Trump continúa culpando a los videojuegos por los tiroteos masivos

6 de agosto, 2019

Después de dos tiroteos masivos en Dayton, Ohio, y El Paso, Texas, el pasado fin de semana, se está desarrollando una reacción que ya es habitual: tanto el presidente de EE.UU. Donald Trump como sus legisladores y funcionarios del gobierno ofrecen pensamientos y oraciones, pero no toman medidas para prevenir futuras tragedias.

 

Las declaraciones se viralizan y distribuyen en las redes sociales. Los dedos apuntan a todas partes además del control de armas, y, una vez más, la culpa recayó en los videojuegos.

 

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, dijo a la cadena Fox que los videojuegos “deshumanizan a las personas”. En un discurso de ayer, el presidente Trump señaló a los videojuegos específicamente como la causa principal de los tiroteos masivos.

 

“Debemos detener la glorificación de la violencia en nuestra sociedad”, dijo. “Esto incluye los videojuegos horripilantes y espeluznantes que ahora son comunes. Hoy es demasiado fácil para los jóvenes con problemas rodearse de una cultura que celebra la violencia. Debemos detener o reducir sustancialmente esto, y tiene que comenzar de inmediato”.

 

Los videojuegos vienen siendo chivos expiatorios de actos violentos desde la masacre de la Escuela Secundaria de Columbine en 1999.

 

Después de los tiroteos en Virginia Tech (2007), el abogado y activista anti-videojuegos Jack Thompson culpó al Counter-Strike; otros se obsesionaron con la noticia de que el tirador de la escuela Sandy Hook (2012) en Connecticut jugaba juegos como Call of Duty y Grand Theft Auto.

 

El año pasado, Trump señaló con el dedo a los videojuegos después de los tiroteos en Parkland, Florida. Una reunión en la Casa Blanca con ejecutivos de juegos resultó ser extraña , poco útil e incapaz de evitar futuras tragedias.

 

Mientras tanto, múltiples investigaciones no lograron encontrar pruebas concluyentes de que los videojuegos de hecho conducen a tiroteos masivos. También la Corte Suprema de EE.UU. en 2011 , finalmente dictaminó que no había evidencia definitiva para vincular el comportamiento violento con los juegos violentos.

 

Los informes, en cambio, señalaron a la violencia doméstica durante años como un mejor indicador de los tiradores masivos. Algunos estudios incluso argumentan que los juegos pueden conducir a menos crimen.

 

En Estados Unidos, ha habido más tiroteos en 2019 que días en el año. Es un problema exclusivamente estadounidense con un conteo de muertes que es alarmante en comparación con otros países.

 

Poner la atención en los videojuegos como causa, una vez más, deja espacio para ignorar los problemas reales que conducen a los tiroteos masivos: radicalización, salud mental y falta de control de armas.

 

 

 

Dejá un comentario