En pleno juicio, CFK volvió a pedir irse a Cuba a visitar a su hija internada por depresión

6 de agosto, 2019

En pleno juicio por supuestos delitos con la adjudicación de la obra pública en Santa Cruz a favor del empresario Lázaro Báez, la ex presidenta Cristina Kirchner pidió autorización para un nuevo viaje a Cuba al tribunal que la juzga.

 

El nuevo planteo fue hecho por su defensa ante el Tribunal Oral Federal 2 poco antes del inicio de la feria judicial de invierno y trascendió ahora. Quiere estar fuera del país del 22 al 30 de agosto inclusive.

 

La senadora nacional y precandidata a vicepresidenta por el Frente de Todos ya viajó a Cuba tres veces en lo que va del año a visitar a su hija Florencia, quien se encuentra en ese país bajo tratamiento médico y un estricto hermetismo, autorizada por otro Tribunal, el Oral Federal 5, que prepara el juicio por la causa “Los Sauces”, donde está procesada.

 

La semana de agosto solicitada para el viaje a Cuba es antes de la fecha prevista para el inicio de las declaraciones indagatorias en el juicio por la obra pública en Santa Cruz, a principios de septiembre.

 

En tanto, el juicio oral tiene lugar por el momento todos los lunes en los tribunales federales de Retiro y en la audiencia de ayer el fiscal Diego Luciani rechazó planteos para suspenderlo hechos por las defensas. A fines de agosto el Tribunal resolverá sobre todos los planteos.

 

Si se rechazan los pedidos de suspensión, se fijará un cronograma para las declaraciones indagatorias de los 13 acusados, una etapa en la que es obligatoria su presencia.

 

A principios del mes pasado, el que habló y dio más detalles fue su expareja y padre de su hija Helena, Camilo Vaca Narvaja, confirmando que lo que padece es una fuerte depresión. “Florencia no está bien. Es un cuadro complejo que tiene un tratamiento y un acompañamiento psiquiátrico y psicológico”, reveló en diálogo con Mauro Viale en la radio AM 990.

 

“Florencia tiene un linfedema que ya lo había tenido durante el embarazo, un cuadro de estrés postraumático y una depresión muy fuerte, que se agravó con toda la persecución judicial y mediática que vivió”.

 

Desde el Centro de Investigaciones Médicas Quirúrgicas (Cimeq), responsables de su tratamiento, habían dicho que tenía un cuadro complejo que implica un tratamiento y acompañamiento psiquiátrico y psicológico.

 

Con 28 años, Florencia Kirchner está procesada por asociación ilícita y lavado de activos en la causa Los Sauces y en Hotesur junto con su madre y su hermano Máximo.

 

 

Dejá un comentario