Macri: “Los argentinos no vamos a volver a un estado predemocrático”

15 de julio, 2019

En un extenso mano a mano con Marcelo Longobardi en CNN En Español, Mauricio Macri habló de todo. Repasó su gestión, señaló que está en juego en la elección y habló de sus planes para un eventual segundo mandato. A continuación, el diálogo completo y los puntos más salientes.

 

-¿Qué se juega en esta elección presidencial?

-Está en juego confirmar el nivel de madurez del pueblo argentino, el nivel de entendimiento del momento histórico y que nos va a marcar, creo yo, las décadas de mayor crecimiento de nuestra historia. El mundo está sorprendido de lo que hemos hecho en estos tres años y medio. Yo estoy muy orgulloso porque sé el esfuerzo que ha costado estos tres años y medio, lo sé positivamente, pero también me doy cuenta que todos vamos creciendo convenciéndonos que lo más importante que hemos hecho es demoler barreras, como decía esta mañana inaugurando el viaducto San Martín: barreras morales, de valores, con los cuales no queremos convivir más. Cosas que no queremos más nuestra vida: la mentira, la estafa, la corrupción, el engaño, la improvisación, la ventajita corta, ¿no? Esa viveza criolla mal entendida, poniendo los valores de la verdad, el trabajo en equipo, la transparencia, el federalismo, la institucionalización de la Argentina, aportando una democracia más fuerte. La Argentina emprende un camino de crecimiento que va confirmando en esta elección. Para mí es el comienzo de una etapa muy pero muy positiva para todos los argentinos.

 

  • Más adelante, el jefe de Estado dijo que la democracia misma está sobre la mesa en la elección. “Los argentinos no vamos a volver atrás, porque estuvimos en un estado predemocrático y hoy justamente, en esta elección, lo que confirmamos es que todo lo que vamos a construir es a partir de la libertad que nos da un sistema democrático con instituciones equilibradas, poderes independientes, libertad de prensa, información fidedigna −porque nos manejamos durante una década sin información, sin datos reales de la pobreza, del delito, de la economía, cosas gravísimas que ya casi en ningún país del mundo suceden−. Creo que lo que estamos confirmando es que el futuro es por acá, es un futuro donde apostamos a nuestra creatividad, nuestra capacidad, nuestra capacidad de mejorar la competitividad del país. La verdad que hay un lindo ejemplo: Jaguares Argentina tenía buenos jugadores de rugby que cada tanto ganábamos un partido importante, pero no competir sistemáticamente con los mejores no podíamos salir del lugar donde estábamos. Acá se armó un equipo, aceptó competir, los primeros años no nos fue bien y de golpe el cuarto año, creo, ya estamos compitiendo con los mejores, estamos en la final. Esos somos los argentinos. Si nosotros nos proponemos mejorar y están las cosas de una manera diferente y apostando al trabajo, apostando al aporte de cada uno, no −insisto− a ese atajo, a esa ventajita corta que no nos lleva a ningún lado. Argentina no está en el lugar donde le corresponde: los argentinos merecemos vivir mucho mejor que como estamos viviendo”, señaló.

 

-¿Es más reconocido su Gobierno en el mundo que en Argentina?

-Sin duda en un aspecto sí, pero también hay muchos argentinos que siento que me apoyan, siento que me transmiten afecto. Siempre es ‘por favor, no afloje Presidente’ o ‘por favor, no aflojes, Mauricio’. Esta es la oportunidad. El mundo lo ve con mayor contundencia porque a la distancia se veía un país que iba en la dirección del desastre final, qué sería un Venezuela, un país totalmente aislado del mundo, sin energía, sin servicios, con una crisis humanitaria bestial, donde enfermedades que ya habían desaparecido por un periodo vuelven, a un país que giró en la dirección correcta y que claramente ha tenido que aguantar muchos chubascos, porque la herencia era muy pesada pero que lo ve persistir. Y ahora el mundo está diciendo: si la Argentina persiste en esta elección que tomó y realmente confirma lo que nos dice el presidente cada vez que nos visita, es un país donde vamos a apostar, donde vamos a apostar fuerte. Porque primero el mundo tiene que estar seguro de nuestra solidez institucional. Porque cuando alguien viene e invierte en una fábrica, después no se la puede llevar. Entonces sí acá la gente percibe que lo nuestro es otro veranito y volvemos a caer en lo mismo, por ejemplo: ya ningún país del mundo nacionaliza compañías por la fuerza, eso no existe más, ya está descartado, penalizado, eliminado. Estos papelones que hizo la Argentina con Aerolíneas y con Repsol, encima que los hizo mal −porque esta gente lo hizo mal, no lo hizo legalmente como correspondía− terminamos encima pagando plata por cosas que no valían, porque Aerolíneas Argentinas era un desastre como estaba administrada por los concesionarios: habría que haberles rescindido la concesión por mala gestión, pero hacerlo bien, no teniendo que después pagar como más de $10.000 millones a los anteriores dueños. Hemos tenido que pagar cuando los salvamos sacándoles la empresa porque estaban haciendo todo mal. Entonces digo lo mismo con YPF, que la nacionalizamos de una manera y la pagamos el doble de lo que valía después.

 

-Si continúa pensando que ser presidente de la Argentina es el peor trabajo del mundo, ¿por qué quiere ser reelecto?

-Es un trabajo muy duro y sobre todo en esta época donde el poder se ha ido horizontalizado. Con el tema del mundo digital todo se opina, todo se debate, hay mucha más ansiedad, hay mucho más inestabilidad y uno tiene que hacerse cargo de todas esas locuras que genera esta hipercomunicación producto de la revolución tecnológica. Pero yo amo este país y sigo sintiendo las mismas cosas por las cuales me metí en política: que merecemos vivir mejor, que tenemos las capacidades para hacerlo y siento que lo que hemos hecho estos tres años y medio es muy valioso y perderlo nos condenaría a pagar tal vez, y no voy a exagerar, 25 años en nuestra historia. Porque una vuelta atrás generaría un rechazo universal del mundo, sería aislarnos de vuelta y hoy sin comercio no hay desarrollo, sin relaciones con el mundo no hay intercambio tecnológico y no hay paz, porque también el comercio genera paz. Creo que hoy tenemos una oportunidad única y yo siento de corazón que estamos en el comienzo de una gran época y que tengo que terminar de cruzar el río este que los argentinos decidieron cruzar. Porque no fui yo: este cambio proviene de que los argentinos decidimos cambiar la historia, los argentinos decidimos terminar de buscar responsables por lo que nos pasa y hacernos cargo de nuestro futuro. Este es el gran cambio, no echemos más la culpa ni a poderes ocultos ni a un sótano de Nueva York con unos señores decidiendo que Argentina no crezca. Argentina no creció, no se desarrolló, producto de nuestros errores y de nuestra falta de protagonismo: de no habernos hecho cargo cada uno de decir que pongo yo. ¿Y poner qué? El esfuerzo justo.

 

 

Macri también habló sobre la elección de Miguel Angel Pichetto, que proviene del del peronismo, como compañero de fórmula. “(Es) una persona que conocí en estos 3 años y medio: cuatro encuentros personales antes de, por teléfono, invitarlo a acompañarme en este desafío. Pero (quiero) salvarlo mucho públicamente, que es lo que vale, las personas públicas valen por lo que dicen públicamente, no en forma privada. Felipe González destacó como algo malo de Argentina, y coincido con él, que las personas públicas en este país dicen 90% de cosas distintas en privado que en público y eso no sirve. No sirve nada en la vida no ser genuino. El señor Piccheto primero es un hombre genuino: él expresa 90% las mismas cosas en público que en privado, tiene convicciones y yo se las vi ejercer contra su propio partido. En estos tres años y medio él apoyó muchísimas de estas cosas contra la opinión de su partido, ni que hablar del kirchnerismo. Entonces eso vale muchísimo. ¿Por qué y por qué lo hizo? Yo sólo fui mirando y observando: no había especulación, había un profundo compromiso con nuestro país, el mismo que tengo yo con los argentinos”, graficó Macri.

 

-¿Cómo fue la conversación con Miguel Ángel Pichetto?

-Fue muy genial, porque encontré que tenía otra característica que yo no sabía que compartimos: la ansiedad (…) Lo llamo por teléfono y le digo: ‘Miguel, ¿cómo le va? Lo llamo para pedirle y ofrecerle que me acompañe por un nuevo…’. Y me dijo: ‘Acepto’. No me dejó terminar, porque se ve que ya estaba muy hablado a través de amigos comunes. Y me dijo: ‘Esto lo hago por mi país, porque amo Argentina, porque creo que hace falta consolidar la democracia. Acá se discute democracia o autoritarismo y por ese camino no hay futuro’. Y la verdad ese es el porque de Miguel Pichetto, lo que él representa y además siempre esto va a fortalecer esta vocación de generar más acuerdos. Argentina necesita entrar en una época de acuerdismo permanente, porque el mundo está así: el mundo trabaja en equipo, el sector público, el sector privado y el sector público, se trata de sacar la mayor cantidad de cosas fuera de la discusión del día a día para fortalecer ese esquema de empleo, desarrollo, crecimiento, y discutir quién es el que conduce en las cosas no tan centrales al desarrollo de una comunidad.

 

  • También hizo un balance de sus cuatro años en la Casa Rosada. “Para lo muy negativo, dejemos a los opositores que ven todo muy negativo. Yo siento que nadie viene hacer lo que nos tocó hacer a nosotros. Todos queremos crecer, todos queremos desarrollar el país, pero sin bases el país no tenía futuro. Un país en default, un país sin información, un país sin crédito, sin infraestructura, sin energía, no tenía futuro. No había manera de construir sobre eso. Así que hubo que hacer eso, hubo que ponerse a hacer como los palotes y en un contexto donde veníamos de una década donde se había generado una semiconciencia equivocada de que se podía vivir de arriba, y de que se podía vivir eternamente sin pagar la boleta de luz y de gas, sin que nos fuese a pasar lo que le pasó a Venezuela que se apagó todo. Fue muy duro para nosotros como Gobierno, pero también para cada argentino que tuvo que tomar conciencia que habíamos estado en una gran borrachera. Nos habían querido engañar de que era así, que no había que apostar como dijeron nuestros abuelos al trabajo. Entonces creo que eso es lo que hay que valorar. Es duro decir que el mayor éxito económico es que no haya explotado la bomba del todo y que la hayamos ido pudiendo desarmar de a poco y haber generado bases que te permiten crecer a futuro. Porque hoy estamos frente a una revolución energética, no sólo Vaca Muerta si no renovables. Hoy hablo con el presidente (Sebastián) Piñera de que van a integrar su matriz energética con nosotros: eso es hablar de 40 millones de metros cúbicos/día de explotación de gas. Es una revolución de empleo acá, de ingreso de divisas; estamos hablando de exportar medio millón de barriles de petróleo al mundo, otra soja; estamos hablando de una revolución en el turismo, ¿por qué hablar de aislarnos para justificar ideológicamente Aerolíneas Argentina? Tenemos líneas aéreas que llegan de cada vez más partes del mundo trayendo turistas y generan empleo en Jujuy. Este fin de semana estuvo casi todo cubierto el país con el turismo local y el poco extranjero que vino, y cada mes vienen más extranjeros a visitarnos. Todo eso fue un proceso que lleva tiempo, todo esto hubo que ir haciéndolo y es como que son bases, en muchos casos invisibles, que te generan el crecimiento futuro. Y ese ha sido el proceso que hemos hecho, que ha sido duro claro que sí. Pero ahora siento que en esta estabilidad que hemos logrado que lo único que nos falte resolver es la incertidumbre política, que eso va a sacar la incertidumbre de que la Argentina arranca más fuerte. Pero esta estabilidad ya empezamos a sentir bases más sólidas y qué lentamente, esta vez sin vivir del crédito externo ilimitado, estamos empezando a vivir de nuestros recursos”, dijo Macri.

 

  • El fantasma del default. “Argentina no va a defaultear”, dijo, taxativo. “Argentina tiene una deuda baja respecto de su PBI, hay países que están muchísimo más endeudados que nosotros y no tienen riesgo de default. La discusión de la Argentina es si vamos a seguir por este camino, si nos vamos a comprometer a respetar la ley. Si nosotros nos comprometemos a eso y reafirmamos eso en esta elección, Argentina no tiene problemas de financiamiento. Lo que Argentina necesita es tener un presupuesto cada vez más sano, con menos impuestos que saquen la pata de encima a la gente que quiere crecer; menos gasto, que la política administre cómo administra cada argentino en su casa con cuidado del dinero, no despilfarrando el dinero, y un sistema de ingreso al mercado laboral inteligente, que permita que haya trabajo y no que la gente termine trabajando en negro porque en blanco es un riesgo”, señaló el Presidente.

 

  • También hubo palabras críticas hacia Hugo Moyano. “Lo que hace es dejar a mucha gente sin trabajo. No sé si Moyano es el dirigente más importante, es el más conflictivo, el más prepotente. Hay muchos dirigentes sindicales que tienen conciencia de país, que se sienten orgullosos de su trabajo, que tratan de mejorar, que se hacen parte de esta revolución que Argentina ha emprendido a favor de la competitividad, porque más competitividad que trae más empleo”, mencionó.

 

  • Sobre la ofensiva sindical la Asociación Bancaria sobre Mercado Libre. “Ese señor es otro prepotente. (Sergio) Palazzo es un hombre prepotente que no suma, que ha cargado el sistema de ineficiencias. ¿Y en qué termina esto? Redundando en una mayor tasa de interés para todos los argentinos. Y ahora quiere avanzar sobre un sistema que desde la tecnología le mejora el servicio a la gente. Porque hoy hay gente que desde estas plataformas digitales nuevas puede colocar su dinero a interés por día, pagar. Y vamos todos rumbo a pagar en forma electrónica con el teléfono. La Argentina va a ir, en meses, a que todos paguemos con el teléfono y eso trae seguridad y aparte mejora el sistema financiero, porque tiene más dinero el sistema financiero −mientras nosotros nos manejamos electrónicamente− para prestarle a la PyME que quiere crecer. La verdad que el Estado va a estar, y el Gobierno va a estar apoyando estos desarrollos contra este tipo de actitudes prepotentes patoteras qué tiene esta persona Palazzo, como tantos otros”, dijo Macri.

 

  • El aeronáutico Pablo Biró también fue criticado por el Presidente. “La verdad que ese señor Biró, en vez de darle vergüenza que el 90 y pico por ciento de los argentinos que aún todavía no vuelan”, dijo y mencionó los progresos de la “Revolución de los Aviones”. Dijo Macri: “Las nuevas líneas aéreas vuelan, llevan a la gente de un lado para el otro, de destinos que nunca se habían volado entre ciudades del interior porque en la Argentina se está empezando a conectar. Hoy alguien en Córdoba puede ir a pasar un fin de semana a Cataratas del Iguazú sin tener que venir a Buenos Aires. Antes no lo hacía por el fin de semana, no existía. Ahora se tomó un avión en la ciudad de Córdoba y se va a Neuquén, a Tucumán o dondequiera, de visita por el fin de semana y no le cobran nada a los argentinos que no vuelan. Aerolíneas Argentinas hoy les sigue costando a los argentinos que no vuelan más de $2.000 millones por mes. Y este señor no solo no se pone a ayudar para que no tengamos los argentinos que poner ese dinero que necesitamos para mejorar la educación, llevar más cloacas, llevar más agua potable a gente que no la tiene, sino que además se opone al desarrollo de otras líneas aéreas. Es una cosa disparatada, cuando él se supone que debería estar contento que a más líneas aéreas (…) Son gente, insisto, que no entiende el cambio que ha tenido Argentina, donde exige que todos tiremos el carro en la misma dirección. Y la misma dirección es: yo hago mi trabajo lo mejor posible para ayudarte a vos que tengas un mejor trabajo”, amplió.

 

-¿Conoce personalmente a Alberto Fernández?

-Sí, tuve dos reuniones, una peor que la otra. Todas las cosas que me dijo eran falsas, todo lo que se comprometió era mentira (…) No fueron reuniones felices.

 

-¿Qué impresión le causó la vuelta de Sergio Massa como candidato del kirchnerismo?

-Habiendo hecho los esfuerzos para convencerlo de por dónde va el mundo y habiendo visto cómo se comportó, no me sorprendió y alguna ventajita debe haber sacado.

 

  • Sobre el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea, Macri dijo: “Lo primero fue restablecer relaciones en el Mercosur. Con Uruguay, después de las pasteras, era un desastre: por eso, lo primero que hice fue tomarme el helicóptero a la residencia Anchorena y comerme un asadito con el presidente Tabaré (Vázquez) y decirle: ‘Perdón, todo esto lo arreglamos’. Y después con Brasil y con Paraguay. A Paraguay habíamos querido expulsar del Mercosur. Brasil por más que había afinidad política en la gestión los Moreno de la vida generaban conflicto permanente con (ellos), con lo cual ponemos mucho énfasis en restablecer relaciones. Puse mucho tiempo personal en restablecer confianza, eso me permitió ayudar a liderar la dirección de este acuerdo, que era el primero que venía en la lista. Y esto por supuesto la muy buena relación qué trabé con (Emmanuel) Macron, con (Angela) Merkel, con España. Que ahí uno ve cuando es una política de Estado, porque mi relación con (Mariano) Rajoy era maravillosa, de afecto personal, pero (Pedro) Sánchez, el primer día, dijo: ‘Para nosotros Argentina es fundamental, yo me quiero llevar bien con vos, apostemos al Mercosur y la Unión Europea también’. Y después en el G 20, en Osaka, había un cortocircuito entre algunos planteos públicos que había hecho Jair Bolsonaro acerca del Acuerdo de París y Macron. Entonces yo los llamé a un aparte a los dos y les dije: ‘Miren, este es mi amigo, él es mi amigo, son mis amigos: tiene que ser amigos entre ustedes. Siéntense a dialogar y encontrar una solución al tema de cómo salvaguardar el tema cambio climático en el acuerdo de París’. Se sentaron y eso hizo que fluya todo. Y logremos esto qué hace 20 años nos debíamos, porque para mí es importante que los argentinos sepan: esto (es como) una autopista hacia el crecimiento, porque te genera flujos de comercio, flujo de inversiones, flujo de relaciones”.

 

  • Sobre la relación con Donald Trump. “Yo tengo la suerte que nos conocimos cuando yo tenía 24 años que mi padre tenía un negocio en Nueva York muy importante que se lo vendió a Donald Trump. Y ahí me tocó hacer el cierre definitivo. De aquella época nos quedó esa relación, ambos compartimos una pasión por el deporte (…) y de ahí quedó esa relación. La verdad que ha sido muy lindo reencontrarnos en un rol totalmente distinto y permitir acercar a nuestros países. Ni una pista en ese momento de que esto iba a venir para acá, fue una sorpresa muy grande volver a reencontrarnos y por supuesto las relaciones humanas cuentan. Soy el único presidente del mundo que conocía a Trump de antes y eso me generó claramente una oportunidad porque las cuestiones humanas son importantes”, señaló.

 

  • Además, reconoció que eso fue clave para conseguir el extraordinario apoyo del FMI.  “Sin el apoyo de Estados Unidos primero, que es el principal accionista, y sin el apoyo de Alemania, Francia, Italia, España, China, aunque tiene un papel no tan relevante, hubiese sido imposible recibir la ayuda más grande de la historia que ha dado el Fondo Monetario internacional. Nunca, en tan poco tiempo, usó tanto dinero. Cuando uno ve la torta de préstamos, Argentina tiene hoy la mayor parte de la cartera. Eso ha sido algo inédito, producto de un apoyo político. Por eso yo le explico a la gente. ¿Por qué los mercados nos castigaron tanto? Porque el mercado es algo distinto. El FMI es una decisión política: los principales líderes del mundo decidieron apoyar a Argentina en esta etapa de salir del populismo, decidieron apoyarme en este camino de marcar un rumbo distinto para la región. El mercado solamente mira fríamente de una computadora qué le conviene, si hay más riesgo o menos riesgo. Por eso en la medida que las encuestas van marcando qué hay mayor posibilidad de continuidad de lo que estamos haciendo, todas las cosas van mejorando: los precios de las acciones suben y los bonos argentinos suben, porque el mundo está esperando a ver si continuamos. Si continuamos se viene una etapa muy buena para Argentina si no nos creemos que ya hemos hecho todo”, manifestó.

 

-Chile acaba de poner visa a los venezolanos. ¿Hará lo mismo la Argentina?

-No está en la agenda de corto plazo. Claramente la crisis humanitaria, inédita en la historia de nuestra región, que está viviendo Venezuela comienza a afectar a todo el mundo, especialmente a Colombia: se habla de millones de venezolanos emigrando de pie al territorio. Es complejo, pero también tenemos una enorme solidaridad con el pueblo venezolano que la tuvo con nosotros en épocas donde también hubo gente que se tuvo que exiliar. Y la verdad que, hasta ahora, son toda gente que viene con la mejor intención de trabajar, de aportar, agradecida de la oportunidad que se les da. Y lo que tenemos que hacer todos es seguir esta batalla, como el Grupo Lima lo está haciendo, de reclamar por la vuelta de la democracia, por reclamar por una salida electoral rápida que pare este desastre que está viviendo el pueblo venezolano.

 

  • Por último, Longobardi preguntó qué pasaría si las urnas no acompañan su pretensión reeleccionista. “Siempre es una posibilidad. En este caso no me preocupa mi persona, me preocupa el futuro de los argentinos. Y creo que así como tenemos la posibilidad de entrar en una época única de desarrollo para el país, porque hemos puesto en demostración, hemos puesto en evidencia, que en cada cosa que hemos emprendido hay futuro. Con esta nueva ley de la economía del conocimiento los Galperín de la vida, los Migoya de la vida, van a multiplicarse porque hay talento. Con el turismo se va a seguir multiplicando porque Argentina es un lugar increíble, increíble: la cantidad de lugares que uno tiene que conocer y le digo a los argentinos: primero, antes de viajar, conozcan nuestro país, porque yo desde la política tuve la suerte de conocerlo y me enamoro cada día más. Con la energía; con el campo ni hablar, ese gran motor del país; la minería; la industria: realmente podemos exportar lo que se nos ocurra. Tenemos todo para generar un futuro inédito en la historia. Si creemos de vuelta que el futuro pasa por la arbitrariedad, la negación de la realidad, por la intolerancia, la prepotencia, bueno ahí sí vamos a perder insisto 25 años. Con lo cual descarto que ese vaya a ser nuestro futuro: nos toca a los argentinos, la verdad nos toca trabajando, sin que nadie nos regale nada, pero trabajando. Nos toca a los argentinos vivir mejor y ser todos partes de una historia de superación”, concluyó.

Dejá un comentario