Frente de gobernadores contra medidas de Macri

22 de agosto, 2019

Un amplio frente de gobernadores se pronunció ayer contra el gobierno de Mauricio Macri. En una reunión que se desarrolló en el centro porteño, se congregaron mandatarios peronistas que apoyan explícitamente a Alberto Fernández, a los que les se sumó el socialista santafesino Miguel Lifschitz, el candidato a vicepresidente Juan Manuel Urtubey, y también un representante del mandatario cordobés Juan Schiaretti. En el Consejo Federal de Inversiones (CFI) estuvieron presentes todas las provincias que no gobierna Cambiemos para oponerse a las medidas del Gobierno en materia de impuesto a las ganancias, monotributo e IVA a los alimentos, que reducen los ingresos de sus distritos y advertir que, de no haber cambios, acudirán a la Justicia.

 

Los mandatarios emitieron un documento como conclusión de la reunión. En ese texto, remarcaron que no están “en contra de ninguna medida de gobierno que tenga como objetivo paliar la grave situación económica”, pero aclararon que las medidas que tomó el presidente Mauricio Macri fueron “inconsultas”, que generan “un despojo” para las provincias y las colocan “en una grave situación de desfinanciamiento”.

 

 

“Estamos en grave peligro de no poder afrontar nuestros gastos corrientes, el cumplimiento de las obligaciones salariales, la prestación de servicios esenciales y la preservación de la paz social en cada uno de los Estados que representamos”, remarcaron los gobernadores en el documento. Los mandatarios presentes fueron Juan Manuel Urtubey, Juan Manzur, Gustavo Bordet, Gildo Insfrán, Hugo Passalacqua, Sergio Casas, Alberto Rodríguez Saá, Sergio Uñac, Lucía Corpacci, Miguel Lifschitz, Carlos Verna, Gerardo Zamora, Miguel Lifschitz, Domingo Peppo, Omar Gutiérrez, Mariano Arcioni, Alberto Weretilneck y Rosana Bertone. En representación de Alicia Kirchner estuvo el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González, y en representación de Schiaretti fue Osvaldo Giordano, ministro de Finanzas de Córdoba.

 

“Estamos en grave peligro de no poder afrontar nuestros gastos corrientes”, plantearon los gobernadores.

 

El grupo pidió “que se instrumenten las compensaciones financieras correspondientes para poder cumplir con el normal funcionamiento y la salvaguarda de la prestación de los servicios” a cargo de las provincias y, si bien se mostró abierto al diálogo, advirtió que, de no darse así, se verán “en la necesidad de buscar amparo judicial”.

 

Urtubey, compañero de fórmula de Roberto Lavagna, habló tras la reunión, calculó en $ 1.200 millones el monto que Salta dejará de percibir y remarcó: “Con el impacto de la devaluación y la crisis generada, pretender que esto se resuelva con estas medidas es, de mínima, una ingenuidad”.

 

“Vemos estas medidas con preocupación, porque no dan la sensación de que vayan a resolver el problema de manera estructural en la economía argentina y de la gente”, añadió el gobernador de Salta.

 

Otros de los mandatarios que dieron su punto de vista fueron Passalacqua, Lifschitz y Weretilneck. El mandatario de Misiones dijo que no se reunieron para “patalear”, sino para “buscar soluciones”. Lifschitz señaló que “las medidas son electoralistas y traerán algún alivio transitorio”. El rionegrino Weretilneck, que fue a la Corte junto a otras provincias petroleras por el congelamiento del precio de los combustibles, dijo que “las regalías bajarían $ 1.000 millones de pesos de acá a fin de año”.

 

“Tienen que dejar a un lado la hipocresía, tienen nostalgia del látigo y la chequera”, criticó el senador Naidenoff.

 

Twitter fue la vía de expresión de muchos gobernadores que participaron de la cumbre en el CFI. “El efecto de las medidas vulnera derechos consagrados por la Constitución Nacional”, escribió Casas, gobernador riojano, quien agregó: “Exigimos al Estado Nacional un instrumento de compensación financiera”. Bordet, mandatario de Entre Ríos, publicó en su cuenta: “Nos vemos en la necesidad de buscar amparo judicial para los derechos de los vecinos de cada una de nuestras provincias”. Según el ministro de Economía entrerriano, Hugo Ballay, el paquete del Gobierno “implica una disminución de $ 1.600 millones hasta fin de año” para la provincia.

 

Peppo, gobernador de Chaco, subrayó que las medidas “fueron inconsultas y pueden desordenar el equilibrio económico de las provincias”. El gobernador formoseño, Gildo Insfrán, fue sintético en su mensaje en su cuenta de Twitter: “Macri le hará perder miles de millones a Formosa”.

 

Rechazo oficial

 

El abroquelamiento de los gobernadores generó el rechazo del Gobierno, que anteayer ya había difundido cálculos propios en los que planteó que los recursos que reciben las provincias se reducirán solo un 0,2%. En el CFI hubo representación oficial, estuvieron el secretario de Provincias, Alejandro Caldarelli, y el subsecretario de Relaciones con Provincias, Paulino Caballero. Ambos se reunieron con los ministros de Economía de las provincias, una vez finalizada la cumbre de gobernadores.

 

Según consignó la Agencia Télam de fuentes oficiales, para el Gobierno el impacto de las medidas sobre las cuentas provinciales “es marginal porque, al aumentar las proyecciones de inflación, aumenta la coparticipación”. Esas fuentes, además, argumentaron que “también las provincias recuperan por el consumo”.

 

“Ante esta situación social compleja hubo que tomar medidas de alivio para las familias”, agregaron las fuentes citadas por Télam, que precisaron que “la verdadera pregunta es si (los gobernadores) están de acuerdo o no. La Nación pone el 50% y las provincias el otro 50%”.

 

En duros términos se expresó Luis Naidenoff, jefe del interbloque de Cambiemos en el Senado de la Nación. Les pidió a los gobernadores que no sean hipócritas y los acusó de extrañar los métodos del kirchnerismo en el vínculo con las provincias.

 

“Los gobernadores tienen que dejar de lado la hipocresía, estar a la altura de las circunstancias y asumir esfuerzos compartidos. A la hora de asumir las responsabilidades que les corresponden en un federalismo fortalecido, tienen nostalgia del látigo y la chequera”, disparó el senador.

 

“Es falso y sumamente irresponsable decir que las medidas económicas tomadas, como la quita del IVA, que benefician a los argentinos a lo largo y ancho del país ponen en riesgo los gastos corrientes, los salarios y hasta la paz social. Además, la quita del IVA a la canasta básica está en la propia plataforma del Frente de Todos y hay más de 140 proyectos presentados por diputados del PJ en este mismo sentido”, reclamó Naidenoff.

 

Dejá un comentario