En el interior de PBA, Macri busca dialogar con “desencantados”

24 de julio, 2019

 Por Pablo Varela 

 

El presidente Mauricio Macri estuvo ayer en Bahía Blanca junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, en la ciudad que es cabecera de la sexta sección electoral, en donde el oficialismo cosechó un abundante caudal de votos tanto en 2015 como en 2017.

 

Tal como contó este diario, en los oficialismos nacional y provincial hay preocupación por la mala imagen del Presidente en los grandes centros urbanos (donde más se siente la pérdida de empleo y caída del salario) de la provincia de Buenos Aires, aunque se muestran optimista frente a las últimas semanas de tranquilidad cambiaria y el consecuente repunte en las encuestas de Macri.

 

Las otras ciudades bonaerenses en donde Juntos por el Cambio buscará apuntalar la candidatura de Macri son Mar del Plata y la capital provincial, La Plata. Diez días atrás, el Presidente estuvo en Tolosa en la inauguración de unos talleres ferroviarios, siempre acompañado por Vidal.

 

En los oficialismos nacional y provincial hay preocupación por la mala imagen del Presidente en los centros urbanos.

 

Como parte de sus recorridas por el interior bonaerense apelando a los votantes desencantados, ayer el Presidente y la gobernadora visitaron en la ciudad del sur bonaerense el Dow Center, un complejo de entrenamiento de alto rendimiento deportivo, junto al intendente local, Héctor Gay, quien irá por su reelección y en la previa se muestra con mejores chances que su competidor, el senador provincial de Unidad Ciudadana, Federico Susbielles.

 

La sexta sección electoral alberga más de 600 mil electores y contiene una alta incidencia del voto rural.

 

En el marco de la gira por el interior de la provincia que contiene cerca del 40% del padrón, el próximo viernes Macri apuntará sus cañones a la quinta sección y por eso tiene previsto visitar la emblemática ciudad balnearia junto a la gobernadora, buscando hablarles a los votantes que dudan. En dicho distrito, el oficialismo tiene a su vez internas entre el hombre del PRO Guillermo Montenegro, y la referente local de la UCR, Vilma Baragiola.

 

Si bien todavía no está cerrado, fuentes del PRO deslizaron ante El Economista que Macri podría encabezar un gran acto en formato 360º, similar al que encabezó Vidal en Junín semanas atrás, buscando dar un fuerte impulso a la marca Juntos por el Cambio en la quinta, que es la sección bonaerense más grande luego del conurbano.

 

Ante una creciente polarización y la posible resolución de la contienda electoral en primera vuelta, la estrategia del oficialismo parecería estar enfocada en la retención de los votantes que acompañaron su propuesta en los pasados procesos electorales y que hoy, producto de los vaivenes de la economía podrían estar “desencantados”.

 

Por ejemplo, la aceleración de los tiempos electorales formó parte de las conversaciones que tuvieron los candidatos ejecutivos y legislativos de la primera sección electoral, organizada por la mano derecha de Federico Salvai, Alex Campbell, el lunes por la noche en Vicente López, donde Jorge Macri ofició de anfitrión.

 

Tal como contó este diario en el oficialismo son conscientes de que podrían resultar derrotados en las primarias, pero la mayor preocupación la genera la posibilidad de un resultado por amplio margen que los deje mal parados de cara octubre.

 

Siempre con vistas a consolidar su núcleo de votantes, en la Casa Rosada dejan trascender que el Presidente cerrará la campaña el próximo 7 de agosto en la provincia de Córdoba, que fue clave para su triunfo en el balotaje de 2015.

 

Hoy Macri visitará nuevamente la provincia mediterránea al recorrer las localidades de San Francisco y Río Cuarto, en lo que será la segunda vez que pisa suelo cordobés desde que comenzó la campaña.

Dejá un comentario