El mea culpa de Sturze: “El problema fueron las políticas”

9 de septiembre, 2019

Dujovne Sturzenegger

El expresidente del BCRA, Federico Sturzenegger, escribió un interesante paper, publicado en Brookings, sobre el desempeño de las Macrinomics y, para decirlo en términos de Mario Vargas Llosa, para señalar “cuando se jodió” un modelo que apostaba a generar, casi en todos los planos, resultados distintos a los observados. Está muy bien dateado y tiene el aditivo de haberlo vivido desde adentro: no se la contaron. La vivió o, mejor dicho, la sufrió (según su visión).

 

“Mientras que la herencia macroeconómica recibida por el Gobierno no era ideal, es difícil culparla por los resultados”, dice Sturezenegger en modo culposo. En rigor, dice: “El comienzo del programa fue relativamente exitoso y la economía creció saludablemente en los primeros dos años. De hecho, al final del segundo año, las expectativas de crecimiento estaban sólidas en 3% por año para los dos años restantes”.

 

Después, pasaron cosas

 

En la conclusión del trabajo, Sturze se pregunta si el pobre derrotero de las Macrinomics respondió a la Historia, errores propios, factores externos o, simplemente, mala suerte. Si bien hubo mala fortuna, como el tightening (endurecimiento) de las políticas expansivas de la Reserva Federal en 2018, el exbanquero central reconoce, acertadamente, que “no afectó a todos los países por igual”. También suma a la sequía de 2018 (que restó 2% en el PIB) como un infortunio, pero, al final del día, Sturze admite: “La culpa reside en las políticas que se adoptaron”.

 

Según sus números, el PIB terminará el período 2015-2019 con una caída de 3,4% (8% per cápita) y una inflación de 250%. “Nadie puede evitar la sensación de frustración”, dice en el paper.

 

En concreto, las políticas equivocadas fueron deteriorar las cuentas públicas inicialmente. Teléfono para Alfonso Prat-Gay, con quien nunca tuvo una buena relación y dice que hubo “procrastinación fiscal” en su período. Pero también apunta a Nicolás Dujovne y sugiere que hubo escasos progresos fiscales en 2017 (cuando asume) e, incluso, en 2018. “El ajuste recién arrancó en 2019”, dice.

 

El otro gran error

 

“Luego, la elección de apostar a un crecimiento de corto plazo, incluso a expensas de las instituciones monetarias y la inflación”, apunta Sturze como el segundo craso error. Esto último es una referencia al famoso (o infame) 28-D.

 

Sobre el día que selló su salida del BCRA (y, según su visión, el futuro de la gestión de Cambiemos), dijo: “Debilitar la lucha contra la inflación parece haber sido un error político costoso y obvio en un país que premia la estabilización en las encuestas”. El paper de Sturzenegger consta de casi 60 páginas y no da nombres propios, pero los deja entrever muy nítidamente.

 

El timing del paper del exbanquero no cayó bien en Cambiemos. “No es el momento”, dijo una fuente ante El Economista.

 

Ese error, dice, “parece paradójico para un equipo que había demostrado una profesionalidad significativa en su evaluación de riesgos y beneficios políticos y había visto los beneficios políticos de la desinflación en las elecciones legislativas de 2017”, señaló. Aquí, el receptor del dardo es Marcos Peña, y sus CEO por ese entonces, los que lideraron la toma política del BCRA. Con la venia del Presidente, claro.

 

Sturze dice: “(Maurcio Macri) había decidido echar al Presidente del BCRA (en referencia a él) si era necesario para avanzar”.

 

Luego, agrega: “Para comunicar el cambio, el Gobierno organizó una conferencia de prensa donde anunció que quería más inflación”, dice, irónico, Sturze y recuerda que ese día fue “bizarro” porque, además de que él casi no habló y aparecía como estar en penitencia, se celebra el Día de los Inocentes. Es entonces cuando, resume Sturze, se perdió la confianza. “Se convirtió en un shock permanente”, dice (lo demás ya es Historia conocida) y vuelve a ratificar la importancia de mantener la institucionalidad, máxime en un país sin moneda y con un récord como el de Argentina.