La crisis chubutense sigue empantanada

26 de septiembre, 2019

CRISIS CHUBUT

El Ministerio de Economía de Chubut fue ayer un nuevo objetivo para las protestas permanentes en las que está envuelta la provincia. El acceso a esa sede gubernamental estuvo bloqueado durante varias horas por manifestantes, que lo liberaron pasado el mediodía. El estancamiento fue ayer la tónica del prolongado conflicto entre el gobernador Mariano Arcioni y los empleados estatales. La conformación de una mesa negociadora, con representantes de diversos sectores de la sociedad provincial es el objetivo futuro del mandatario.

 

El bloqueo del ingreso al Ministerio de Economía (y también a otras dependencias que funcionan en el mismo edificio, como el Ministerio de Infraestructura y la Fiscalía de Estado) comenzó ayer por la mañana, y se levantó a las 13, “tras la presentación de una denuncia por parte de la Fiscalía de Estado”, afirmó a El Economista una fuente del gobierno de Chubut.

 

Los manifestantes que impidieron el acceso a la cartera económica eran mayoritariamente docentes, aunque no están enrolados en la Asociación de Trabajadores de la Educación del Chubut (Atech), el gremio que protagoniza gran parte de las protestas en la provincia por los pagos escalonados de salarios. El pedido de esos manifestantes, según consignó la agencia Télam, era que los diputados separen de su cargo al gobernador. “Pedimos que urgente los diputados sesionen y lo echen a Arcioni”, dijo la vocera del grupo, Florencia López. En el Ministerio de Educación y en la Legislatura, hay acampes de manifestantes.

 

Con el calendario escolar fuertemente afectado por las diez semanas consecutivas sin clases en la provincia, los docentes también mantenían (hasta la medianoche de ayer) el bloqueo a la playa de tanques de YPF en Comodoro Rivadavia. El gobierno de Chubut quiere compensar los días perdidos extendiendo el ciclo lectivo hasta el 19 de diciembre y con clases los sábados, además de proponer que el nuevo período escolar se anticipe y comience en el mes de febrero del año próximo.

 

Mañana, Arcioni debe depositar los sueldos al “tercer rango” de los empleados estatales, integrado por aquellos que cobran sueldos superiores a los $ 65.000. El gobernador trabaja en la conformación de una mesa mediadora, integrada por referentes de la provincia, entre los que está el obispo de Comodoro Rivadavia, Joaquín Gimeno Lahoz. Esa mesa “se está conformando”, indicaron a El Economista desde el gobierno provincial.