Plan que alimenta expectativas y críticas

15 de agosto, 2019

Frigerio Stanley medidas

El paquete de medidas que ayer anunció el presidente Mauricio Macri provocó reacciones en todo el arco político y gremial. Las interpretaciones oscilaron entre la expectativa, la cautela y la crítica. Alberto Fernández, que ayer habló con Macri, planteó sus reparos con alguna metáfora bastante dura pero, a tono con el clima conciliador que él y el Presidente abonaron ayer, avisó que espera que el plan oficial funcione.

 

“Es como el Padre Nuestro que rezan los ateos antes de morir”, fue la frase más fuerte de Fernández. La pronunció en El Destape Radio, pero luego suavizó ese mensaje en la charla radial, y también en una conferencia de prensa que brindó después de hablar con Macri. “Creo que la intención de apuntalar el consumo es correcta, pero en el contexto en el que se toman (las medidas) es muy riesgoso. Pero espero que salgan bien”, dijo Fernández en la rueda con los periodistas. “(Macri) se ha dado cuenta de que ha aniquilado la capacidad de consumo de los argentinos y, mal que mal, intenta revivirla. No está mal eso, no voy a ser ingrato, pero debe hacerse en otro marco por la fragilidad de la economía”, había suavizado ya en radio.

 

El candidato a vicepresidente por Consenso Federal, el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, recibió con expectativa los anuncios. “Le pedí al ministro de Economía (provincial), Emiliano Estrada, que haga un informe del impacto de estas medidas. Hay algunas que son buenas noticias, pero lo que esperamos es que se pueda controlar la situación”, dijo Urtubey.

 

Dentro del mismo espacio que Urtubey, la diputada Graciela Camaño también dio un mensaje de aprobación. “Era imprescindible ponerle plata en el bolsillo a la gente, seguramente serán muy bien recibidas (las medidas), pero todavía falta verlas escritas”, afirmó en declaraciones a Radio con Vos.

 

Otro de los gobernadores que se pronunció fue el peronista Sergio Uñac, de San Juan, también en tono positivo. Señaló que las iniciativas “son bienvenidas”, aunque aclaró: “Esperemos que no sea tarde, ni insuficientes y que sirvan para revertir el humor que se ha generado en la sociedad argentina”.

 

La CGT aprobó los anuncios, por medio de uno de sus líderes, Héctor Daer. “Es bueno que (Macri) se haya empezado a preocupar por resolver temas que afectan gravemente”, afirmó. Si bien planteó que el plan hay que verlo “en los papeles”, rescató que la decisión de ver “de qué manera se puede proteger a la población de los avances que muchas veces tienen que ver con posiciones especulativas”.

 

Lejos de ese respaldo se posicionó la CTA Autónoma, que en un comunicado, planteó que las medidas “están ligadas al cronograma electoral y no resuelven ni morigeran el empobrecimiento del pueblo”.

 

La izquierda y los movimientos sociales reaccionaron con bronca. Nicolás del Caño y el Frente Darío Santillán hablaron de “migajas” para los jubilados. Barrios de Pie planteó que “el plato de comida que le sacaron a las familias humildes con la devaluación del lunes no lo reponen con estas medidas”.

Dejá un comentario