Inmobiliarios prevén pronta solución para la compra de propiedades

17 de septiembre, 2019

Restricciones para la construcción en CABA: sorpresa en el sector inmobiliario

El sector inmobiliario se está viendo nuevamente afectado por el control de cambios que implementó el Gobierno, ya que imposibilita a los compradores que tenían el dinero en moneda local a disponer de los montos necesarios en dólares, lo cual agrava más la situación de este sector que mantiene números negativos desde mediados del año pasado a partir de la crisis cambiaria y de la pérdida de la accesibilidad a los créditos hipotecarios.

 

No obstante, en los próximos días este impedimento podría estar siendo solucionado, aunque únicamente para el segmento de las viviendas familiares. Varias entidades relacionadas con la actividad inmobiliaria han mantenido reuniones desde la semana antepasada con el Gobierno y con el Banco Central para destrabar las operaciones de compraventa.

 

“Hay una muy buena disposición por parte del Banco Central y del Ministerio de Hacienda para resolver esto”, dijo a este diario Armando Pepe, presidente del Colegio Unico de Corredores Inmobiliarios de Ciudad de Buenos Aires, que se reunió ayer con funcionarios del equipo de Hernán Lacunza para avanzar en las negociaciones, quienes le aseguraron al dirigente inmobiliario que tienen la orden del Gobierno de llegar a una pronta solución para las personas que quieran comprar una vivienda.

 

Según Pepe, en la próxima reunión de la comisión directiva del Banco Central, que será este jueves, será tratada la propuesta del sector, y considera que es “casi seguro” que será aprobada y que en los días siguientes se emitirá la respectiva normativa. La propuesta del sector consiste en que el escribano de cada operación de compra notifique al banco intermediario en el que el comprador tenga los fondos en pesos, para que la entidad notifique al Banco Central sobre la necesidad de su cliente de adquirir la moneda estadounidense para realizar el acto de compra.

 

Según explicó Pepe, esta operación tardaría 72 horas. La medida regirá en todo el país, será sólo para la compra de vivienda única familiar y tendrá un límite de US$ 146.000, que representa 220.000 UVA (Unidades de Valor Adquisitivo). De acuerdo con el ejecutivo, la cifra es suficiente para este tipo de operaciones, teniendo en cuenta que en la ciudad de Buenos Aires el promedio de actual de venta de una propiedad de vivienda familiar es de US$ 100.000.

 

De acuerdo con el sector, esta propuesta es una alternativa más ágil que cualquier bono o título ideado en el pasado para poder efectuar la compra de propiedades, como los Cedin, que estuvieron vigentes bajo el cepo cambiario durante el kirchnerismo.

 

“Estamos en caída libre desde julio del año pasado, desde que se acabó el crédito hipotecario”, aseguró Pepe respecto a los volúmenes operados, y señaló que según estimaciones del sector este año la ciudad de Buenos Aires cerrará con aproximadamente 30.000 operaciones de compraventa. “Es el nivel más bajo desde 1998”, remarcó el ejecutivo.

 

Además, Pepe indicó que, si bien durante los últimos meses la compraventa venía “muy tranquila”, a partir de las PASO la situación se agravó. “El que compra es el consumidor final, no el inversor, que tiene la plata en la bicicleta financiera”, aseguró, haciendo referencia a las altas tasas de interés que sostiene actualmente el Banco Central.

 

***

Suba de alquileres

Según el último informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (Ceso), en septiembre el precio medio de las ofertas de los departamentos de dos ambientes en la ciudad de Buenos Aires se ubica en $ 16.000, mientras que en los de tres ambientes se ubica en $ 22.000, que en ambos casos implica una suba de 10% desde junio. En tanto, la media de los departamentos de un ambiente está en $ 13.000, que representa una suba acumulada de 8% durante el mismo lapso. Por otra parte, el estudio señala que en este distrito el promedio de expensas para los departamentos de un ambiente está en $ 3.451; para los de dos ambientes, $ 4.455; y para para los de tres ambientes, $ 7.260. Este gasto, según Ceso, encarece entre 23% y 26% el costo del alquiler.