No hay tregua a la vista entre Estados Unidos y China

6 de agosto, 2019

Los mercados sintieron el impacto de la escalada en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Hubo un derrumbe generalizado en las bolsas porque reapareció con fuerza el temor a una desaceleración económica global. A su vez, el rendimiento del bono del Tesoro de Estados Unidos a 10 años se ubicó 1,713%, un nivel que no se registraba desde antes de la elección de Donald Trump en noviembre de 2016. Por otra parte, se invirtió la curva de rendimientos entre los bonos cortos y largos lo cual es una señal de que el mercado no descarta una recesión.

 

Ahora los analistas creen que el conflicto seguirá abierto por mucho tiempo y que no cabe esperar que haya un acercamiento pronto.

 

Además, en el marco de conflicto comercial, China dejó que el yuan se devalúe y que se cotice por enima de 7 por dólar lo cual llevó a que Trump volviese a acusar a China de manipular la moneda algo que había prometido durante la campaña electoral pero luego modificó su posición. Pero ayer, formalmente, Estados Unidos calificó a China como un país manipulador de su moneda con el objetivo de ganar competitividad.

 

 

Las decisiones de Trump no sólo generan tensión en la economía global sino, que según muchos analistas, también son perjudiciales para Estados Unidos. Según la óptica de C. Fred Bergsten (lnstituto de Economía Internacional con sede en Washington), Trump avanza en la restricción para las importaciones pero está fracasando en su otro objetivo y que el resto del mundo compre más productos estadounidenses. Pero las exportaciones han perdido dinamismo y es difícil que lo recuperen en un contexto de guerra comercial en el cual también sufren restricciones por las represalias de los otros países. Más aún, Bergsten sostiene que los vaivenes constantes de Trump pueden llevar a que muchas empresas estadounidenses dejen de ser vistas como proveedores confiables.

 

Ahora los analistas creen que el conflicto seguirá abierto por mucho tiempo y que no cabe esperar que haya un acercamiento pronto.

 

Por otra parte, en lo que es una evidente contradicción, la política económica de Estados Unidos lleva a que la tasa de interés sea mucho más alta que en otros países desarrollados y eso lleva a que se fortalezca el dólar restándole competitividad a su sector externo. En ese marco, la mirada del mercado se volverá a dirigir hacia la Reserva Federal esperando que no demore la próxima baja de la tasa.

Dejá un comentario