Larreta y Lammens con estrategias cruzadas

23 de agosto, 2019

larreta lammens

Tras las elecciones primarias, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires quedó como uno de los distritos que suscita la mayor atención.

 

Con las duras derrotas del oficialismo tanto a nivel nacional como provincial, la CABA aparece a priori como el último reducto PRO que podría quedar en pie luego de octubre.

 

Es por eso que en las filas de Horacio Rodríguez Larreta, se encendieron las alarmas ante los guarismos que mostraron un gran descontento contra el rumbo económico del Gobierno, si bien el jefe porteño cosechó más votos que Mauricio Macri el pasado 11 de agosto, en la CABA. Larreta también tuvo más votos que las listas de legisladores nacionales y porteños, lo que no deja de ser un dato que exhibe la buena valoración de la gestión porteña.

 

Con el calendario electoral unificado por primera vez con el nacional, Larreta retomó sus actividades de campaña siempre con el eje centrado en la gestión local, intentando escindir al máximo el escenario nacional de lo que sucede en tierras porteñas. En tanto su principal adversario, el candidato del Frente de Todos, Matías Lammens, que sorpresivamente supero el 30%, buscará nacionalizar al máximo la campaña, intentando abordar los problemas de la economía y bajándolos a la cotidianeidad porteña.

 

En larretismo habían dado una serie de gestos en la previa del cierre de las alianzas, lo que buscaba ampliar la base de representación y sustentación del oficialismo en la Ciudad. Por un lado anexó al radicalismo porteño, incorporando a Martín Lousteau al mismo tiempo que incluyó a una parte del socialismo, con Roy Cortina como máximo referente.

 

Los movimientos de Larreta se vieron reflejados en los números de la elección. El escrutinio definitivo arrojó que el oficialismo se impuso por el 50,67% de los votos, lo que de repetirse en octubre, evitaría la instancia de balotaje. Por ahora, desde el Frente de Todos se jugarán un pleno en octubre con el claro objetivo de forzar una segunda vuelta.

 

El miércoles pasado, Alberto Fernández se mostró junto a Lammens y su compañera, la periodista Gisela Marziotta. La foto sirvió de excusa para la oficialización de la fórmula aunque no dejó de ser consistente con la idea de nacionalizar la estrategia comunicacional, aprovechando el envión que Fernández y el FdT han tenido en el resto del país.

 

A su vez en el oficialismo hay preocupación por la derrota sufrida en las comunas 8 y 4, que pertenecen al sur de la Ciudad, en donde las asimetrías sociales y la falta de infraestructura se hacen sentir más que en el norte.

 

La derrota en el sur es un hecho inédito para el PRO que de la mano de Larreta logró consolidar una aceitada maquinaria territorial en toda la Ciudad. Al mismo tiempo en el oficialismo porteño miran de reojo las variables de la macroeconomía, ante el termo de un desbande inflacionario que melle el caudal de votos de Larreta.

 

En paralelo, el FdT buscará consolidar su propuesta en las comunas del centro de la Ciudad, las que en pasadas elecciones acompañaron la propuesta de Lousteau.