El Frente de Todos podría sumar 28 intendencias y pasar a tener 91 desde diciembre

23 de septiembre, 2019

Vidal Kicillof elecciones bonaerense

El avance del peronismo en los distritos de la provincia de Buenos Aires puede concretarse definitivamente en poco más de un mes, con las elecciones generales del 27 de octubre en las que, de repetirse resultados, aumentará su cuenta de intendencias 28, de las cuales 27 le arrebataría a Juntos por el Cambio. El actual oficialismo bonaerense podría sumar, si los resultados fueran idénticos a los del 11 de agosto, solamente cuatro municipios.

 

Las fuerzas que componen el Frente de Todos gobiernan actualmente 63 comunas (sumando en la cuenta a los intendentes kirchneristas y a los massistas). Pero ese número de intendencias se puede ampliar hasta un contundente 91, en caso de que los espacios ganadores de las PASO se repitan. Juntos por el Cambio actualmente gobierna 68, de las que perdería 27 en manos del FdT.

 

Entre los 28 gobiernos distritales que el Frente de Todos comenzaría a ejercer en diciembre, de repetirse los resultados de las PASO que constan en el escrutinio definitivo, hay ocho del Gran Buenos Aires. Son Berisso, Pilar, Tres de Febrero, Quilmes, Lanús, San Vicente, General Rodríguez y Morón. A esos habría que sumarle La Plata, donde también se impuso. De ganar, el peronismo le arrebataría esas intendencias bonaerenses a Juntos por el Cambio, que las gobierna actualmente, fuerza que no sumaría ningún gobierno municipal nuevo en el conurbano.

 

Si bien cada uno tiene sus particularidades, con varias listas que compitieron dentro del peronismo en algunos casos y otros en los que se presentaron listas únicas, entre estos municipios del conurbano que puede conquistar el Frente de Todos hay algunos que parecen más definidos. En Berisso, el peronismo sacó casi 30% de diferencia; en San Vicente, más del 46%. Muy amplia es la distancia favorable al justicialismo también en Pilar, Quilmes y Lanús. En Morón, La Plata y Tres de Febrero está entre los ocho y los doce puntos la cuesta que Juntos por el Cambio debería remontar para sostener el poder. Jorge Nedela, Mauricio Gómez, Nicolás Ducoté, Martiniano Molina, Néstor Grindetti, Ramiro Tagliaferro, Julio Garro y Diego Valenzuela son los intendentes de Cambiemos de esos distritos que ven seriamente amenazada su continuidad.

 

Las fuerzas que integran el Frente de Todos gobiernan actualmente 63 comunas. Ese número se puede ampliar hasta 91.

 

El corte de boleta será una práctica extendida para los intendentes de Juntos por el Cambio que quieren defender su poder local, con especial énfasis en el conurbano. Un reciente sondeo que llegó a un despacho de un jefe comunal cambiemita del Gran Buenos Aires muestra que el 70% de los consultados afirmó que su situación económica empeoró, lo que lo convenció aún más de promover el corte.

 

Si bien en el conurbano bonaerense están puestos los focos principales de los comandos de campaña de la provincia, en el interior son muchos los casos de intendencias que cambiarían de color político si el veredicto de las urnas de agosto se vuelve a dar en octubre. En esa región puede sumar el Frente de Todos y Juntos por el Cambio puede añadir un nuevo puñado de municipios que compensen su caída general en los gobiernos municipales.

 

Los casos más significativos para el Frente de Todos entre los municipios del interior que le arrebataría a Cambiemos si repite la performance de las PASO son Junín, Las Flores y Luján. En Junín, el intendente Pablo Petrecca tiene que recortar casi 11 puntos de diferencia para evitar que el massista Mario Meoni vuelva a la intendencia desde la boleta del FdT. En Las Flores, Federico Alejandro (Juntos por el Cambio) debe descontarle 24 puntos a Alberto Gelene (FdT). En Luján, el candidato de Juntos por el Cambio es Fernando Casset, que tiene la misión de remontar casi 16 puntos
que tiene a su favor el peronista Leonardo Boto.

 

Para Juntos por el Cambio, las chances más seguras de sumar nuevas intendencias están en San Miguel del Monte, donde sacó una diferencia de casi 39 puntos, con su candidato José Castro, a la intendenta Sandra Mayol (FdT). En Necochea tiene otra buena oportunidad de mitigar la sangría municipal que sufrirá. En ese distrito, logró en las PASO más de 27 puntos más que el Frente de Todos. Su candidato en esa localidad es Arturo Rojas, mientras que el intendente peronista que puede caer es Facundo López. También tiene muy buenas posibilidades de sumar la intendencia de Capitán Sarmiento, donde el extitular de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, obtuvo en las PASO ocho puntos de diferencia sobre Irma Negri, esposa del intendente peronista Oscar Ostoich.

 

Voto a voto

 

El escenario guarda algunas luchas distritales particulares, que terminaron con virtuales empates en las PASO y en las que la elección puede darse vuelta para los oficialismos. Florentino Ameghino es una de ellas. Es un distrito en el que el Frente de Todos ganó en las PASO al oficialismo de Juntos por el Cambio, pero solamente por 7 votos (3141 a 3134). Postula a Patricio García. Esa distancia mínima intentará recortar el intendente, Calixto Tellechea.

 

En Saavedra, si se repiten los resultados de las PASO, el gobierno de la municipalidad cambiará de color político y pasará a Juntos por el Cambio. Pero, con su candidato Gustavo Notararigo, se impuso tan solo por 91 votos (5556 contra 5465) al Frente de Todos, que postula al actual intendente, Hugo Corvatta.

 

Rivadavia también puede cambiar de manos si las generales funcionan como un espejo de las PASO, pero tendrá otra elección que parte de un virtual empate en la primera vuelta. El candidato del Frente de Todos, Néstor Policano, intentará defender su diferencia de solo 204 votos (5.307 a 5.103) sobre el intendente Javier Reynoso, de Juntos por el Cambio, que intentará la remontada.

Dejá un comentario