El Gobierno, aliviado por las medidas para frenar el dólar

5 de septiembre, 2019

lacunza dólar

Por el momento, la última medida del Gobierno respecto al control de cambios ha logrado el principal objetivo del Ejecutivo después de las elecciones primarias: mantener estable la cotización del dólar, luego de que se disparara fuertemente tras los resultados de las PASO y de que su intento por frenarla generara importantes pérdidas de reservas. Ayer, durante la tercera jornada con las nuevas medidas, la moneda estadounidense se mantuvo prácticamente sin cambios respecto a la rueda anterior.

 

En el segmento mayorista, el dólar para la venta cerró en $ 56, sólo dos centavos por encima de la cotización del martes, mientras que en el minorista cerró exactamente igual que en la jornada previa: $ 57 en las pantallas del Banco Nación y $ 58 en el promedio las entidades bancarias relevadas por el Banco Central (BCRA), mostrando una leve baja de 0,4 respecto al promedio del martes. Por su parte, el dólar paralelo, que desde que se aplicaron las últimas medidas su cotización tomó cierto nivel de relevancia, siguió retrocediendo respecto a las jornadas anteriores y se ubicó en torno a los $ 60.

 

Durante la rueda de ayer, nuevamente, el BCRA intervino con ventas de contado y de forma directa, no con su método habitual de subastas que utilizó hasta la semana pasada. “Por segunda jornada consecutiva, la autoridad monetaria participó en forma directa en el desarrollo de las operaciones con ventas que abastecieron la demanda y limitaron la evolución del tipo de cambio”, explicó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

 

Con esta nueva metodología, la cifra con la que interviene la entidad que preside Guido Sandleris no es de público conocimiento, como lo era con las subastas. Sin embargo, según estimaron desde ABC Mercado de Cambios, el monto vendido ayer por el Central habría sido menor a los US$ 50 millones, un valor muy inferior comparado con las ventas oficiales de la semana pasada, que estuvieron en torno a los US$ 300 millones por día.

 

Por su parte, las reservas internacionales del Banco Central finalizaron ayer en US$ 51.744 millones, de acuerdo con lo informado por la entidad monetaria en su resumen diario de variables financieras. Con este resultado, las reservas disminuyeron US$ 405 millones respecto al resultado del martes, cuando contabilizó US$ 52.149 millones. La caída de las reservas en los últimos dos días, según explicó el BCRA, está relacionada parcialmente con la decisión de habilitar a los bancos a tener más dólares en la sucursales para garantizar la liquidez de la moneda estadounidense a los ahorristas.

 

En tanto, la tasa de interés de las Leliq (Letras de Liquidez del Banco Central) tuvo otra leve alza respecto al martes y cerró ayer en 85,9% en promedio. Por su parte, el riesgo país, que se mantiene en niveles muy altos, mostró una baja de más de 7% al ubicarse en 2.338 puntos básicos. Por su parte, el Merval, que el martes había caído casi 12% arrastrado principalmente por el mal desempeño de los bancos y empresas energéticas, ayer mostró una recuperación de 7%.

 

Macri

 

Ayer, durante un evento de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), el presidente Mauricio Macri se refirió por primera vez a los controles cambiarios implementados esta semana. “Son medidas que no nos gustan y que sólo se justifican en la emergencia y durante un tiempo limitado”, aseguró el Mandatario, y afirmó que su aplicación se realizó con el propósito de “evitar daños mayores”.

 

Macri señaló las tensiones cambiarias que se desataron a partir de los resultados de las elecciones primarias, además del derrumbe de las acciones y la triplicación del riesgo país, y en ese sentido aseguró que el objetivo actual del Gobierno es “reducir esa vulnerabilidad y poder llevarles tranquilidad a todos los argentinos”.

 

Por el momento, el Gobierno se muestra satisfecho con el efecto generado tras el control de cambios. Tras la implementación de las medidas, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, indicó que las mismas “dieron el resultado esperado” en términos de “poner calma” en el mercado y apuntó que “los niveles actuales del tipo de cambio”, en torno a los $ 57, “son más que suficientes” para mantener la estabilidad.