La Primera, sección en disputa

7 de agosto, 2019

Vidal Kicillof elecciones bonaerense

Por Pablo Varela

 

El domingo quedarán a un lado las especulaciones electorales con el desarrollo de las elecciones primarias que se realizarán en todo el país y que darán una primera aproximación (aunque no definitiva) a la contienda electoral.

 

La configuración de dichos resultados en la provincia de Buenos Aires, que concentra poco menos del 40% del padrón electoral del país (4 de cada 10 votantes), será clave para determinar las chances con la que los respectivos candidatos y los frentes electorales que encabezan, lleguen a la disputa de octubre.

 

A priori, la distribución de votos en la extensa geografía bonaerense aparece nítida: mientras Juntos por el Cambio es fuerte en el interior bonaerense donde mantiene una mayor incidencia el voto rural, el Frente de Todos (y en especial la figura de Cristina Kirchner), obtendrán sus mejores guarismos en el densamente poblado conurbano y en especial, en la zona sur del mismo.

 

La primera sección electoral (zona norte y oeste del área metropolitana) es un híbrido. En las elecciones de medio término, la marca Cambiemos logró imponerse en la sección que condensa las asimetrías entre los municipios costeros (con estándares de vida similares a la ciudad de Buenos Aires), con los populosos distritos del oeste, donde el kirchnerismo parecería imbatible.

 

Dicha sección, albergaa 4.510.000 electores y 24 municipios, y fue el escenario del crecimiento de la denominada “ola amarilla” en las pasadas elecciones de 2015 y 2017. Es por eso que el comportamiento electoral en dicha sección, será una incógnita fundamental a despejar, sobre todo teniendo en cuenta que podría inclinar la balanza a favor de uno de los de espacios mayoritarios.

 

La Primera, sección en disputa

 

De los 24 municipios, solo 9 son administrados por Cambiemos, lo que no le impidió a Esteban Bullrich imponerse frente a la ahora precandidata a la vicepresidencia, Cristina Kirchner en 2017.

 

La primera sección electoral tiene 15 diputados y 8 senadores provinciales. La lista seccional de Juntos por el Cambio, la encabeza el actual subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, quien reporta directamente ante Federico Salvai, jefe de campaña de María Eugenia Vidal. Por parte del Frente de Todos, el primer precandidato es José Pérez, un hombre de máxima confianza de Mario Ishii, el jefe comunal de larga data en José C. Paz.

 

En el oficialismo esperan que Vicente López y San Isidro sean los distritos que mayor aporte de votos hagan a las fórmulas encabezadas por Mauricio Macri, y Vidal. Al mismo tiempo, admiten que Pilar, hoy conducido por Nicolás Ducoté, podría ser arrebatado por el candidato local del peronismo, Federico Achával.

 

Mientras Juntos por el Cambio es fuerte en el interior bonaerense, el Frente de Todos obtendrá sus votos en el conurbano.

 

Hay dos factores novedosos en la disputa electoral del próximo domingo que no estuvieron presentes en 2017. Por un lado, el deterioro de la imagen de Macri al ritmo de los números rojos de la economía y la unificación de la oferta electoral del peronismo en la provincia, cuando el peronismo, kirchnerismo y massismo, quedaron aglutinados una misma expresión electoral.

 

Un dato insoslayable: la primera, es el área geográfica en la que el ahora hombre del FdT, Sergio Massa, tiene mayor gravitación a la hora de emitirlos votos. Tigre, cuna del massismo, ha logrado extender su influencia en los distritos vecinos y su nombre en la lista, podría ser determinante.

 

En el oficialismo bonaerense son conscientes de las dificultades a la hora de hacer campaña, fundamentalmente en los distritos del oeste. Es por eso que desde el inicio del año no esconden que la gobernadora podría perder las elecciones primarias contra Axel Kicillof.

 

La primera sección, es el área geográfica en la que el ahora hombre del FdT, Sergio Massa, tiene mayor influencia.

 

Sin embargo, mientras dan por perdida la batalla en la tercera sección, en el Juntos por el Cambio bonaerense apuestan a dar lucha en algunos distritos como Ituzaingó, conducido por el histórico Alberto Descalzo, Hurlingham, a cargo de Juan Zabaleta, San Martín, cuyo intendente es Gabriel Katopodis y Tigre, comandado por Julio Zamora.

 

La visita realizada por la gobernadora en los últimos días, da cuenta de la apuesta del oficialismo que busca desbancar a los intendentes del peronismo.

 

El pasado jueves, se llevó a cabo en Hurlingham el último encuentro de los referentes “sin tierra” (Foro del Cambio) de la provincia, en donde la gobernadora aprovechó la ocasión para brindar su apoyo explícito al secretario de Asuntos Municipales de la Nación, Lucas Delfino. El viernes mantuvo recorridas y visitas en Ituzaingó y Tigre, junto a Gabriel Di Castelnuovo y Segundo Cernadas respectivamente, quienes representaran al oficialismo en concejos deliberantes locales y darán la disputa por las intendencias en dichos distritos. Por último el sábado, estuvo en San Martín, junto a su ministro de Desarrollo Social, Santiago López Medrano, que buscará dar pelea en el distrito signado por la crisis industrial pyme.