En el año de pindonga y cuchuflito, exempleados toman fábrica y vuelven Mielcitas, Pipas y Naranjú

27 de septiembre, 2019

En el año de pindonga y cuchuflito, exempleados toman fábrica y vuelven Mielcitas, Pipas y Naranjú

Pasaron dos meses de la noticia del cierre de la fábrica Suschen ubicada en el corazón de La Matanza y con 44 años de historia, responsable por producir algunas golosinas históricas como las Mielcitas, las bolsas de semillas de girasol Pipas y el Naranjú.

 

Ahora, las tres marcas vuelven y el negocio volverá a funcionar como cooperativa, administrado por los 88 operarios que solían trabajar ahí.

 

“Estamos en plena etapa de trámites, con la entrega de los últimos papeles para la conformación de la cooperativa”, señaló al sitio Primer Plano Silvia Ayala, elegida por sus compañeros como presidenta de la nueva entidad.

 

La vuelta a la producción se fue forjando través de festivales y donaciones, entre ellas, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) que conduce el candidato presidencial Nicolás del Caño, que permitieron a la cooperativa conseguir el dinero para volver a fabricar las bolsas marca Girasol y el Naranjú y esperan los suministros para reeditar las Mielcitas.

 

 

El próximo lunes, además, anunciaron que mantendrán una reunión clave con autoridades del Municipio de La Matanza para buscar una solución a la deuda de alquiler y servicios del edificio de Rafael Castillo que dejó la administración previa.

 

“De los dueños lo único que sabemos es que hay una abogada presentándose en nombre de ellos. Pero eso va por otro carril”, añadió Ayala y agregó que están “muy entusiasmados” por la posibilidad de retomar la producción. “Es algo que nos devuelve la esperanza”, sostuvo.

 

Según relevamientos que se publicaron a mitad de este año, tras la polémica que desató Cristina Fernández con sus dichos sobre las marcas “pindonga y cuchuflito”, esta categoría compuesta por segundas, terceras marcas y propias de los supermercados ya tiene un 39% de facturación en el país, según la consultora W en base a datos de Kantar Worldpanel.

 

En este sentido, el periodista Alfredo Sainz había apuntado en el diario La Nación al impacto de la crisis en el sector de segundas y terceras marcas. “El negocio de las golosinas no pudo escapar a la crisis generalizada del consumo. La caída en la demanda además golpeó fuerte en las empresas del rubro. La más afectada fue la firma Suschen (Mielcitas, Naranjú), radicada en la localidad de Rafael Castillo, partido de La Matanza, que hace unas semanas cerró sus puertas. En la lista también hay que incluir a Productos La Nirva (alfajores Grandote, La Recoleta), que pidió la apertura de su concurso preventivo, y a la marplatense Alfajores Balcarce, que solicitó un procedimiento preventivo de crisis”, escribió.