La emergencia sólo menguará la tensión

16 de septiembre, 2019

Congreso Diputados bloques

El Senado de la Nación convertiría en ley la emergencia alimentaria este miércoles, sin demasiadas demoras. El proyecto, que el jueves obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados, avanzará también en la Cámara Alta, según distintos voceros lo fueron anunciado en los últimos días. Sin embargo, la concreción de la iniciativa no calmará por ahora a los piqueteros y a los partidos de izquierda, que ya anunciaron más cortes y hoy podrían definir nuevas protestas.

 

La vicepresidenta y titular del Senado, Gabriela Michetti, convocó a una sesión para el miércoles a las 14, en la que sólo se debatirá el proyecto de emergencia alimentaria que avanzó en Diputados. El apoyo oficialista para esta iniciativa, sobre la que la oposición machacó insistentemente, está garantizado en la Cámara Alta.

 

Esteban Bullrich anunció el sábado, en declaraciones radiales, que no habrá “mayores dificultades” para aprobarla.

 

Se desarrollaron reuniones entre representantes oficialistas de ambas cámaras. Tras la aprobación en Diputados, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de esa Cámara, Luciano Laspina, se reunió en el Senado con Federico Pinedo, Esteban Bullrich y Luis Naidenoff. La intención es que la sesión del miércoles sea corta, como la que se hizo en Diputados para dar media sanción al proyecto.

 

El senador oficialista Esteban Bullrich adelantó el sábado, en declaraciones radiales, que no habrá “mayores dificultades” para convertir en ley el miércoles el proyecto de origen opositor.

 

La ley de emergencia alimentaria tuvo, además de su avance legislativo, también un fuerte correlato en las calles, que incluyó movilizaciones y acampes. Si bien la media sanción aplacó los ánimos y las movilizaciones de los principales movimientos sociales, no tuvo el impacto suficiente para calmar las manifestaciones de las organizaciones piqueteras de izquierda, que anunciaron más protestas.

 

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, planteó la semana pasada que los piqueteros dejaran las calles. El senador cordobés Carlos Caserio, presidente del bloque del PJ, se pronunció en el mismo sentido. “Necesitamos que los movimientos sociales se tranquilicen, que la gente no esté angustiada, que estén en su casa y no en la calle”, dijo en declaraciones a Radio Cultura este fin de semana.

 

No obstante los pedidos del peronismo, los reclamos seguirán en los próximos días. No los protagonizarán los movimientos sociales más cercanos al Frente de Todos (Barrios de Pie y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, por ejemplo), sino los vinculados a sindicatos y partidos de izquierda. Estas agrupaciones, entre las que está el Polo Obrero, uno de los grupos que protagonizaron el acampe en la Avenida 9 de Julio la semana pasada, realizarán el martes 24 una “jornada nacional de lucha”.

 

Esa jornada la anunciaron el sábado, en un plenario celebrado en Pilar, en un camping del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (Sutna). Incluirá cortes en los accesos a la Capital Federal y en rutas de 20 provincias, según lo anticipado. Reclamarán reapertura de paritarias, actualización del salario por inflación y aumento de emergencia para jubilados y planes sociales.

 

Los piqueteros más duros no descartan volver rápido a las manifestaciones frente al Ministerio de Salud y Desarrollo Social. Más allá del avance de la emergencia alimentaria, hoy a las 17 se reunirán para definir posibles nuevas protestas, si desde la cartera que conduce Carolina Stanley no los convocan a una reunión para negociar, entre otros puntos, la apertura de más cupos en programas sociales.