Dólares de todos los colores, Bolsa débil y bonos firmes

10 de septiembre, 2019

BCRA, reservas

Por Luis Varela

 

Tal como sucede desde hace varias ruedas, cada vez que el mercado financiero argentino muestra una tendencia hacia la mejora, algo que le podría dar alguna esperanza a Mauricio Macri para conseguir la ilusión de llegar a un balotaje, diferentes representantes de la oposición se encargan de emitir noticias estruendosas, que generan alergia en los inversores, nuevas decisiones de fuga del mercado local, lo cual apaga la suba que se venía amagando.

 

Durante el fin de semana la que se encargó de poner en el tablero de la discusión diferentes alternativas para lo que puede ser Argentina de 2020 en adelante fue la mismísima Cristina Kirchner, quien salió a plantear, de manera abierta, la necesidad de transformar al país, con un nuevo contrato social.

 

Con esas voces disonantes, se inició ayer la segunda semana con control de cambios, en un mercado completamente enrarecido que tiene cada vez más operaciones laterales, que van surgiendo para “puentear” las barreras que intenta poner el Gobierno. Para esquivar los controles, además del habitual dólar oficial minorista y del dólar mayorista, y el dólar blue, también se multiplica el contado con liquidacion, el dólar mep, el dólar contra bonos, el dólar contra acciones, el dólar bitcoin y hasta el dólar Montevideo, con precios que van desde un piso de $ 56, hasta un techo no muy lejos de los $ 100, según el apuro del cliente de turno.

 

Más allá de todo eso, sin ventas oficiales, el dólar oficial minorista subió ayer 13 centavos hasta $ 58,15, pero el blue no cambió: terminó a $ 59 igual que el viernes. Pero hubo una suba de 20 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 56,20. Y son tan fuertes las diferencias, que se pueden hacer idas y vueltas en diferentes cananes, con arbitrajes legales que llegan a entregar diferencias de hasta el 11%.

 

La enrarecida situación política, con todas las encuestas planteando que Alberto Fernández se alzará con el triunfo en primera vuelta, hace que muchos inversores sigan retirando sus dólares de los bancos, y muchos expertos plantean que la inflación en pesos seguirá dando problemas. Inclusive algunos privados ya estiman que la inflación será la más alta en 27 años por devaluación pos PASO. De ese modo, el goteo de reservas por salida de depósitos sigue: el Banco Central perdió ayer otros US$ 307, quedan US$ 50.642 millones.

 

En el exterior el dólar estuvo mixto: subió 0,8% en Brasil, 0,5% en Chile, 0,3% en Japón y 0,2% en México, pero bajó 0,2% contra el euro y 0,6% frente a la libra. Y eso tuvo sus efectos en Argentina con una suba de 34 centavos para la libra esterlina hasta $ 69,14, un aumento de 12 centavos para el euro hasta $ 61,88 y una baja de 7 centavos para el real hasta $ 13,67.

 

En medio de todos esos movimientos, los operadores insisten con que el Banco Central sigue perdiendo reservas, pero en este momento no son fondos para defender el tipo de cambio: toda la reducción fue por salida de depósitos, ya que el Central no operó absolutamente nada para intervenir en el mercado. Pero lo decisivo es que en pérdida de reservas, 2019 ya es el peor año desde la crisis de 2001, a pesar de los fuertes préstamos que realizó el FMI.

 

Además de todos estos movimientos, posicionándose frente a las políticas que podrán aplicar los peronistas-kirchneristas desde el 10 de diciembre, la mayoría de los bancos están cortando diferentes líneas de financiamiento: es decir, ya empieza a cortarse todo tipo de crédito para las empresas argentinas. No hay mercado voluntario externo, no hay inversores voluntarios internos. Y el nuevo gobierno deberá sentarse con el Fondo, para intentar seguir funcionando con respirador, como está haciendo Macri desde hace veinte meses.

 

Con ese marco, las tasas de interés siguen subiendo. Ayer el Banco Central le pagó a los bancos por las Leliq tasas del 85,978% anual promedio, con máximo del 86%. Y detrás de eso, la tasa de los plazos fijos sigue escalando, hasta llegar a un nuevo récord: pagaron 58,5% anual por plata chica y 63% por plata grande.

 

Por supuesto, todos estos valores tan irregulares generan cambios de posición en los observadores. Una encuesta sostenía ayer que siete de cada diez argentinos creen que Macri perderá en octubre. Y con ese escenario, la agencia calificadora Moody’s puso en “revisión a la baja” 175 fondos de renta fija argentinos.

 

A pesar de todo eso, debido a que sobre el 100% de la deuda, sólo el 40% es con privados, y por la escasa cotización que tienen en el mercado (cerca del 45% de su valor real), muchos fondos de inversión globales siguieron comprando bonos argentinos, en un marco en el que ayer se observó una baja para los bonos ingleses, de Estados Unidos y de Italia, con mejora para los de de Australia.

 

Con doble volumen, la suba de los bonos argentinos continuó, pero mucho más moderada que lo anotado durante el jueves y el viernes pasado. El 80% de lo operado en bonos se transó en tres papeles: AY24 61%, TC21X 10% y AF20X 8%. Y hubo saltos del 9% al 19,6% para los bonos A2E7, AY24Y, TC21X, AY24D, TC21Z, TVPY, AC17C y PARP. Y una caída del 28% para el bono AF20X, baja del 12,6% para el bono DICPC y descenso del 10% para el bono PR13. Con el riesgo país cerrando en 2.060 puntos, luego de haber estado en 1.960 unidades en la apertura.

 

Los mercados bursátiles globales estuvieron casi neutros. Wall Street actuó mixto: suba del 0,1% para el Dow, S&P sin cambios y Nasdaq 0,2% abajo. Al tiempo que se observó una suba del 0,2% en la Bolsa de San Pablo y una baja del 0,1% en la de México.

 

Lejos del clima positivo de los bonos, las acciones argentinas siguen mostrando cierta pesadez, ya que sin financiamiento nadie sabe cómo harán los Fernández para poder movilizar el mercado interno. Ayer, el 80% de lo operado en acciones en la Bolsa porteña se transó en ocho papeles: YPF tuvo el 31% de las operaciones totales y G.F. Galicia el 24% del total negociado. Así, con poco volumen ($ 625 millones), el índice S&P Merval bajó 1,7%. Y en los extremos se vieron subas de entre 2,5% y 5,6% para Costanera, Agrometal, Polledo, TGN, Holcim, Morixe, Clarín, Grupo Oeste, Molinos,Ternium, Boldt y Tenaris. Mientras que se registraron bajas del 3% al 8,6% para Juramento, Celulosa, YPF, Banco Patagonia, Río Preferida, Aluar, Capex, Metrogas y Casado. Mientras que entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York el clima fue mixto, con suba del 9% para IRSA P, alzas del 1% al 3% para Tenaris, Ternium, Bunge e Irsa I; y bajas del 1% al 3,8% para YPF, Globant, Cresud y Telecom.

 

Finalmente, en commodities los movimientos fueron importantes, con un salto del 2,6% para el petróleo, hasta US$ 58 por barril. Los metales preciosos estuvieron en descenso: la onza de plata cedió 1,3% y el oro bajó 0,5%. Los metales básicos actuaron mixtos: aluminio y níquel suben 0,9%, pero el cobre cedió 0,3%. En Chicago hubo una mínima suba para la soja, trigo sin cambios y baja del 0,5% para el maíz. En Rosario se vio una baja del 2,5% para el trigo y un descenso del 1,8% para la soja. Y el bitcoin bajó 0,7%, con mermas mayores para el resto de las criptomonedas.