El Gobierno logró estabilizar el dólar (por ahora), pero faltan consensos con la oposición

4 de septiembre, 2019

lacunza bcra con dólares dólar margen mercados Gobierno

En la jornada de ayer se midió el efecto de las últimas medidas implementadas por el Gobierno respecto a los controles de cambio, ya que la rueda del lunes no fue considerada como representativa porque ese día fue feriado en Estados Unidos, lo cual incidió en el mercado local con un monto total operado muy bajo. El test de ayer arrojó como resultado estabilidad en la moneda estadounidense: cerró igual que en la rueda previa.

 

En el segmento mayorista, el dólar cerró en $ 55,98 para la venta, casi igual que en el cierre del lunes (dos centavos menos), mientras que en el minorista cerró exactamente igual que el lunes: $ 57 en la cotización de venta del Banco Nación y $ 58,4 en el promedio las entidades bancarias relevadas por el Banco Central (BCRA). En tanto, el dólar paralelo, que según los analistas a partir del control de cambios tomará “su propia dinámica”, retrocedió un poco respecto al lunes y osciló entre $ 60 y $ 63.

 

A diferencia del lunes, en la rueda de ayer el Banco Central sí intervino con venta de divisas. Sin embargo, no lo hizo con su habitual método de subastas, sino que vendió reservas de forma directa. “La reaparición del BCRA con ventas directas en el segmento de contado, más la ayuda de otros bancos oficiales, anestesiaron la evolución del dólar mayorista en el primer día pleno con controles en el mercado cambiario”, explicó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

 

En tanto, la tasa de interés de las Leliq (Letras de Liquidez del Banco Central) tuvo un alza de 0,5% respecto al lunes y cerró ayer en 85,7% en promedio. Por su parte, el riesgo país se mantuvo en valores similares a los días anteriores (2.531 puntos básicos). Sin embargo, el Merval mostró un importante descenso de casi 12%, arrastrado principalmente por el mal desempeño de los bancos y empresas energéticas.

 

“En el primer día con volumen completo la medida pareció haber tenido un efecto positivo respecto al ritmo de pérdidas de reservas y la volatilidad cambiaria que teníamos la semana pasada”, comentó ante El Economista Martín Vauthier, director del estudio EcoGo, que reiteró que “fue una medida bastante lógica y razonable” en este contexto.

 

“Sin lugar a dudas, creo que tendría que haber venido antes del default selectivo que se anunció la semana pasada, lo cual fue una medida errada que, estando en una crisis de confianza, generó más incertidumbre, dañó en gran medida la industria de fondos comunes de inversión y generó que muchos pesos de capital de trabajo y pesos transaccionales que no se iba a dolarizar, se terminaran dolarizando”, añadió el especialista.

 

“Como viene pasando en estos últimos días, ayer fue muy fuerte la demanda de dólares billetes por parte de los bancos al Banco Central ante la salida de depósitos”, señaló Vauthier. “Todavía el mercado sigue a la espera de señales de coordinación entre el Gobierno y la oposición, para transitar este tramo hasta las elecciones de octubre, y sobre todo por lo que venga a partir de diciembre en cuanto a cuál va a ser el programa económico. Es muy importante que se den certezas en ese sentido”, resaltó. “Mientras siga estando esta incertidumbre va a seguir la inestabilidad en el mercado de cambios”, añadió.

 

Por su parte, Adrián Yarde Buller, economista jefe del Grupo SBS, en diálogo con El Economista señaló que, aunque puede ser anticipado calificar el impacto de las nuevas medidas, destaca que la situación está bastante más tranquila respecto las últimas semanas “e incluso se ve cierta tendencia a la apreciación”.

 

“Esto tiene sentido en un marco en el que los flujos comerciales son positivos y las presiones financieras se moderaron con las medidas del fin de semana. Lógicamente, comenzó a verse una incipiente brecha entre el tipo de cambio mayorista y el implícito en los precios de los activos financieros, aunque por ahora es poco significativa”, señaló Yarde Buller.

 

“En cuanto a las tasas de interés, la lectura es más bien mixta ya que la tasa que se paga por las Leliq sigue subiendo, pero las implícitas en el mercado de futuros se desplomaron, todo esto en un contexto en el que el mercado de bonos en pesos perdió sentido como referencia. Finalmente, los bonos en dólares quedaron prácticamente estables y esto tal vez fue un poco sorpresivo, teniendo en cuenta que las medidas del fin de semana ayudan a cuidar el stock de reservas. No obstante, es posible que en este espacio los flujos estén pesando mucho”, afirmó Yarde Buller.

 

Más dólares en bancos

 

El BCRA flexibilizó la posición de los bancos en dólares para que las sucursales tengan mayor liquidez para darle a los ahorristas en caso de que fuera necesario. La flexibilización consiste en que no se computará en la fórmula el efectivo que tienen en las cajas en las sucursales. La norma anterior indicaba que la posición diaria en moneda extranjera no podía superar el importe de US$ 2,5 millones o 5% de la Responsabilidad Patrimonial Computable del mes anterior.

 

Ante el actual escenario, en el cual hay incertidumbres por parte de los ahorristas, con esta medida la entidad que preside Guido Sandleris busca profundizar en transmitir tranquilidad a los clientes en general y especialmente a aquellos que por estos días deseen retirar los fondos de sus cuentas.

 

Ayer, las reservas del Banco Central finalizaron en US$ 52.149, según informó la entidad monetaria en su resumen diario de Variables Financieras. Con este resultado, las reservas quedaron US$ 995 millones por debajo del cierre del lunes, cuando terminaron en US$ 53.144 millones. Según el BCRA, esta caída está justificada parcialmente en la decisión de habilitar a los bancos a tener más dólares en la sucursales.

 

Proyecto de Ley

 

El Gobierno no logra consenso con la oposición para tratar el proyecto de ley de renegociación de la deuda. Los integrantes del bloque de senadores nacionales de Juntos por el Cambio mantuvieron ayer una reunión en la que fueron informados de que el Poder Ejecutivo aún no ha definido cuando enviará al Congreso el proyecto sobre reprogramación de los pagos de la deuda adquirida con el FMI, según informaron fuentes parlamentarias.

 

El Gobierno está “buscando consenso con las otras fuerzas políticas” para mandar la iniciativa, informó el presidente Provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo. Según las fuentes de esa bancada, el Ejecutivo pretende que el proyecto sea acordado para evitar un revés en el Congreso, lo cual generaría más turbulencias en el mercado financiero.

 

Además, recordaron que en poco más de diez días el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, deberá asistir al Congreso para presentar el proyecto de Ley de Presupuesto 2020. El funcionario había sido citado a la Comisión Bicameral de Seguimiento de la Deuda para hoy, pero su asistencia fue cancelada cuando el Gobierno decidió tomar un tiempo más para confeccionar este proyecto de ley.