Atentado con drones a pozos petroleros en Arabia Saudita: Aramco opera al 50%

15 de septiembre, 2019

Atentado con drones a pozos petroleros en Arabia Saudita: Aramco opera al 50%

Un atentado terrorista contra dos de las principales instalaciones petroleras de Arabia Saudí, propiedad del gigante estatal Aramco, provocaron incendios masivos en la mayoría de los pozos petroleros con ataques a través de diez drones, que avivan la escalada de tensión en la región desde que hace cuatro meses comenzaran los sabotajes contra petroleros e instalaciones de procesamiento de crudo.

 

Lo que parece ser el ataque rebelde más devastador de Yemen Houthi contra Arabia Saudita hasta la fecha, tuvo lugar de la noche a la mañana del sábado en la instalación de procesamiento de petróleo más grande del mundo a medida que aparecían impresionantes videos de explosiones masivas que sacudían las principales instalaciones de Aramco Buqyaq.

 

 

En tanto, las autoridades anunciaron hoy una reducción de la producción en Aramco, la principal del mundo, en un 50%, unos 5,7 millones de barriles, tras el ataque, informó la agencia Efe.

 

El cierre de la producción equivale aproximadamente al 5% de la producción diaria mundial de petróleo crudo. El reino saudí produce 9.8 millones de barriles por día.

 

Según un comunicado del Ministerio de Exteriores saudí difundido en su cuenta de Twitter, el príncipe heredero Mohamed bin Salman ha trasladado al presidente de EE,UU. Donald Trump que cuentan con “la voluntad y la capacidad para afrontar y tratar esta agresión terrorista”.

 

Por su parte, el presidente estadounidense se ha mostrado dispuesto a colaborar con Riad en “todo” aquello que ayude a su seguridad y estabilidad, al tiempo que confirmó el impacto de los ataques de esta mañana en la economía de EEUU y el mundo.

 

El secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo no dudó en acusar a Irán de los sabotajes e incendios que calificó de “un ataque sin precedentes contra el suministro de energía internacional” en una coyuntura marcada por “las llamadas a rebajar la escalada de violencia”.

 

 

“No existe ninguna prueba de que los ataques procedan de Yemen”, dijo en alusión a los rebeldes. Y agregó: “Teherán se halla detrás de cerca de un centenar de ataques contra Arabia Saudí mientras Rohani y Zarif fingen apostar por la diplomacia”.

 

En respuesta a estas acusaciones, el Ministerio de Asuntos Exteriores iraní negó el domingo la implicación de su país en los ataques, y denunció planes de los servicios de inteligencia para “destruir la imagen” de Irán, según Efe.

 

Si bien Aramco aseguró que puede restaurar la producción rápidamente, en caso de que no pueda, el mundo está analizando un déficit de producción de hasta 150 MM de barriles mensuales, lo que podría elevar el petróleo a los tres dígitos. Justo lo que ordenó la OPI de Aramco.