Goldin: “El control cambiario llegó para quedarse y se profundizará”

4 de septiembre, 2019

Goldin actividad inflación

Entrevista a Pablo Goldin MacroView Por Ariel Bazán

 

Después de un lunes con poco volumen por el feriado en Estados Unidos, pasó el segundo día de los nuevos controles cambiarios con una baja del dólar por intervención del BCRA y los bancos públicos. Para Pablo Goldin, director de MacroView, el nuevo “cepo” no sólo no será algo transitorio, sino que irá profundizándose para cumplir el objetivo de cuidar las reservas.

 

¿Cuál fue el balance de la jornada cambiaria de ayer?

El impacto de los nuevos controles cambiarios no se pueden medir por día, es un conjunto de medidas que van haciendo camino al andar. Tanto la reprogramación de deuda pública de corto plazo como este control cambiario habrá que ir viendo como se decantan. En el control de cambios habrá que mirar dos cosas para ver su eficacia: 1) que el BCRA venda muy poquitos dólares o no lo haga, y 2) si se genera una brecha cambiaria muy alta con el dólar paralelo.

 

¿Seguirá profundizándose el control cambiario?

Este control cambiario llegó para quedarse y seguramente irá profundizándose para que pueda cumplir su objetivo de preservar las reservas. No va a ser tan fácil en las condiciones actuales, y quizás tampoco después del 10 de diciembre, que el control se vaya flexibilizando. Todo lo contrario: tendremos control para un rato largo y seguramente se irán ajustando algunas clavijas para que vaya teniendo el efecto que debería.

 

La realidad es que los argentinos hemos vivido el 99% de nuestra vida con un mercado cambiario regulado.

 

¿De qué otra forma podrían profundizarse las restricciones cambiarias?

No descarto que con el tiempo, posiblemente en un próximo gobierno, esto pueda empalmar con un mercado segmentado o un esquema de doble mercado, como un “primo hermano” de lo que estamos teniendo. Lo que está claro es que Argentina así como está, con su situación macroeconómica actual y sus condiciones de bimonetariedad prácticametne genéticas, muy dificilmente pueda convivir mucho tiempo con un mercado libre y único de cambios como el de los últimos años.

 

¿Tener un mercado libre y único de cambios como el de los últimos años fue una excepción a nivel histórico?

Sí, fue una excepción a la regla histórica porque en los últimos 70 u 80 años hubo sólo dos momentos en los que se intentó esto: en los últimos años y en un acuerdo de un par de años en la década del ‘50 o ‘60. Siempre hubo tipo de cambio fijo con algún control y diferenciados. Por eso, aunque mucha gente se asuste o diga que esta medida es un retroceso, la realidad es que los argentinos hemos vivido el 99% de nuestra vida con un mercado cambiario regulado.

 

¿En qué nivel están las reservas para enfrentar un escenario como el actual?

Tanto la postergación de deuda de corto plazo como el control de cambios apuntan a intentar mantener las reservas del BCRA. Las reservas brutas deben superar los $ 50.000 M, de las cuales hay US$ 22.000 M que no sirven para nada porque son los yuanes del swap con China. De los demás US$ 35.000 M, hay unos US$ 11.000 M que son para los depositantes, que están yendo en una mayor medida estos días a retirar sus depósitos. Y después quedan alrededor de US$ 14.000 M netos para intervenir en el mercado cambiario y/o que eventualmente el Tesoro o el Gobierno puedan pagar deuda remanente hasta fin de año. A esto último deben sumarse unos US$ 7.000 M provenientes del primer desembolso del FMI en junio de 2018, que creo que van a usarse ante una emergencia.

 

¿De cuánto será el traspaso a inflación de la última escalada del dólar?

Agosto tendrá un poco de impacto y terminará entre entre 3,5% y 4%, quebrando la tendencia inflacionaria declinante que venía habiendo. Septiembre y octubre seguramente tendrán una inflación un poco más alta y a fin de año estaría rondando un 55%. Hasta ahora no observé un impacto muy masivo en precios de la última escalada del tipo de cambio, pero puede empezar a ocurrir en septiembre.

 

¿Puede servir este control cambiario para prevenir una mayor inflación?

Este esquema de control también busca que el tipo de cambio oficial se quede un poco más tranquilo y que después de dos o tres meses de inflación relativamente alta los precios se vayan calmando. Más allá de la brecha que pueda haber con un dólar paralelo, lo más probable es que los precios básicos de la economía vayan a estar más ligados a un dólar oficial que a uno paralelo.