Bono oficializado, bronca pyme y reacción de Larreta y Vidal

27 de septiembre, 2019

bono sica larreta vidal

Habrá bono para trabajadores privados y también para los empleados estatales porteños. En paralelo, se inyectará efectivo por adelantado en los bolsillos de los docentes bonaerenses. Esas son las tres decisiones que se acumularon ayer alrededor del objetivo del Gobierno de promover medidas para paliar las consecuencias de la crisis económica.

 

Las condiciones de pago del bono de $5.000 para trabajadores del sector privado quedaron formalmente definidas ayer, con la publicación del decreto pertinente en el Boletín Oficial. Sin embargo, su efectivización está envuelta en dudas por reparos que plantearon agrupaciones que representan a pymes.

 

Por separado, la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Fecoba) y 22 cámaras y uniones del sector pyme plantearon que el pago del bono es imposible o, al menos, complicará aún más las arcas empresarias, a las que califican en estado de “emergencia”. Todas las organizaciones que firmaron estos pronunciamientos consideraron que el bono debería haberse establecido como pago a cuenta del IVA, o de otros impuestos.

 

Fecoba resaltó que, aunque “resulta imperioso incrementar el poder adquisitivo de los trabajadores para activar el consumo y oxigenar la economía familiar, las pymes locales atraviesan un escenario de caída de ventas y escasa rentabilidad, que vuelve casi imposible asumir la nueva obligación sin enfrentar mayores complicaciones”. En un comunicado, la federación planteó que “la asignación de $ 5.000 para empleados del sector privado complicará el panorama de muchas pymes”.

 

“Las pequeñas y medianas empresas hubiesen visto con buenos ojos un pago a cuenta de IVA, y/o de cargas patronales, y/o cualquier otro impuesto, cuyos vencimientos operasen el mismo mes en que debería ser abonada la anunciada asignación”, remarcó Fecoba en el documento que difundió. Igualmente, recomendó que los empresarios aprovechen la instancia de negociación que les habilita el decreto para pagar el bono: “Consideramos conveniente que los empleadores acuerden con sus empleados la mejor (o la menos perjudicial) forma de abonar el adelanto, teniendo en cuenta las posibilidades de la empresa y las urgencias del trabajador”.

 

Fecoba planteó que “la asignación de $ 5.000 para empleados del sector privado complicará el panorama de muchas pymes”.

 

A ese reclamo de Fecoba se sumó la resistencia de una veintena de organizaciones, entre las que figuran la Asamblea de Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme) y la Confederación General Económica (CGE), entre otras, que directamente remarcaron que el bono es impagable. “Queremos, pero no podemos”, titularon estas entidades su comunicado crítico, en el que remarcaron que hay pymes “en estado de emergencia, y otras, en estado terminal”.

 

Tras remarcar, como Fecoba, la conveniencia de que el bono se hubiera podido descontar del pago de impuestos, estas organizaciones subrayaron que “es el Estado el que debe asegurar la calidad de vida de la población, defendiendo el trabajo y la producción nacional, por lo cual las medidas aisladas que recaigan y sean soportadas por un solo actor de la economía y sin formar parte de un proyecto de crecimiento y desarrollo, no solo no resuelven el problema, sino que contribuyen a agravarlo”.

 

Ayer se publicó el decreto del bono en el Boletín Oficial. En el texto, quedó explicitado que se trata de una suma que “se abonará en el mes de octubre de 2019 o en los plazos, cuotas y condiciones que establezcan las partes signatarias de los convenios colectivos de Trabajo”; que “cuando la prestación de servicios fuere inferior a la jornada legal o convencional, los trabajadores percibirán la asignación en forma proporcional”, y que el bono “se compensará en las próximas revisiones salariales”.

 

Dinero porteño y bonaerense

 

El bono nacional para trabajadores privados se derramó sobre empleados estatales. Es el caso de los municipales porteños y de los docentes bonaerenses, que también recibirán en octubre sumas extra por decisiones que tomaron Rodríguez Larreta y Vidal.

 

El jefe de Gobierno porteño estableció el pago de un bono de monto idéntico al de los privados para los empleados estatales porteños. Será para trabajadores de la planta permanente y también de la transitoria, y se pagará el 18 de octubre. Será a cuenta de las próximas paritarias. Alcanzará a un total de 160.000 trabajadores.

 

Vidal decidió adelantar el pago de la cláusula gatillo a los docentes de la provincia de Buenos Aires. La gobernadora anticipará en octubre el pago del ajuste por inflación correspondiente a los meses de julio y agosto. En el acuerdo paritario que destrabó un largo conflicto con los gremios de maestros, el gobierno bonaerense acordó actualizar automáticamente los salarios por inflación.

 

***

Mercantiles, en cinco cuotas

El Sindicato de Comercio, que conduce Armando Cavalieri, llegó ayer a un acuerdo con las cámaras empresariales del sector para el pago del bono de $ 5.000 establecido por el Gobierno. Las empresas del sector podrán abonarlo hasta en cinco cuotas consecutivas, de $ 1.000 cada una. Además, se acordó un aporte porcentual del 6% de ese pago para la obra social mercantil (Osecac). Rubricaron el acuerdo con Cavalieri representantes de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, la Confederación Argentina de la Pequeña y Mediana Empresa y la Unión de Entidades Comerciales Argentinas. El compromiso quedó a la espera de la homologación por parte del Gobierno Nacional.