El peronismo busca declarar la emergencia en tres legislaturas

10 de septiembre, 2019

Rossi congreso peronismo

Por Pablo Varela

 

Las distintas representaciones legislativas del peronismo parecen haber orquestado una jugada a tres bandas: en el Congreso y en la Legislatura bonaerense y en la de la Ciudad, se han presentado proyecto para la declaración de la Emergencia Alimentaria.

 

Ayer y hasta último momento, los diputados de diferentes bloques, aunque encabezados por Agustín Rossi, trabajaron en consensuar un texto con las expectativas puestas en poder convocar a una sesión especial el jueves, para lo que cuentan con los votos necesarios. Al mismo tiempo, fuentes parlamentarias admiten que el bloque de Cambiemos, cuenta con el número suficiente para bloquear la iniciativa, en caso de que llegue al recinto.

 

En la Legislatura bonaerense, la presentación del proyecto redactado por el titular del bloque del Frente Renovador, Ruben Eslaiman, ya fue realizada a fines de la semana pasada. Desde la oposición sostuvieron ante este diario que el titular de la Cámara Baja, Manuel Mosca, no cede el recinto (lo que es potestad del Presidente del cuerpo), bloqueando la iniciativa de la oposición que todavía no logró convocar a una sesión especial.

 

Además, el año electoral le quita energías a los legisladores, por lo que se espera que en La Plata no haya sesiones por lo menos hasta el 27 de octubre.

 

“Esta crisis afecta directa e indirectamente a toda la población y no debería tener discusión alguna para avanzar en un sector que la está pasando mal a causa de las malas decisiones de los gobiernos nacional y provincial”, declaró Eslaiman días atrás.

 

La semana pasada, encabezados por la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, varios intendentes peronistas del conurbano y del interior provincial le entregaron a María Eugenia Vidal una carta pidiendo la emergencia.

 

Ayer también, la candidata a vicejefa de gobierno porteño por el Frente de Todos, Gisela Marziotta, acompañó en la Legislatura local, la presentación formal del proyecto.

 

Allí, la compañera de fórmula de Matías Lammens, le pidió a los legisladores de la Ciudad, aprobarla. En tierras porteñas, el escenario legislativo es complicado para el peronismo y la oposición que están en franca minoría. El oficialismo junto a sus bloques aliados, alcanzan casi dos tercios de los votos del total de la Legislatura.

 

“No tenemos la idea de convocar a una sesión especial, si no que pretendíamos esperar ver cual era la reacción del bloque mayoritario. En principio buscaremos ver si se avienen a discutir el articulado”, razonó la titular del bloque del PJ, María Rosa Muiños, ante El Economista.

 

En líneas generales, los diversos proyectos presentados buscan otorgar mayor potestad a los diferentes Ejecutivos, como una manera de instrumentar con mayor celeridad la llegada de alimentos a los sectores más carenciados.

 

En el caso del proyecto bonaerense, se incluye a su vez un aporte extra del Gobierno Nacional que refuerce la asistencia económica y alimentaria que realiza de manera directa a diferentes comedores y merenderos.

 

En el Congreso Nacional, los distintos actores consultados aseguraron que la iniciativa no será prenda de negociación respecto de otros proyectos del oficialismo, como el reperfilamiento de vencimientos de deuda.

 

Mientras tanto, en el oficialismo interpretan la iniciativa como de carácter electoralista y la rechazan. “El Parlamento, discutiendo en plena campaña puede terminar generando mayor inestabilidad e incertidumbre y eso no lo quiere el oficialismo”, deslizó una voz del oficialismo ante este diario, aunque no dejan de evaluar el costo político de no tratarla.

 

Los diferentes bloques de la oposición han motorizado en paralelo las distintas iniciativas, luego de que la Iglesia, a través de la Pastoral Social alertara sobre la dura situación, sobre todo en los barrios del conurbano en los que el impacto de la inflación en materia de alimentos se hace sentir.