Estados Unidos redujo el déficit comercial en julio

4 de septiembre, 2019

EEUU inflación trump Estados Unidos

El déficit en el comercio internacional de bienes y servicios de los Estados Unidos bajó 2,7% de US$ 55.500 millones en junio a US$ 54.000 millones en julio, con una caída de las importaciones desde China, según informó hoy el Departamento de Comercio. El dato resultó algo superior a las previsiones de los analistas, que habían anticipado un déficit de US$ 53.400 millones.

 

En los primeros siete meses del año el desequilibrio fue 8,2% mayor que el registrado en el mismo período de 2018. El resultado fue consecuencia de un incremento del 0,6% de las exportaciones (hasta los US$ 207.400 millones) y una caída del 0,1% de las importaciones (US$ 261.400 millones).

 

Se registró una diferencia entre las compras al exterior de bienes de capital, que cayeron, poniendo en evidencia una menor inversión por parte de las empresas, y los bienes de consumo que subieron en línea con otros indicadores que muestran que los gastos de los consumidores siguen sostenidos apoyados en un mercado de trabajo sólido. Las perspectivas para las exportaciones estadounidenses no son muy alentadoras como consecuencia del menor crecimiento de sus socios comerciales y la fortaleza del dólar frente al resto de las monedas.

 

Asimismo, el intercambio con China se sigue reduciendo dejando en claro el impacto que tiene el conflicto entre ambos países. En julio, las exportaciones de Estados Unidos se redujeron 2,7% y las importaciones 1,9% y en los primeros siete meses de 2019, el superávit comercial de China fue de US$ 209.500 millones mientras que en el mismo período del año pasado había alcanzado a US$ 234.900 millones.

 

El comercio entre ambos países podría reducirse aún más en los próximos meses, después de que tanto EE.UU. como China implementaran nuevos aranceles el pasado 1 de septiembre. El Gobierno de Donald Trump impuso un gravamen del 15% a las importaciones de ropa, herramientas, productos electrónicos y otros productos de China, mientras que Pekín tomó represalias con nuevos aranceles a la soja, el petróleo crudo y productos farmacéuticos de los Estados Unidos.

 

Es un dato más que ratifica la desaceleración del comercio global que llevará a qué la economía crezca menos este año. Según el FMI, lo hará a una tasa de 3,2% mientras que en 2018 se expandió al 3,6%.

 

Por otra parte, la Reserva Federal presentó ayer el Libro Beige que mostró que la economía de Estados Unidos creció a un ritmo modesto en las últimas semanas. Sin embargo, en el informe publicado antes de la reunión que la Fed que se realizará los días 17 y 18 de septiembre, en la que se espera una rebaja de las tasas de interés para contrarrestar la desaceleración económica, sugiere que las empresas estadounidenses no esperan una recesión pronto.

 

“Si bien las preocupaciones por los aranceles y la incertidumbre comercial continuaron, la mayoría de las empresas se mantuvo optimista sobre las perspectivas a corto plazo”, se afirma en Libro.

 

Beige en el que se vuelca distintos tipo de información económica recolectada por los doce bancos regionales que conforman el sistema de la Fed.