Alberto amplía equipo y tiende puentes por fuera del Frente de Todos

14 de agosto, 2019

frente de todos

En el comando de campaña del Frente de Todos en San Telmo, hasta la semana pasada todo era estrategia electoral, pelea por el voto en distintos distritos, mapeos territoriales para saber donde apuntalar y reuniones para calibrar mejor el discurso. Sin caer en el triunfalismo, para no bajar la guardia. Pero con optimismo creciente. Lejos, por cierto, de los resultados finales de la noche del domingo, que mostraron a Alberto Fernández casi 17 puntos arriba del presidente Mauricio Macri.

 

Con el nuevo mapa político, el equipo del candidato a presidente sigue trabajando en consolidar el voto rumbo a las presidenciales de octubre, pero con mayor seguimiento de aspecto más específicos de la gestión nacional de Cambiemos, ante la tensión de las principales variables económicas, y con la idea de profundizar el trabajo con los equipos técnicos en áreas clave. El pedido de prudencia es permanente hacia dentro, pero de a poco comienza el trabajo por la gobernabilidad futura.

 

Entre las personas más cercanas a Fernández están Juan Pablo Biondi, que es su habitual vocero; y Juan Courel, encargado de la comunicación, con experiencia en campaña. En las presidenciales pasadas piloteó la de Daniel Scioli, luego de ser su secretario de Comunicación Pública. A ellos se les suma Guillermo Chávez, que es uno de los puentes con el Grupo Callao, el encuentro de intelectuales que se acercaron a Fernández mucho antes de la posibilidad de que éste fuese candidato; y Santiago Cafiero, hijo de Juan Pablo y nieto de Antonio, quien es formalmente el jefe de campaña y recorrió con Fernández muchos de los kilómetros del itinerario hasta las PASO.

 

El pedido de prudencia es permanente hacia adentro, pero de a poco comienza el trabajo por la futura gobernabilidad.

 

Un segundo círculo de allegados lo integran dirigentes y personalidades de mayor peso político. Entre ellos, Felipe Solá, exgobernador de la provincia de Buenos Aires y hombre de consulta de Fernández. En la trastienda de la campaña, algunos incluso se animan a considerarlo como uno de los candidatos posibles para ocupar el Ministerio del Interior, por su pasado como mandatario provincial, su buena relación con los gobernadores y su trayectoria en el peronismo.

 

Otro dirigente de peso es Eduardo Valdés, candidato a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires. Valdés fue embajador de Cristina Kirchner en el Vaticano y tiene relación estrecha con el papa Francisco desde que éste era cardenal. Y dan por hecho que tendrá lugar de relevancia en el eventual gobierno de Frente de Todos. Lo mismo que el exembajador Jorge Argüello. Otro respaldo importante de Alberto en el núcleo del peronismo lo conforma el dirigente sindical de los trabajadores de edificio y presidente del PJ porteño Víctor Santa María.

 

Entre las especulaciones, varias circulan con fuerza. Por ejemplo, que el diputado nacional por Red por Argentina, Daniel Arroyo podría convertirse en ministro de Desarrollo Social. Forma parte de sus equipos de trabajo y en sus intervenciones públicas se enfocan en la crítica a la política social del Gobierno. En 2013 tomó distancia del kirchnerismo, formó parte del Frente Renovador de Sergio Massa y tendió puentes con Solá con eje en la unidad necesaria, no concretada entonces.

 

Entre los “ministeriables” de un eventual gobierno de Fernández no se descarta el nombre de Florencio Randazzo. El candidato a la presidencia fue su jefe de campaña en 2017, cuando el exfuncionario de los dos gobiernos de Cristina enfrentó a su líder para conseguir una banca en el Senado de la Nación. Ambos volvieron a comunicarse en estos días y es posible que el chivilcoyano ocupe cargo. ¿Ministro de Transporte, para continuar lo que empezó en 2013, hasta el final de gestión en 2015?

 

Entre los gobernadores el más cercano a Alberto es Juan Manzur, el primero en reunirse con él luego de que Cristina lo “nominara” para encabezar el binomio y principal promotor de su candidatura en el norte del país. Además, Fernández cosecha buena relación con el mandatario electo de Santa Fe, Omar Perotti, el sanjuanino Sergio Uñac y el entrerriano Gustavo Bordet, ambos reelectos por amplio margen.

 

En el área económica hay varios asesores con perfiles distintos, algunos complementarios. Guillermo Nielsen es el más escuchado en términos de endeudamiento externo y renegociación posible con el FMI. Matías Kulfas, Cecilia Todesca y Miguel Pesce son otros nombres cercanos y posibles.