La desocupación alcanzó el 10,6% en el segundo trimestre (2,3 millones)

19 de septiembre, 2019

desempleo empleo

Según arrojó el informe del Indec publicado esta tarde, en el segundo trimestre la tasa de actividad fue de 47,7%. La tasa de empleo fue de 42,6% y la de desocupación alcanzó 10,6%, la cifra más alta en los últimos 12 años.

 

Según el organismo, solo la actividad presentó una diferencia significativa con el trimestre anterior, mientras que los incrementos interanuales fueron importantes en las tres tasas.

 

El informe resaltó, además, la suba en la tasa de subocupación (proporción de trabajadores ocupados en trabajos de menos de 35 hs. pero que demandan trabajar más), tanto en la comparación intertrimestral como en la interanual, junto con la tasa de ocupados demandantes de empleo, que también creció en forma significativa.

 

Desde LCG explicaron: “El incremento de la población económicamente activa en un contexto recesivo (el PBI cayó 5,8% interanual en el primer trimestre), suele reflejar la necesidad de los hogares de complementar ingresos. La caída de la actividad económica explica en parte el fenómeno del efecto trabajador adicional. Ante este parate, más personas de una misma familia salen a buscar trabajo. El efecto de la aceleración de la inflación opera en el mismo sentido, erosiona el salario de una familia y algunos miembros inactivos de hogar pasan a convertirse en trabajadores activos. Si no encuentran empleo, se suman a los desocupados, explicando la suba del desempleo”.

 

Contra el primer trimestre de este año, la tasa de actividad se incrementó en 0,7 puntos porcentuales, al pasar de 47,0% a 47,7% (valor más alto de la serie) mientras que la tasa de subocupación creció 1,3 p.p., con valores que ascienden de 11,8% a 13,1%.

 

Por su parte, las tasas de empleo y desempleo presentaron relativa estabilidad, con aumentos de 0,3 p.p. y 0,5 p.p., respectivamente.

 

La desocupación alcanzó el 10,6% en el segundo trimestre (2,3 millones)

 

Al realizar un análisis por sexo y edad, el mayor incremento de la tasa de actividad estuvo entre las mujeres de 30 a 64 años, quienes pasan del 66,8% al 69,2%, lo que implica una diferencia intertrimestral de 2,4 puntos.

 

En línea con lo descrito anteriormente, la mayor variación de la tasa de empleo también se verificó entre las mujeres de 30 a 64 años, con un incremento de 2,1 p.p., pasando del 61,8% al 63,9%.

 

En cuanto a la tasa de desocupación, si bien subió en el total de la población 0,5 p.p., entre los varones de 30 a 64 años se detectó un aumento más pronunciado, consistente en 1,5 p.p. (de 5,6% a 7,1%).

 

Por otra parte, la comparación interanual arrojó datos de mayor peso. La tasa de actividad creció 1,3 puntos, la de empleo 0,7 y la de desocupación 1 punto porcentual.

 

La tasa de ocupados demandantes tuvo una suba de 2,3 p.p., pasando de 16,0% a 18,3%, y la tasa de subocupación aumentó 1,9 p.p. (de 11,2% a 13,1%).

 

Hacia adelante

 

Las perspectivas no son buenas. Según LCG, indican que el desempleo seguirá en aumento debido a que se profundizó la caída de la actividad y el aumento de la inflación durante el tercer trimestre. “El mercado se agrandará pero continuará operando en desequilibrio, con un exceso de personas dispuestas a ocupar vacantes que las empresas no demandan”, advirtieron.

 

En esa línea, anticipan que será difícil ver una tasa de desocupación debajo del 10% durante la segunda mitad del año. “Esperamos que 2019 y 2020 sean años donde el desempleo siga mostrando un registro de dos dígitos. Dos años consecutivos con desempleo en niveles elevados podría dejar al país con efectos permanentes debido al deterioro en las capacidades de las personas que quedan marginadas del mercado de trabajo por un período prolongado. La consecuencia es la dificultad para readecuar la tecnología a un capital humano que se fue deteriorando en el tiempo”, concluyeron en el informe.