Triunfo con algunas alertas para Larreta

13 de agosto, 2019

En la ciudad de Buenos Aires, bastión PRO por excelencia, el oficialismo con Horacio Rodríguez Larreta a la cabeza, logró salvar la ropa. Mientras que a nivel nacional y en tierras bonaerenses Juntos por el Cambio sufría abultadas derrotas, Larreta lograba sobrellevar el aluvión de votos que el Frente de Todos supo cosechar en distintas regiones del país, aunque los guarismos del domingo no le evitan una segunda vuelta.

 

La elección porteña tuvo algunas particularidades. La primera fue la unificación del calendario electoral de la Ciudad, con el nacional. La idea impulsada desde la Casa Rosada buscaba arrastrar votos desde la figura de Larreta hacia la candidatura de Mauricio Macri, fundamentalmente teniendo en cuenta la alta valoración que mantiene el electorado de la actual gestión del jefe de Gobierno.

 

Al mismo tiempo, varios espacios opositores lograron aglutinarse en una misma oferta electoral. Con el candidato del Frente de Todos, Matías Lammens, quien fue invitado por Alberto Fernández a sumarse al espacio, el peronismo, el kirchnerismo y una parte del progresismo porteño confluyeron en una lista.

 

Otro dato a remarcar es que por primera vez en mucho tiempo, el oficialismo fue derrotado en algunas comunas, y más específicamente en la 8 y en la 9, las cuales se ubican en el sur de la Ciudad, y aglutinan a los barrios más postergados en materia económica y social. Las derrotas en las comunas mencionadas, son una fisura en la aceitada maquinaria que el Gobierno porteño tiene desplegada en la Ciudad, teniendo en cuenta además los resultados de 2017, cuando el oficialismo con Elisa Carrió jugando al tope de la lista, logró obtener un resultado mayor al 50%.

 

Larreta fue el más votado en la categoría jefe de Gobierno, con el 46% frente a Lammens, que cosechó el 32%. En un tercer lugar, Matías Tombolini quien representó a Consenso Federal obteniendo el 7% mientras que la izquierda (FIT U), que llevó el legislador Gabriel Solano sacó el 4%, colándose en la discusión de octubre.

 

Lammens logró alcanzar a su primer objetivo al romper la barrera del 20% que el kirchnerismo venía obteniendo en las pasadas elecciones. Al mismo tiempo superó el 30%, algo que El Economista narró en los días previos a la elección, dato que ilusiona al FdT con sus chances en un eventual balotaje.

 

En la discusión relativa a la Casa Rosada, la Ciudad fue (junto con Córdoba) uno de los dos distritos en los que Macri logró imponerse sobre la fórmula F F. El Presidente obtuvo el 44% de los sufragios (menos que Larreta), mientras que Fernández cosechó el 33%, y Roberto Lavagna obtuvo el 8%.

 

Otro condimento importante fue la elección para senadores. En dicha categoría también se impuso el oficialismo, lo que lo coloca con muchas chances de obtener dos bancas. La lista de Martín Lousteau y Guadalupe Tagliaferri cosechó el 45,5%, mientras que la que encabezó Mariano Recalde, secundado por Dora Barrancos obtuvo el 31%.

Dejá un comentario