Fue una rueda complicada, pero menos de lo esperado

24 de septiembre, 2019

BCRA, reservas

Por Luis Varela 

 

A cuatro semanas y media de la elección presidencial, el mercado argentino tuvo ayer un mal resultado para las acciones y los bonos, pero puede decirse que hubo un aprobado en lo que hace a los niveles del dólar y de las tasas de interés.

 

La parada del inicio de la semana era bien compleja, porque ayer el Gobierno debió realizar un importante pago en pesos de dos bonos: el BoPoMo y el Bonar2020 en pesos (AD20). Entre los dos papeles se liberó un pago de nada menos que de $ 28.332 millones, y los que recibieron esos fondos actuaron de manera híperselectiva, sin que el mercado sufriera ningún temblor, tal como habían anticipado algunos analistas.

 

En medio de la campaña electoral, había preocupación en el Gobierno, pero el régimen de control cambiario funcionó bien, con ayuda del Banco Central que vendió algunos dólares, por lo que el billete abrió con algún respingo en las primeras operaciones, pero luego se fue tranquilizando.

 

Lo que sí tuvo un color bastante preocupante fue el nivel de los precios tanto de las acciones como de los bonos. Cada título que va pagando amortización o renta va liberando pesos o dólares, y en vez de registrarse una recompra de papeles, y continuar con la rueda, los ahorristas e inversores van retirando sus utilidades, las meten en cajas fuertes, las llevan al colchón o directamente las transfieren al exterior.

 

Además de la llegada de Alberto Fernández a la Presidencia, que sigue diciendo que las deudas se van a pagar, pero no a costa del pueblo argentino (¿las pagará el pueblo noruego?), el temor de los tenedores de fondos baila según los rumores y las declaraciones que van apareciendo en todo el espinel.

 

Ayer hubo dos elementos que sobresalieron. Mientras en el exterior hubo una reunión fallida entre chinos y norteamericanos en sus conversaciones comerciales (lo cual complica el frente internacional), a nivel local hubo cierto recelo por versiones de que el nuevo gobierno peronista colocaría un nuevo impuesto al patrimonio.

 

Lo cual puede poner en vilo el poder político que tenga el virtual nuevo presidente, ya que ayer mismo apareció otra encuesta de Federico González que deslizó, que según su cómputo, Fernández tiene en este momento un 55% de intención de voto y que Macri apenas llega al 32%.

 

Con todo eso, el dólar abrió firme, pero el BCRA intervino con una venta de US$ 67 millones que plancharon la situación, a pesar de que la salida de depósitos continúa y que la inflación está levantando temperatura, con un mes de setiembre que viene con un IPC que estaría arriba del 5%.

 

De ese modo, el dólar terminó mixto: el oficial minorista subió 24 centavos hasta $ 59,32, el blue bajó 50 centavos hasta $ 62,25 y hubo una suba de 25 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 56,92. Con el Banco Central perdiendo en definitiva reservas por US$ 92 millones, por lo que quedan USS 49.506 millones.

 

También hubo tranquilidad en los otros dólares. El mep cedió a $ 65,50 y el contado con liquidación bajó a $ 67, por lo que las brechas con el oficial se achicaron al 10% y 18% respectivamente. Como novedad debe decirse que aparecieron cuatro bancos digitales que ofrecen servicios alternativos y para captar clientes ofrecen comprar y vender dólares sin spread, con el mismo precio, en torno a los $ 57,50. Eso molestó a los bancos, que tienen un amplio spread: compran a $ 55 y venden a $ 59. También como dato para tener en cuenta, ayer se vio una particularidad que hizo traspirar a varios ahorristas. Había cuentas que cubrir, y hubo pequeños tenedores de fondos que fueron a depositar dólares a sus cuentas para luego convertirlos en pesos. Y la sorpresa fue que en las cajas de los bancos miraron con ocho ojos los dólares que se depositan y hubo algunos rechazos, porque los billetes no cumplieron con los sistemas de seguridad.

 

En el exterior, mientras tanto, el dólar subió 0,3% contra el euro, el real y la libra y avanzó 0,2% contra el mexicano y el chileno (el yen estuvo sin cambios). Y, como consecuencia, medidos en pesos, el euro subió 13 centavos en Buenos Aires hasta $ 62,58, la libra subió 6 centavos hasta $ 70,76 y el real subió 1 centavo hasta $ 13,67.

 

Tampoco hubo complicación en lo referido a las tasas de interés. En Leliq pagaron 81,787% anual promedio y 81,850% de máximo. Y se anotó una baja para las tasas de los plazos fijos: pagaron 57% anual por plata chica y 61% por plata grande.

 

La peor parte del día estuvo en el precio de los títulos. Mientras en el mundo subieron los bonos de casi todos los países, salvo los de Brasil, en Argentina la rueda de ayer fue otra vez muy mala. El 80% de lo operado en bonos se transó en tres papeles: AY24 67%, TC21X 7% y TJ20 5%. Y, con doble volumen, hubo una nueva estocada para los títulos de la deuda argentina. En los extremos se anotó un salto del 136% para el bono BDC22 y subas del 4% al 10% para los bonos TJ20Z, PR15, PBA25, AA22, PBY22, TJ20C, BDC20, PAY0D, AA21C, CO26D, TC21C y TC21Z. Y un desplome del 71% para el bono AM20Z, caída del 22% para el bono C21DD y descenso del 17% para el bono TC21Y y bajas del 4% al 9% para los bonos AA21, TVPP, PUM21, A2E7, BPLDD, TVPA, PR13 y DICY.

 

Y hay que estar atentos, porque hoy se pagan las Obligaciones Negociables de YPF (YCA10, YCA20, YCA80 y YCA90), y desde esa fuente puede aparecer algún dinero que busque alguna oportunidad, sobre todo en los bonos que ajustan por inflación.

 

En acciones, el día también fue malo. En el exterior, con el chisporroteo entre chinos y estadounidenses, hubo cierre mixto en la Bolsa de Nueva York: con suba del 0,1% para el Dow y bajas del 0,1% para el S&P y el Nasdaq. Mientras que se anotó una baja del 0,1% para la Bolsa de México y del 0,2% para la de San pablo.

 

En el mercado bursátil local, con $ 554 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires cayó 3% y fue la peor de todas. El 80% de lo operado en acciones se transó en nueve papeles: Tenaris tuvo el 21% de las operaciones, Galicia el 18% e YPF el 12%.

 

Y el resultado de los precios fue dramático: no hubo ninguna suba para destacar. Y se anotaron derrumbes del 5% al 9% para TGS, Celulosa, Cuyana, Boldt, Metrogas, Phoenix, Central Puerto, Camuzzi Gas, Edenor, Ferrum, Juramento, Mirgor, Cablevisión e IRSA. Y entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York hubo bajas del 1% al 5,9% para Edenor, Globant, Irsa I, Telecom, YPF, Cresud y Macro.

 

Finalmente, las commodities sigue el ritmo de un mundo que se va frenando, y orientándose hacia a una recesión. Se anotó una baja del 0,4% para el petróleo: cedió hasta US$ 58,17 por barril. Los metales preciosos estuvieron firmes: salto del 3,8% para la onza de plata y suba del 0,4% para el oro. Los metales básicos actuaron mixtos: el cobre subió 0,4%, pero hubo una baja del 0,2% para el níquel y para el aluminio. En Chicago se vio una suba del 1,1% para la soja, alza del 0,7% para el maíz y baja del 0,2% en el caso del trigo. En Rosario hubo suba del 0,7% para el maíz, alza del 0,4% para la soja y baja del 1,2% para el trigo. Y por último se registró una caída del 3,6% para el bitcoin, con mermas menores para el resto de las criptomonedas.