El Gobierno busca recuperar estabilidad y mística de campaña

En un clima de incertidumbre, Macri lanzó medidas económicas y reunió a su gabinete ampliado para mostrarse fuerte y activo

16 de agosto, 2019

El Gobierno busca recuperar estabilidad y mística de campaña

El Gobierno oscila por estas horas entre la búsqueda por recuperar la estabilidad de las principales variables económicas, aminorar la incertidumbre y conservar el esquema de gobernabilidad, por un lado, y el combate contra el pesimismo reinante entre las filas de Juntos por el Cambio, que supone recuperar algo de la mística de campaña perdida. Ayer, el presidente Mauricio Macri y sus ministros anunciaron una serie de medidas económicas con el objetivo de aliviar a los sectores medios y asalariados el impacto de la crisis cambiaria y de la devaluación. Y reunió a su tropa en una reunión de gabinete ampliado. El objetivo: modificar los ánimos. Para revertir el resultado electoral adverso, según lo que señalan desde Casa Rosada oficialmente. O, por lo menos, para mejorar las chances o no desvanecerlas del todo de los candidatos con posibilidades en los territorios, según lo que se dice de manera más informal.

 

Esa dualidad en tensión sigue sin resolverse y en el Gobierno esperan que dé sus frutos. El diálogo telefónico con el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, y la rectificación del discurso del discurso de Macri del lunes fueron mejor recibidas por la sociedad. Y esperan que las medidas (quita del IVA a alimentos de la canasta básica, congelamiento de los precios de los combustibles, freno a los aumentos de los créditos UVA, entre otros, todos con fecha de vencimiento) tengan buena recepción y algún impacto en lo inmediato. De todos modos, al Gobierno le cuesta encontrar el equilibrio entre esa búsqueda de estabilidad y racionalidad y la prosecución de la campaña. El discurso de ayer de la diputada nacional Elisa Carrió, en la reunión de gabinete ampliado, es un ejemplo.

 

“Tomé una decisión excepcional que nunca antes se había tomado en la historia de nuestro país”, aseguró el Presidente en su cuenta de Twitter, al referirse a eliminación del IVA a productos de la canasta básica de alimentos que regirá hasta fin de año en todos los puntos de venta destinados al consumidor final. “Para acompañar a quienes compraron su casa a través de un crédito hipotecario UVA, estamos manteniendo el valor de sus cuotas por cuatro meses. Hasta diciembre, la cuota que pagarán será igual a la que pagaron en agosto”, señaló al referirse a otro de los anuncios.

 

Al Gobierno le cuesta encontrar el equilibrio entre la búsqueda de racionalidad y la prosecución de la campaña.

 

En la reunión de gabinete, Macri había adelantado algunas de estas medidas. Pero se dedicó más a mostrar fortalezas, precisamente eso que, incluso internamente, consideran que perdió. “Este es el único país del mundo donde el sistema institucional transforma una elección interna en un presidente virtual. Pero acá está el presidente real, que soy yo, y voy a tomar decisiones”, sostuvo. Y agregó: “He tenido muchas adversidades, me ha costado. Pero lo lindo es vencerlas”. “Vamos a ganar, vamos a dar la pelea”, se le oyó decir luego.

 

En otro tramo de su discurso, el Presidente dijo a la audiencia que uno de los errores fue no comprender la angustia de la gente por la situación económica y sostuvo que atravesar esta coyuntura, fue como “subir al Aconcagua” para muchos. “Mi enojo no era con la gente, sino conmigo mismo”, aclaró sobre la conferencia de prensa posterior a las PASO, cuando culpó a los votos del kirchnerismo por la reacción adversa de los mercados esta semana. Y, en tono autocrítico, se planteó: “¿Qué pude haber hecho para que tantos argentinos que nos acompañaron en 2015 no nos siguieran acompañando?”. “Se ve que no encontramos la manera de que no golpee tanto y sabemos que golpeó”, dijo sobre la crisis económica que marcó el año pasado y parte de éste.

 

También hablaron en la reunión la vicepresidenta Gabriela Michetti, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, que fue aplaudida de pie, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aunque los más críticos fueron los jefes de los bloques parlamentarios del Congreso, los radicales Mario Negri (Diputados) y Luis Naidenoff (Senado). “La gente no se equivoca cuando vota, en todo caso nos equivocamos nosotros”, afirmó Vidal, también en tono autocrítico.

 

El otro orador destacado fue el compañero de Macri en la fórmula presidencial, el senador peronista Miguel Angel Pichetto, quien consideró que “acá no empezó ninguna transición” sino que hay un “momento político que es el de la lucha por el poder”. “El Presidente está en control del Gobierno Nacional y la lucha es para que haya ballottage”, sintetizó Pichetto.