Audiencia pública por nuevo gasoducto

4 de septiembre, 2019

Vaca Muerta exportaciones negocios Neuquén

La Secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente de la provincia de Neuquén convocó para hoy a una audiencia pública para analizar el impacto ambiental que tendrá el tendido de un gasoducto y oleoducto de seis pulgadas de diámetro y 14,9 kilómetros de extensión en el área de concesión de la estatal YPF denominada La Ribera, en los yacimientos no convencionales de hidrocarburos de Vaca Muerta.

 

La audiencia por el nuevo proyecto, que implica un tendido que llevará la producción de crudo de YPF desde el área La Ribera hasta el punto de procesamiento temprano en Loma Campana, se desarrollará hoy al mediodía en instalaciones del Hotel del Sol, ubicado en la localidad neuquina de Añelo.

 

El Gobierno provincial citó a la población de la localidad y toda su área de influencia, así como también a los interesados en general, con el fin de que todos los concurrentes expresen su parecer sobre la iniciativa.

 

El tendido tendrá seis pulgadas de diámetro y 14,9 kilómetros. Irá desde el área La Ribera hasta Loma Campana.

 

A la audiencia pública, que tiene carácter no vinculante según la legislación vigente, debe comparecer en forma obligatoria YPF, la empresa que propone el proyecto.

 

La producción del área La Ribera alcanza alrededor de 400 metros cúbicos por día de crudo, equivalentes a unos 2.500 barriles de petróleo, según datos de la petrolera.

 

Además el Gobierno Nacional, lanzó el mes pasado la licitación pública nacional e internacional por el nuevo gasoducto que conectará la producción de Vaca Muerta y tendrá dos etapas con una inversión total cercana a los US$ 2.000 millones.

 

Primer tramo

 

El primer tramo irá de Tratayén, en Neuquén, a la localidad de Salliqueló (Buenos Aires), de 570 kilómetros, con conexión al ducto que tiene TGS. Y una segunda etapa de 440 kilómetros, que continúa al norte de la provincia, hasta la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, donde conectará con el gasoducto de TGN.

 

El gasoducto tendrá una capacidad para trasladar 40 millones de metros cúbicos diarios. En mayo, por ejemplo, la producción de gas natural proveniente de la cuenca neuquina fue de 84,54 millones de m3/d.

 

La obra en su conjunto costaría alrededor de US$ 2.000 millones, según las estimaciones oficiales. El primer tramo tendría un costo de US$ 800 millones, que será financiado por tres actores: US$ 500 millones aportaría la Ansés a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) –que obtuvo liquidez con las ventas que realizó Ieasa (ex-Enarsa) de las centrales Brigadier López y Ensenada de Barragán–, US$150 millones se podrían conseguir con un préstamo de la agencia estatal estadounidense OPIC y el resto lo financiaría el consorcio adjudicatario.

 

Por este gasoducto, el Gobierno busca sacar el gas de Vaca Muerta, transformarlo en GNL en Bahía Blanca y así poder exportarlo a los principales mercados. Para ello YPF ya monto una barcaza de licuefacción para convertir el gas en esa localidad.