ 6.745 millones, representando una caída interanual del 41,5%, dado que en el mismo período de 2018 el monto fue de US$ 11.538 millones.

 

Por el lado de las exportaciones a Brasil, en el mes de agosto alcanzaron a US$ 825 millones, 30% menos que en agosto de 2018 y 9% menos que en julio. En el acumulado de 2019 se exportaron US$ 7.038 millones, cuando a la misma altura del año pasado el monto habían llegado a US$ 7.280 millones, una leve baja del 3,3%. Al igual que en las importaciones, los vehículos automotores fueron los mayores perjudicados por estas caídas, seguidos por polímeros plásticos, autopartes y productos de perfumería.

 

“La dinámica negativa da cuenta de que las economías de ambos países están lejos de atravesar sus mejores momentos. Sumado a la consabida crisis de nuestro país, las proyecciones de crecimiento de la economía brasileña vienen sufriendo un recorte sistemático, y ya perforaron el 1% interanual para 2019, cuando a comienzos de año se ubicaban en la zona de 2,5%”, analizaron desde Ecolatina.

 

Sin embargo, Abeceb resalta que los dos países parecen estar transitando realidades muy distintas de cara al resto del año. Mientras que Brasil parece haber estabilizado sus expectativas de crecimiento en torno al 0,9% gracias a la media sanción de la Ley de Reforma Previsional; Argentina tiene por delante importantes desafíos macroeconómicos, con las elecciones presidenciales a finales de octubre.

 

“El reciente salto del tipo de cambio generaría caídas aún mayores en las importaciones de los próximos meses, pudiendo incrementar el superávit comercial, tanto con Brasil como con el resto del mundo. El volumen comerciado entre los dos países durante los primeros ocho meses de 2019 resultó 26,8% inferior al mismo período de 2018”, concluyó Abeceb.

 

Además del deterioro generalizado de las importaciones brasileñas, cabe destacar que la contracción de las ventas desde nuestro país duplicó a la del resto del mundo (16% interanual), lo que provocó que nuestra participación en las importaciones de dicha economía pasara de 6,3% en agosto 2018 a 5,3% en igual mes de 2019.

 

Pese a este dato desalentador, el informe de Ecolatina remarcó que en el acumulado interanual los retrocesos son prácticamente iguales (3,4% contra 3,3% interanual), de modo que el mal desempeño de agosto parecería responder más a la crisis interna que a una verdadera pérdida de presencia en el mercado brasileño. “Esperamos que el número se regularice en los próximos meses”, añadió Ecolatina.

 

Con estos datos, 2019 cerraría con una balanza comercial bilateral prácticamente equilibrada e incluso con un leve superávit, menor a US$ 1.000 millones. “Si bien la mejora obedecerá a un desplome de las importaciones, cercano a 30% interanual, no deja de ser una buena noticia en un marco donde nuestro país necesita imperiosamente cuidar las divisas”, concluyeron.