Alberto prometió giro en política exterior

6 de septiembre, 2019

Alberto Fernández

Fue la jornada más política de su visita como candidato del Frente de Todos a la presidencia de la Nación. Alberto Fernández visitó ayer el Palacio de la Moncloa, donde se encontró con el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez. Allí conversó sobre el vínculo bilateral y la situación económica de la Argentina. Y, más tarde, se presentó en el Congreso de los Diputados del país europeo donde se refirió a los procesos de integración entre América Latina y Europa. Con definiciones fuertes sobre la forma de relacionarse con el mundo del presidente Mauricio Macri, su rival en las generales, y sobre el giro necesario que tiene que dar el país en política exterior desde el próximo 10 de diciembre.

 

“Para que Latinoamérica florezca como continente tiene que actuar como tal. Estar separados nos debilita. Nuestra tarea es reconstruir la unidad latinoamericana en términos de nuestros intereses económicos. Lo mejor para enfrentar la globalización es estar unidos. El Mercosur no está funcionando bien”, señaló el candidato en una de esas definiciones. En ese sentido, se comprometió a trabajar por la integración comercial con Europa, aunque “no a costa de seguir perjudicando a la Argentina”. Y se refirió a la profundización de las asimetrías entre unos y otros durante los últimos años.

 

Entre los cuestionamientos, Fernández sumó la pertenencia del país al Grupo de Lima. “El hecho de que Argentina sea parte del Grupo de Lima y estar tan condicionados a las políticas estadounidenses nos ha hecho retroceder mucho como país”, sostuvo el candidato. Y sostuvo que su administración, de ser electo, tendrá una relación madura con la potencia presidida por Donald Trump, pero no se subordinación. “Tenemos que entender también que Argentina encontró siempre su primer vínculo en Europa y tenemos que volver a volcar nuestra mirada a Europa”, agregó.

 

“Nuestra tarea es reconstruir la unidad latinoamericana en términos de nuestros intereses económicos”, dijo Fernández.

 

Respecto al tema de la deuda externa, Fernández ratificó el compromiso de pago del país, pero dentro de sus posibilidades. “Tenemos que salir de la deuda con racionalidad y la comprensión de todos. Salir será difícil. Vamos cumplir y honrar las deudas como siempre, pero no nos pidan que lo hagamos a costa de más deterioro de nuestra gente y postergando más a los argentinos, porque ya mucha postergación tienen los argentinos”, afirmó.

 

 

Asimismo, criticó el acuerdo del gobierno de Macri con el FMI y la decisión posterior de “reperfilar” la deuda. “Inexplicablemente la Argentina está otra vez a merced del fantasma de la deuda”, dijo al recordar el “enorme esfuerzo que hizo la sociedad para sacarse ese lastre” durante el gobierno de Néstor Kirchner que él integró como su jefe de Gabinete.

 

Entre los temas de política regional, Fernández también se refirió a las distintas causas judiciales contra líderes o expresidentes. “Tenemos que preocuparnos por el Estado de derecho. Hubo una manipulación judicial importante y se generaron detenciones arbitrarias”, afirmó el candidato, quien cuestionó la causa que lo tiene detenido a Lula Da Silva. “Hubo detenciones arbitrarias e imperdonables. Lo que pasó con Lula, lo que pasó con Correa, lo que vivió Cristina todos estos años ha sido una persecución sistemática de un sistema judicial que construyó teorías para favorecer su procesamiento”, dijo.

 

En cuanto a la política local, señaló que Argentina es el primer país del continente que se puso de pie y reaccionó frente a las “políticas neoliberales”. “Creo que la Argentina no está condenada a exportar productos primarios, como cree el Gobierno. Nosotros seguimos soñando que la Argentina vuelva a industrializarse”, trazó como horizonte posible. “Al cabo de estos años hemos visto deteriorado todos los indicados sociales de la Argentina, hemos visto multiplicar por dos el desempleo, hemos visto a la pobreza crecer 20 o 30%. Cuando termine el mandato actual, habrá un 40% de pobres, una economía en recesión y una inflación anual de 57%”, trazó como balance de la gestión de Macri.

 

Fernández cerrará su agenda en Europa con una breve estadía en Portugal para entrevistarse con el primer ministro de ese país, el socialista Antonio Costa.