La economía mejora en el margen

26 de julio, 2019

Gobierno Macri gestión confianza economía

Los datos de actividad económica conocidos ayer tanto los del Indec para mayo como los de Ferreres correspondientes a junio, sumados a la (mínima) baja de la tasa inflación y la relativa calma del dólar, son buenas noticias para las pretensiones electorales del Gobierno.

 

Por supuesto que no altera la visión crítica de la mayoría de la sociedad sobre la gestión económica pero, si la crisis se hubiese profundizado en los últimos dos meses, Mauricio Macri no podría ser electoralmente competitivo, como sí lo es, según todas las encuestas. Otra corrida cambiaria lo hubiese dejado fuera de la pelea.

 

En el Gobierno creen que lo peor ya pasó, pero no lo dicen, porque, cada vez que lo hicieron, la realidad lo desmintió.

 

Esta situación refuerza la visión de que el Gobierno tiene chances de mejorar su desempeño electoral entre las primarias y las generales porque la situación económica sería mejor en octubre que en agosto.

 

Pero la condición para ello es que no pierda por mucha las PASO porque, en ese caso, la posibilidad de que el dólar siga calmo son remotas. Un dólar descontrolado pega primero en la imagen del Gobierno y luego en la inflación.

 

La economía jugará un papel clave para definir el voto de un segmento del electorado que no adscribe a ninguna identidad política fuerte. La mínima reactivación que se avecina no se sentirá y el empleo tardará mucho tiempo en mostrar alguna recuperación porque la industria no crece.

 

Por lo tanto, la apuesta del Gobierno se concentra es que la inflación no vuelva a dispararse y que permita que los ingresos se estabilicen y dejen de caer. El congelamiento de las tarifas y algunos programas de estímulo al consumo ayudarían en ese sentido. No se sabe si eso será suficiente para las chances electorales de Macri, pero la situación de hace dos meses lo conducía a una derrota segura.

Dejá un comentario