El Gobierno hace populismo (pero solo antes de las elecciones)

18 de julio, 2019

Macri Came

Por Alejandro Radonjic

 

El Gobierno de Mauricio Macri no es populista y critica todo lo que tenga un tufillo a cortoplacismo artificial…mientras no estemos en un periodo preelectoral. Allí, cuando se define el reparto del poder y más aún cuando las papas queman, todo vale. Según Sergio Berensztein, “el Gobierno hace un populismo selectivo e inteligente”. Y lo mismo ocurre en el plano político, tal como mostró la foto con Adolfo Rodríguez Saá y, antes, la inclusión de Miguel A. Pichetto.

 

Con ese trasfondo, desde abril, la Casa Rosada lanzó una batería de anuncios y medidas, como reza el mantra lavagnista, destinadas a “ponerle plata en el bolsillo a la gente”. Tras un muy duro 2018, el Gobierno no tenía chances electorales si no mostraba activismo y efectividad en ese frente determinante. En la microeconomía del bolsillo. Por eso, lanzó Precios Esenciales, congeló el dólar, postergó los ajustes de tarifas y demás medidas tendientes a mejorar el ingreso disponible de los hogares.

 

 

“Luego de algunos trimestres de fuerte caída, indicadores parciales del consumo privado mostraron algunos brotes verdes en el primer trimestre de 2019, especialmente en materia de ventas minoristas y algunos sectores vinculados al turismo. La recuperación estuvo igualmente muy lejos de ser un fenómeno difundido y el consumo privado descendió 2,5% trimestral, aunque algunos factores sugieren que la dinámica podría haber mejorado considerablemente a partir del segundo trimestre”, señalaron, ayer, en un informe del Grupo SBS.

 

 

“La señal más favorable en la primera mitad del año pareció ser la dinámica que mostró la confianza de los consumidores. En el primer trimestre, la confianza tuvo un desempeño muy favorable (creció 3,2% trimestre según el indicador de la Universidad Torcuato Di Tella) incluso cuando se trató de meses muy complicados en materia de inflación y volatilidad financiera. A partir de la estabilización financiera del segundo trimestre, la confianza se recuperó significativamente (7,2% trimestral según el mismo indicador) impulsada también por una evolución presumiblemente más favorable para los salarios reales”, agregaron.

 

“La recuperación prevista de los ingresos junto con las medidas anunciadas por el Gobierno impulsarán el consumo durante lo que resta del año”, dice el último IPOM del BCRA

 

“De cara a las elecciones, varias condiciones macroeconómicas parecen configurar un entorno más amigable al desempeño del consumo. Primero, el gasto público con impacto en el consumo debiera crecer con fuerza a medida que se consolide la desaceleración de la inflación, acelerándose casi 20 puntos en términos reales entre el primer y cuarto trimestre de 2019. Segundo, los salarios tendrían un mejor desempeño tras varios trimestres en negativo, elevando el poder de compra de las familias, especialmente en el tercer trimestre. Tercero, el Gobierno introdujo medidas tendientes a estimular el consumo, entre las que sobresalen planes destinados a la compra de viviendas (ProCreAr), automóviles (Junio 0KM), electrodomésticos (Ahora 12) y gastos personales (Anses). Según estimaciones del BCRA, estas medidas involucran un monto conjunto de 0,84% del PIB, un gran impulso al consumo en el corto plazo”, agregaron desde SBS. “Más allá de que seguimos esperando que la dureza monetaria y la incertidumbre con respecto a la continuidad de políticas pesen sobre las decisiones de las familias, en el balance general consideramos que recientemente se configuró un escenario en el que el consumo puede mejorar mucho de cara a las elecciones”, concluyeron.

 

 

En una misma línea se ubicó Guillermo Oliveto (Consultora W), en diálogo con La Gaceta de Salta, días atrás. “Estamos viendo que hizo un punto de inflexión y que, en términos de consumo masivo, fue -9% en el primer trimestre, -5% en el segundo y creemos que estará entre 2% y 3% positivo hacia fines de año, en promedio. Se ve una curva diferente y, en principio y si no hay más presiones cambiarias extrañas, debería seguir mejorando”, dijo. Además, agregó: “Las medidas de estímulos al consumo no sólo están funcionando, sino que tienen un elevadísimo nivel de aprobación: casi 70% la población los aprueba y 85% cree que, de alguna manera, les sirvió en lo personal”.

 

¿Pesará más esa dinámica favorable o, por el contrario, el nivel del consumo, todavía lejos de aquellos de 2015? Por cierto, no es la única variable electoral, pero influye y no poco. En algunas semanas más tendremos la respuesta.

 

***

Según el econometrista Martín González-Rozada, usando datos actualizados de las series de construcción y recaudación, el ICAE (un proxy de la actividad económica) proyecta un valor para el EMAE de junio de 150,35 puntos. Esa estimación implica un incremento interanual de 0,65% en la serie original. En términos trimestrales, la estimación del ICAE sugiere que el PIB caería 0,27% en el segundo trimestre de 2019 en la serie original, pero subiría 0,87% con respecto al primer trimestre de 2019 en la serie sin estacionalidad. “Si se confirmara la estimación del PIB sin estacionalidad para el segundo trimestre de 2019, marcaría el final de la recesión”, dijo en Twitter.

 

Dejá un comentario