La economía de China se debilita

16 de septiembre, 2019

xi jin china

Todos los datos de la economía de China conocidos hoy, muestran una desaceleración del crecimiento, lo que es un tema de preocupación global y que se produce, además, en el contexto de un conflicto comercial no resuelto con Estados Unidos, más allá de los recientes gestos de buena voluntad de ambas partes.

 

La producción industrial creció en agosto el 4,4% anual mientras que en julio había llegado al 4,8% y los analistas esperaban una recuperación este año que no ocurrió. También el incremento de la inversión en activos fijos estuvo por debajo de los pronósticos. En el caso de las ventas minoristas, la suba registrada en agosto con relación al mismo mes del año pasado fue 7,5%, inferior al 7,6% de julio. La tendencia declinante de todos los indicadores pone en duda que el PIB pueda repetir en este tercer trimestre la suba de 6,2% que tuvo en el segundo.

 

De todas maneras, el gobierno considera que este año cumplirá con su meta de crecimiento que está en el rango de 6/6,5% a pesar de un contexto económico global más complejo.

 

Por otra parte, la desaceleración que muestran las economías de China, y en menor medida la de Estados Unidos, le ponen una presión adicional a las negociaciones que ambos países retomarán a principios de octubre en Washington. La posibilidad de un acuerdo integral aparece lejana dada la cantidad y complejidad de las cuestiones por resolver pero puede haber acercamientos en algunos temas puntuales.

 

El conflicto entre esos países es visto como la mayor amenaza para el crecimiento de la economía global.