Lavagna y Espert, con campañas acotadas por la polarización

27 de septiembre, 2019

Lavagna Espert

Encararon el tramo previo a las PASO con pretensiones parecidas: convertirse en sorpresa para llegar a octubre como tercero en discordia. Pero tanto Roberto Lavagna como José Luis Espert estuvieron lejos de cumplir con esas expectativas. La alta polarización entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, con el agregado de la amplia ventaja del binomio Fernández-Fernández por sobre el resto, además, no les promete “colarse” en la discusión de campaña rumbo a las generales. En los equipos de campaña de ambos candidatos eso se advierte.

 

El dirigente de Consenso Federal estuvo por debajo de los 9 puntos el 11 de agosto, y no hay encuesta que hoy lo ubique por encima de esa performance. Su objeto, tras las PASO, fue restarle votos a la fórmula Macri-Pichetto, sin suerte hasta ahora. La búsqueda de un bloque de diez diputados es, ahora, la apuesta más concreta. Mientras en sus spots de campaña intenta mostrarse como el mejor capacitado para sacar el país de la crisis luego de su experiencia como ministro de Economía durante los gobierno de Eduardo Duhalde y de Néstor Kirchner, hasta 2005.

 

Lavagna estuvo ayer en Vicente López, donde visitó pymes, comercios y habló con vecinos de la zona, acompañado por el postulante a gobernador bonaerense Eduardo Bucca y la candidata a diputada nacional Graciela Camaño. “Hemos vivido cuatro años de shock financiero, que son los que hicieron enormes diferencias, como la hicieron en la época del justicialismo y la convertibilidad, con (el ex presidente Carlos) Menem y (el ex ministro de Economía Domingo) Cavallo”, sostuvo el exfuncionario, a modo de diagnóstico. Por eso, resaltó la necesidad de “modificar totalmente la visión y ver coómo uno genera un shock productivo, que casi es lo contrario del financiero”.

 

Espert, por su parte, intenta hacer pie en una campaña que no lo tiene como protagonista. Sus intervenciones mediáticas son menores a las de hace unos meses y aparece con menos posibilidad de ganar mayor visibilidad en los debates que se vienen. Además, tiene la presión de sectores afines que consideran que el economista debe “correrse de escena” para dejar lugar al presidente Mauricio Macri ante la posibilidad concreta de que gane la fórmula del Frente de Todos. “Hay un poco de negativa a asumir la derrota electoral de Macri”, sostuvo al respecto Espert, en Córdoba. Con esa negación, interpreta el economista, se genera la idea de que “tenemos que votarlo al Presidente porque no pueden volver los otros”. En alusión al kirchnerismo, por cierto. “Nosotros arrancamos de cero en enero: nos quisieron bajar desde el Gobierno Nacional, nos bajaron 1.500 candidatos en Buenos Aires y tuvimos una denuncia de que nos financiaba el kirchnerismo. Así y todo estamos acá”, sostuvo el candidato.