Un posible Congreso con bloques fuertes y menos heterogeneidad

25 de julio, 2019

congreso ley campo

La composición del nuevo Congreso (verdad de Perogrullo) estará atada irremediablemente a como quede el mapa político con las presidenciales. No sólo porque la renovación de un tercio del Senado y de la mitad de Diputados quedará delineado con la elección legislativa del 27 de octubre, que coincide con las generales que elegirán al nuevo presidente, sino también porque con esa elección se producirán realineamientos, con nuevos interbloques incluso y otras relaciones de fuerza entre los bloques. Por caso, ¿qué puede pasar con el bloque Justicialista si gana Juntos por el Cambio? ¿Confluirá con el armado que pueda hacer Miguel Angel Pichetto? ¿Se mantendrá incólume el interbloque de Cambiemos con un triunfo del Frente de Todos? Preguntas sin respuestas, todavía, en la previa de las PASO.

 

El blog Appvisor de Ecolatina publicó ayer un análisis de esas posibles distribuciones de bancas elaborado por Synopsis Consultores. Allí, se sostiene que “la configuración altamente polarizada” del mapa político está provocando algunos cambios en las proyecciones que hacíamos meses atrás respecto de cómo podría quedar confeccionada la composición del Congreso”. Y presenta los escenarios alternativas, según lo que está en juego y lo que cada uno de los espacios podría sumar.

 

“En un escenario optimista para Cambiemos, en base a nuestras proyecciones electorales, el oficialismo podría estar aumentando su presencia en diputados a 120 bancas. La situación en el Senado es similar: Cambiemos renueva pocas bancas, lo que le permitiría crecer hasta 30 de obtener el mejor resultado proyectado, lo que no le alcanzaría para lograr el quórum de 37 bancas”, sostiene. Y agrega: “En ambos casos, en un escenario de reelección de Macri, el oficialismo no estaría logrando el control de las Cámaras, pero quedaría con menos necesidades que antes para lograr los votos que le permitan sancionar las leyes que necesite”.

 

Los distintos peronismos en Diputados renuevan muchas bancas por lo que la unidad los hace recolectar menos.

 

En el caso de un triunfo del Frente de Todos, el peronismo ganaría homogeneidad respecto de su composición actual más fragmentada y heterogénea. “En caso de que Alberto Fernández triunfe, posiblemente veamos un proceso de unificación del peronismo en el Congreso. En este sentido, proyectamos que se integre un bloque de 114 diputados, al que posiblemente logren sumar minibloques como el de los diputados de Santiago del Estero (6), Catamarca (2), San Luis (2) o Santa Fe (1) para acercarse a la mayoría de 129”, sostiene el informe. Y agrega algo parecido respecto de la Cámara Baja. “En el Senado hay un peronismo fragmentado que posiblemente se reunifique. Los Senadores que responden a los gobernadores y los que responden a Cristina Kirchner son 32 y juntos podrían retener 31 bancas, pero el peronismo gobernando podría juntar 38 senadores”.

 

 

Ciudad de Buenos Aires, Entre Ríos, Salta, Neuquén, Río Negro, Tierra del Fuego, Santiago del Estero y Chaco son las provincias, en este turno, a las que les corresponde designar su tridente en la Cámara Baja. Con dos bancas para la fuerza que gane y una para la que resulte segunda. Allí, la unidad peronista se potencia, al no dejar lugar para terceros en disputa. En Diputados, la cuestión es diferente. La representación peronista, en sus diferentes variantes, renueva mucho (71 de 121 bancas) por lo que la unidad los hace recolectar menos.

 

Dejá un comentario