Las PASO y el eterno retorno

13 de agosto, 2019

urna PASO primarias octubre

Por Sandra Choroszczucha Politóloga y profesora en la Universidad de Buenos Aires

 

Qué la grieta iba a seguir dominando la escena política durante los próximos cuatro años era un hecho. Eran los Fernández o el macrismo en coalición.

 

Pero mi terrible preocupación es el enorme guiño que le dimos a ambos lados de esta Argentina partida.

 

Esta vuelta se llevaron los mejores aplausos los FF pero los M también tuvieron su cuota de apoyo.

 

Hubiese sido maravilloso y propio de un país con buena memoria, que un significativo porcentaje de la población hubiese dado un mensaje claro, para que no vuelva la corrupción obscena K o no siga comiendonos crudo el ajuste terrible macrista.

 

Hubiese sido feliz que un lindo porcentaje no los hubiese votado ni a uno ni a otro en la PASO, para que les quede claro que no queremos más de lo mismo, ni de lo anterior ni de lo actual. Que el que gane no tiene todo nuestro patrocinio, sino que deben reformular tantas cosas mal hechas porque necesitamos que nos gobiernen mejor.

 

Pero esto no pasó, y el que llegue al poder se sentirá empoderado como para volver a repetir barbaridades, y probablemente vayamos a padecerlo mal, porque la corrupción y la mentira matan, y hubo de ambas en ambos gobiernos de la grieta.

 

Un límite en vez de un guiño se hubiera parecido más a un acto de valor, y hubiese logrado que los Fernández o Macri y Cía, que ganarán, hubiesen sentido un mínimo de pudor, lo cual es un montón.

 

Pero las terceras fuerzas obtuvieron mínimo apoyo.

 

El que aplaude lo mal hecho recibe más de lo mismo, es casi un axioma.