Pelea en el aire con fuerte tono de campaña

25 de julio, 2019

Una confrontación que está abierta desde hace tiempo adquirió mayor virulencia estos días y promete seguir subiendo la tensión. Se trata de la polémica entre el Gobierno y los sindicatos aeronáuticos, un contrapunto que ayer sumó nuevos capítulos y se juega en tono de campaña. El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, acusó a los gremialistas del sector de creerse “dueños” de Aerolíneas Argentinas y los vinculó al kirchnerismo; mientras que los referentes sindicales prometieron seguir leyendo los polémicos comunicados a bordo y recibieron el respaldo de Hugo Moyano, principal enemigo sindical de Mauricio Macri.

 

Según afirmó Dietrich a la Agencia Télam, el comportamiento de los pilotos “está en el ADN del kirchnerismo, que es el comportamiento mafioso y patoteril”, una actitud que resumió en una frase: “O pensás como yo te digo, o te difamo, o te invento causas, o te echo de tu trabajo, o te mando la AFIP”. El funcionario completó: “Parece que están mandando un metamensaje, y es que ellos son los dueños de la empresa y que pueden hacer lo que quieren mientras que los argentinos, que son los que contribuyen para que Aerolíneas siga operando, la tienen que seguir manteniendo”.

 

El Ministerio de Transporte informó que hay “5.600 puestos nuevos desde diciembre de 2015” en el sector aerocomercial.

 

El Ministerio de Transporte difundió ayer una serie de cifras para defender la política aerocomercial del Gobierno y compararla con la del kirchnerismo. En un comunicado, la cartera que conduce Dietrich informó que hay “5.600 puestos nuevos desde diciembre de 2015 y 180 pilotos más”, que el número de pasajeros se incrementó 82% comparando junio de este año con el mismo mes de 2015, que existen “51% más conexiones aéreas que hace cuatro años, y 130% más de conexiones entre ciudades del interior sin pasar por Buenos Aires que en 2015”, además de mejoras en infraestructura y tecnología.

 

El enfrentamiento entre los sindicatos de pilotos y el Gobierno es de largo aliento, y tiene un núcleo central en la política aerocomercial oficial que, entre otros puntos, busca reducir los subsidios a Aerolíneas Argentinas y fomentar la competencia a través del ingreso de compañías low cost. Los gremios realizaron en distintas oportunidades paros sorpresivos, en vísperas de feriados, o momentos clave de movimiento de pasajeros en los aeropuertos.

 

La lectura de comunicados por parte de los comandantes una vez aterrizados los vuelos de Aerolíneas y Austral reavivó las chispas de la pelea. El mensaje que leyeron varios comandantes y que se conoció esta semana afirma: “Habiendo finalizado el vuelo, queremos informarles sobre la situación que enfrentamos los pilotos argentinos. Como resultado de la actual política aerocomercial, hoy tenemos empresas que no pueden pagar salarios, que han suspendido sus operaciones, que reducen las dotaciones de pilotos con despidos encubiertos o que se achican devolviendo aviones, levantando destinos y cortando frecuencias. Ante esta situación que pone en riesgo miles de fuentes laborales en el país, ratificamos nuestro compromiso de seguir defendiendo la aviación argentina. Los cielos también son de cada uno de ustedes. Desde ya, agradecemos su comprensión”.

 

Hugo y Pablo Moyano recibieron a Pablo Brey, sindicalista aliado que conduce la Asociación Argentina de Aeronavegantes.

 

Ayer, trascendieron videos y noticias que dieron cuenta de silbidos de pasajeros ante la lectura del comunicado de los pilotos. Incluso, se difundió un intercambio verbal tras ese mensaje entre el actor Luis Brandoni −que, como otros pasajeros, se quejaba de la lectura− y viajeros de un avión que regresaba a Buenos Aires desde Santa Fe.

 

Pablo Biró, secretario general dela Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), anunció que van a “seguir con la campaña de difusión, leyendo el comunicado en los aviones”. En declaraciones radiales, agregó que los “matan en todos lados por pelear por nuestro trabajo” y dijo que quieren mostrarlo “como un tipo antidemocrático”.

 

Las declaraciones de Biró fueron una respuesta a opiniones que anteayer hizo públicas Luis Malvido, presidente de Aerolíneas Argentinas, al sitio Infobae. “Esto es, claramente, parte de lo que prometió Biró: una campaña para voltear al Gobierno. La desestabilización del servicio con paros, asambleas y ahora estos mensajes son parte de lo mismo que se anunció con el video aquel de tan mal gusto”, dijo Malvido al recordar una filmación en la que el líder de APLA pedía “voltear al Gobierno” con expresiones soeces.

 

Hugo Moyano, el principal enemigo del presidente Mauricio Macri dentro del mundo gremial, se metió ayer en la pelea. Junto con su hijo Pablo, recibió a Pablo Brey, sindicalista aliado de los camioneros que conduce la Asociación Argentina de Aeronavegantes. Brey concurrió acompañado de mujeres que son tripulantes de cabina de las aerolíneas Andes y Avianca, empresa que adeuda sueldos a sus empleados y se presentó en convocatoria de acreedores.

 

Los Moyano respaldaron a los gremios del sector aerocomercial y apuntaron contra el desembarco de las low cost. Pablo Moyano, que es vicepresidente de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), afirmó que esa entidad se comprometió con “la lucha de Avianca y Andes, y con la de los gremios aeronáuticos de otras compañías”, y se solidarizó con “las acciones sindicales en defensa del empleo y los derechos laborales”. Brey consideró que “la reunión fue clave para dialogar sobre la crisis de la política aerocomercial impulsada por el Gobierno, que provoca despidos y falta de pago de los salarios en esas dos compañías”.

Dejá un comentario