Mercado local hiperselectivo y claramente partido en dos

9 de agosto, 2019

PASO S&P mercado tasas bolsa dólar bonos precios acciones mercado financiero

Por Luis Varela 

 

A dos días de las PASO y con apenas una rueda de negocios para llegar al primer round electoral, el mercado argentino tuvo ayer el día más tranquilo de esta semana, con un clima internacional con alguna distención, y con el dólar en baja en el mercado local y una realidad argentina ultra selectiva tanto para los bonos como para las acciones.

 

En realidad, el pulso de la calma se originó en Pekín, ya que China parece haber detenido el movimiento iniciado el lunes, al devaluar el yuan de 6,98 a 7,05 unidades por dólar, manteniendo ese valor tanto el miércoles como el jueves. Habrá que ver si eso continúa, pero la insinuación de que no se plantea una guerra de monedas le devolvió el oxígeno a los mercados globales, por lo que ayer casi todas las bolsas del mundo estuvieron en alza.

 

Hubo un consistente repunte del 1,4% al 2,2% para los índices de la Bolsa de Nueva York y también hubo números positivos en las bolsas europeas y en América Latina se vio una suba del 1,3% en San Pablo y del 0,1% en México.

 

Todo esto estuvo condimentado por cifras tranquilizadoras en la commodities. Se vio un repunte del 0,7% para el petróleo con el barril cotizando a US$ 52,72. Los metales preciosos estuvieron mixtos: el oro subió 0,3%, hasta US$ 1.504 por onza, récord de seis años y medio, con la onza de plata 0,8% abajo. Los metales básicos actuaron para arriba: el níquel trepó 2,3% hasta el máximo en casi cinco años, el aluminio ganó 1% y el cobre mejoró 0,6%. En Chicago: el trigo aumentó 2,1%, la soja mejoró 1,7% y el maíz ganó 1,2%. En Rosario hubo suba del 0,7% para el maíz, pero baja del 3,4% para el trigo. Y la tranquilidad global hizo que el Bitcoin retrocediera 3,2%, con caídas de hasta el 6% en el resto de las criptomonedas.

 

Pero, reiteramos, el patrón global tuvo que ver con una mayor distensión en el mercado de monedas. En el exterior, el dólar subió 0,2% contra el euro, pero bajó 1,4% en Brasil, 1,1% en México, 0,6% en Chile y 0,2% contra el yen.

 

A partir de todos esos números, el mercado argentino fue como siempre un caso completamente aparte, muy emparentado con el desconcierto político, sin que nadie pueda asegurar cual podrá ser el resultado de las PASO. Así y todo, la sensación general es que los Fernández estarán arriba este domingo y en el primer turno del 27 de octubre. Si no llegan a superar el 45% en ese momento, se iría a una segunda vuelta en la que Macri sería favorito.

 

Con ese desconcierto, la compra minorista de dólares continuó, y se vio un movimiento de pinzas entre los tenedores de fondos, con algunos que estaban decididos a salir del peso y de los papeles argentinos a como diera lugar, y con algunos apostadores muy decididos a entrar, a contracorriente, porque los valores de los papeles nacionales están ciertamente baratos, en un momento de gran tensión política.

 

Con esto, el precio del dólar estuvo ayer mixto: el minorista oficial bajó 33 centavos hasta $ 46,47 pesos, el blue subió 22 centavos hasta $ 46,72 y hubo una baja de 37 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 45,22, con el BCRA perdiendo US$ 22 millones de las reservas por lo que quedan US$ 66.380 millones. Y la relación del peso contra otras monedas también estuvo tranquila: el real subió 7 centavos hasta $ 11,53, la libra cayó 44 centavos hasta $ 54,83 y el euro retrocedió 45 centavos hasta $ 50,52.

 

Frente a estos valores los operadores indicaron que lo que parece mostrar el promedio es un clima de prudencia, con extremos en los que hay jugadores que están huyendo y otros inversores que están entrando con los dientes apretados. Así, ayer mismo, en el Rofex, se negoció un dólar de fin de octubre de $ 51 y un dólar de fin de año de $ 55,40.

 

Por supuesto, estos valores fueron posibles por tasas de interés en las nubes. Mientras la Argentina tiene una inflación de más del 50% anual, Brasil acaba de tener un mes de julio con una inflación del 0,19%, que fue la menor variación para ese mes desde 2014.

 

Con esa realidad en el país vecino, para frenar al dólar, el BCRA se vio obligado a subir otro escalón la tasa de las Leliq, con la autoridad monetaria pagándole a los bancos nada menos que 63,485% promedio, con máximo del 63,640%. Y, con eso, las tasas de los plazos fijos siguieron subiendo: pagaron 51% por plata chica y 55% por plata grande. Y a esta altura de las circunstancias debe advertirse que el 75% de la plata que hay en depósitos a plazo fijo en los bancos está invertido en Leliq, lo cual convierte al sistema en un bloque totalmente nacionalizado.

 

Frente a eso, la casa de inversiones Delphos salió a decir que “al Gobierno se le viene un tiempo cuesta arriba y desde el lunes va a tener que subir más las tasas para frenar al dólar”. Mientras que hubo dos definiciones que deben tenerse en cuenta: Por economía débil y políticas inciertas, Moody’s cree que aumentarán los riesgos crediticios en la Argentina de 2020. Y S&P también plantea los riesgos para las empresas argentinas durante el próximo Gobierno, sea cual sea el que gane.

 

Increíblemente, entre temor y ambición, hubo subas y bajas extremas en el mercado. En el exterior se vio una suba para los bonos de Nueva Zelanda, Brasil y Hong Kong, con baja para los de Italia, España y Portugal, pero notablemente los argentinos mostraron un leve repunte promedio, con el riesgo país cediendo dos unidades, hasta 895 puntos básicos.

 

El 80% de lo operado en bonos se transó en seis papeles: AY24 59%, AO20 7%, TC20X 6%, AY24X 3%, TC21X 3% y TC20 3%. Y en los extremos se vio una suba del 5,5% para el bono PBF23 y mejoras del 1% al 2% para los bonos PARA, TC21, CO26D, PR13, PBA25, AA22, PR15 y A2E7D. Y un desplome del 12% para el bono TC20D y baja del 2 al 3,9% para los bonos DICYC, PARP, DIY0D, PMJ21 y CUAP.

 

La ola de recuperación que tuvieron las bolsas del exterior fue mucho más moderada en Buenos Aires. Con más negocios ($ 892 millones), el índice S&P Merval subió apenas 0,3%, con el 80% de lo operado transado en diez papeles: G.F. Galicia reunió el 20% de las operaciones totales, Tenaris el 11% y Banco Supervielle el 8%.

 

En los extremos se observó un salto del 10% para Banco Río Preferidas y alzas del 2% al 5% para San Miguel, Macro, Domec, Petrobras Brasil, Pampa E, Garovaglio, Hipotecario, Molinos, Edenor y Consultatio. Y con una caídas del 2,5% al 5,6% para Boldt, Telecom, Capex, Clarín, Irsa, Morixe, Juramento, Fiplasto, Rigolleau, Tglt, Cablevisión, Longvie y Havanna.

 

Y, por si quedara alguna duda sobre optimismos y depresiones, se vio una gran diferencia entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York, con subas del 1% al 4,7% para Macro, Globant, Pampa E, Bunge, Edenor y Galicia; y baja del 1 al 3,8% para Telecom, Cresud, Irsa P, Irsa I e YPF.

Dejá un comentario