Bahamas arrasada tras paso del huracán Dorian: tensión por interés chino en ayudar

5 de septiembre, 2019

Bahamas arrasada tras paso del huracán Dorian: tensión por interés chino en ayudar

Las Bahamas pronto buscarán miles de millones en ayuda extranjera después del paso arrasador del huracán Dorian, y la administración Trump está considerando las implicaciones de seguridad nacional si China se apresura a ayudar.

 

China viene proyectando poder en todo el mundo a través de su gasto en infraestructura, y esto creará una apertura para inversiones masivas cerca de las aguas estadounidenses.

 

Las fuentes le dijeron a CNN que Estados Unidos está trabajando con funcionarios de las Bahamas para ayudarlos a navegar por la burocracia para buscar vías de asistencia.

 

Fuentes de la administración Trump dicen que es demasiado pronto para conversaciones detalladas sobre cómo podría desarrollarse la rivalidad con China después del huracán.

 

Pero los funcionarios involucrados en la diplomacia, la seguridad nacional y la asistencia extranjera entienden que será parte de la ecuación después de la respuesta inicial.

 

El sitio oficial de turismo de Bahamas tiene una página completa sobre “Nuestra proximidad a los Estados Unidos”, con una isla a 50 millas de la costa de Florida” y Nassau, la capital, a “45 minutos viaje en avión desde Miami”.

 

La Iniciativa Belt and Road del presidente chino, Xi Jinping, entrelaza a su nación con países de Asia, Europa y África mediante la inversión en puertos, ferrocarriles, redes eléctricas, gasoductos, oleoductos y otros desarrollos masivos de infraestructura.

 

El enfoque del presidente Donald Trump hacia las Bahamas podría estar conformado por una política exterior que incluye el apoyo al cambio de régimen en Venezuela; interés en comprar Groenlandia a Dinamarca; las tratativas para limitar el alcance del gigante chino de telecomunicaciones Huawei a Estados Unidos y sus aliados; y la guerra comercial con Beijing.

 

El primer ministro bahameño, Hubert Minnis, se encontraba entre los líderes caribeños que visitaron a Trump en Mar-a-Lago en marzo después de acordar apoyar a Estados Unidos en su cruzada con el líder opositor venezolano Juan Guaidó.

 

A cambio, Trump prometió mejores préstamos e inversiones estadounidenses. La Casa Blanca anticipó la cumbre diciendo que Trump está “trabajando con países de la región para fortalecer nuestra cooperación en seguridad y contrarrestar las prácticas económicas depredadoras de China”.

 

Entre líneas, Huawei se pasó años invirtiendo en infraestructura y hardware de telecomunicaciones en los países del Caribe, incluidas las Bahamas. Luego del desastre provocado por el huracán, grandes extensiones del cableado de las Bahamas fueron destruidas y deben ser restauradas.