Hubo otra suba importante para los papeles argentinos

6 de septiembre, 2019

Finanzas - bonos dudas mejoras dólar rueda precios Merval bolsa mercado

Por Luis Varela 

 

Con un clima financiero global mucho más tranquilo por acercamiento entre Estados Unidos y China, y por la certeza de una nueva baja de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal. Con apoyo de Alemania para que el Fondo Monetario Internacional siga respaldando a Argentina. Y con una frase positiva de Alberto Fernández, quien prometió “honrar” la deuda del país. El mercado local vivió ayer una rueda casi eufórica, mostrando una gran ciclotimia de los inversores, con altísima volatilidad de cotizaciones detrás de cada novedad que va surgiendo.

 

Después de arrancar septiembre prácticamente en caída libre, con el propio Alberto Fernández advirtiendo que la Bolsa argentina no tenía piso, el índice S&P Merval, que mide el promedio de las acciones del mercado bursátil local, mostró ayer una recuperación de casi 10%. Al tiempo que el precio de los bonos mostró una mejora promedio de casi 4%, pero con algunos papeles cortos anotando un alza del 17%, resurgiendo de las cenizas.

 

A media rueda del lunes, cuando algunos valores empezaban a repuntar, el comentario más repetido por los inversores era que se trataba de un clásico rebote del gato muerto, con una mínima suba después de caídas del 50%. Pero la suba firme de martes y miércoles, y la gran mejor de ayer, cambió esa frase, ya que los operadores empezaron a bromear: “El gato está vivo”, un poco en alusión a la posibilidad de que el presidente Macri se acerque un poco a conseguir la posibilidad de un balotaje en la elección del 27 de octubre.

 

Sin embargo, debe advertirse que todas y cada una de las encuestas que van apareciendo en los medios indican que Alberto Fernández no solo mantiene la gran diferencia de 15 puntos que logró en las PASO del 11 de agosto, sino que incluso estaría ampliando la distancia con Macri, pero veremos qué va sucediendo.

 

Ayer, de hecho, otro de los datos positivos tuvo que ver con una gran tranquilidad en el precio del dólar, y esta vez con menos esfuerzo de parte del Banco Central. La autoridades monetarias había terminado agosto perdiendo reservas por US$ 2.000 millones en un solo día, esa cantidad fue cediendo a US$ 1.000 millones, luego US$ 500 y ayer se fueron de Reconquista 266 “apenas” US$ 371 millones.

 

En los bancos oficiales aseguraron que esa salida de divisas obedece a compensaciones de operaciones de futuro realizadas en las semanas anteriores y a retiros de depósitos de individuos, pero que prácticamente no se usaron dólares para mantener al billete completamente tranquilo.

 

En concreto, ayer, mientras en el exterior el dólar subió 0,5% contra el yen, 0,4% en Brasil y 0,2% en México, cerró sin cambios contra el euro y bajó 0,6% contra la libra y cedió 1% en Chile, hubo un día de distensión en Argentina. En otra rueda tranquila, el tipo de cambio oficial minorista subió 15 centavos hasta $ 58,21, el blue cerró sin cambios a $ 59, y hubo una suba de 1 centavo para el dólar mayorista, hasta $ 56,0. Insistimos, con el BCRA perdiendo US$ 371 millones de las reservas, por lo que quedan US$ 51.373 millones. Y, detrás de eso, medidas en pesos, la libra subió 56 centavos hasta $ 69,08, el euro subió 11 centavos hasta $ 61,83 y el real bajó 4 centavos hasta $ 13,63.

 

La parte mala de estos números tiene que ver con que la tranquilidad del dólar es lograda con el cepo cambiario y con tasas de interés en las nubes. La tasa de las Leliq siguió a full: pagaron 85,971% promedio, con máximo del 86%. Y hubo una leve baja en las tasas de los plazos fijos: retribuyeron 57% por plata chica y 63% por plata grande. Y es tan enrarecida la situación que Moody’s bajó las calificaciones de bancos y entidades financieras de Argentina, calificando como “muy débil” al sistema bancario local.

 

Los títulos argentinos tuvieron un día de fiesta. Mientras hubo un paso atrás para los bonos de Canadá, Italia, Gran Bretaña, EE.UU. y Portugal, los locales tuvieron otro día con firme repunte. De hecho se anotaron saltos del 10% al 43% para los bonos U2F0D, U15N9, U25O9, U2S9D, TVPY, DIA0, U15N9, AA37D, TVPP, UN9D, U11O9, A2E2, PARA, PAY0D, AC17, U2O9D, UO9D, U2O9D, AA37, AO20, AA37D y AO20. Pero con bajas del 10% al 57% para los bonos TC21, PR15, AA46D, TVPY, S28F0, A2E3, DIA0D, S29Y0, AM20, U2N9D, U13S9, S31O9 y S15N9.

 

Pero si lo de los bonos fue bueno, lo de las acciones fue mucho mejor. El 80% de lo operado en acciones se transó en nueve papeles: YPF se llevó el 23% de las operaciones totales, Galicia el 22%, Petrobras el 9% y Pampa Energía el 7%. Así, con $ 995 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires subió nada menos que 9,2%.

 

En los extremos hubo un salto del 27% para Holcim, una suba del 20% para Pampa E y alzas del 10% al 15% para Capex, Metrogas, Irsa, Supervielle, Edenor, Santander Río, TGN, YPF, Transener, Loma Negra, Central Puerto y Morixe. Al tiempo que hubo caídas del 5% al 18% para Autopista del Sol, Polledo, Central Puerto, Rosenbusch, Transener y Richmond.

 

Mientras que entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York se vio una suba del 18% para Pampa E, y alzas del 1% al 12% para Irsa P, Irsa I, YPF, Edenor, Macro, Galicia, Cresud, Bunge, Tenaris, TGS y Ternium.

 

Este gran salto de la Bolsa porteña se dio con un buen clima bursátil global, debido a acercamiento entre Estados Unidos y China por la disputa comercial. Y a que la Fed bajará la tasa de interés. Así, hubo subas del 1,3% al 1,8% en los índices de la Bolsa de Nueva York y también se registraron avances de 1% en las bolsas de San Pablo y de México.

 

Detrás de todo esto, las commodities mostraron más optimismo, con baja del 0,3% para el petróleo, hasta US$ 56,23 por barril. Los metales preciosos estuvieron en descenso: caída del 2,3% para el oro y desplome del 4,9% para la onza de plata. Los metales básicos actuaron mixtos: el cobre subió 1,6% y el aluminio ganó 1,1% pero el níquel bajó 3,4%. En Chicago: la soja subió 0,3%, el trigo no cambió y la soja bajó 1,5%. En Rosario hubo una suba del 3,2% para el maíz, avance del 1,2% para el trigo y baja del 1,7% para la soja. Y se anoró una caída del 1% para el bitcoin, con bajas mayores para el resto de las criptomonedas.